Navegacion

lunes, 20 de agosto de 2012

Plantas eléctricas cubanas son una estafa


Victor Poleo
 
Las plantas de generación eléctrica compradas a Cuba están paralizadas en más de un 70 por ciento, por falta de repuestos y mantenimiento, por lo que los apagones continuarán en varias regiones de Venezuela, denunció hoy un experto. “Los cubanos han sido los grandes ganadores de este programa, el cual costó 1.3 millardos (miles de millones) de dólares a la nación”, dijo a Notimex el exdirector de Electricidad del extinto Ministerio de Energía y Minas (MEM), Víctor Poleo.
 
Poleo precisó que la instalación de plantas de generación distribuida han tenido numerosas fallas y se convirtieron en un pesado problema económico y técnico para la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec). “El programa forma parte del Convenio de Cooperación firmado por los presidentes de Cuba y Venezuela, en el que La Habana actúa como intermediario comprando unidades en el mercado terciario para luego venderlas al gobierno venezolano”, agregó el analista.
 
Recordó que el gobierno vendió la generación distribuida como una solución a la crisis eléctrica venezolana, agudizada entre finales de 2009 y septiembre de 2010 por la caída del nivel de agua en el embalse de la central hidroeléctrica de Guri. El especialista explicó que las plantas compradas a Cuba son ineficientes para asumir la demanda de electricidad, pues su función es corregir el voltaje y así evitar fallas en áreas remotas por lo que las mismas se instalan cerca de los consumidores.
 
“Sin embargo, el gobierno le dio otra interpretación al colocarlas para soportar carga, por ello cuando se presenta un apagón las plantas también se desconectan”, aseguró Poleo. Enfatizó que “otro error fue no prever la logística de mantenimiento a las unidades localizadas en zonas de difícil acceso, lo cual también dificulta el transporte del diesel que requieren las mismas para generar energía”.
 
Poleo resaltó que el precio (mil 500 dólares) por kilovatio instalado que cobra Cuba a Venezuela es superior al que costaría el de una central térmica grande, eficiente y moderna, estimado entre 900 y mil dólares por kilovatio. Finalmente indicó que los equipos y componentes provenientes de la isla caribeña tampoco cumplen las especificaciones y estándares de calidad internacional establecidos para la industria eléctrica.

0 comentarios: