Navegacion

martes, 28 de agosto de 2012

PDVSA deberá importar combustibles por incidente en Amuay

Daniela García. Diario La Verdad (28-08-12)

Nelson Hernández, experto en materia energética, asegura que el parque de refinación, sin Amuay, no puede suplir la demanda local de combustibles. Aunque aún cuenta con inventario, la petrolera deberá apoyarse en la compra de carburantes para cubrir el consumo interno

Venezuela tiene un inventario de combustible que permite cubrir temporalmente los requerimientos del mercado interno, pese a la explosión que dejó inhabilitada el sábado a Amuay, la mayor refinería del país, ubicada en el estado Falcón.
Pero la central más grande no se podrá poner en marcha de manera inmediata, por lo que la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) tendrá que recurrir a la importación de carburantes para satisfacer la demanda local, asegura Nelson Hernández, experto en energía.

El consumo de gasolina en Venezuela se ubica en 290 mil de barriles diarios (mbd), principalmente por el parque automotor; mientras que el de diésel asciende a 181 mbd por el sistema eléctrico, el transporte público y de carga y el sector agrícola.

Desde el incidente, Rafael Ramírez, presidente de la estatal, asegura que el país tiene una reserva de 2,8 millones de barriles de combustibles, que, según sus cuentas, alcanzan para satisfacer la demanda por 10 días, sin precisar la cantidad de reserva por cada carburante.

La refinería de Amuay, que puede procesar hasta 644 mil barriles de crudo por día, contribuye con 68 por ciento de los volúmenes refinados en el país, lo que da una producción de 150 mbd de gasolina y 165 mbd de diésel, así como de otros combustibles como jet fuel y fueloil.

El resto de las plantas de destilación venezolanas, que en conjunto tienen una capacidad para tratar 700 mil barriles por día, pueden suministrar 80 mbd de gasolina y 140 mbd de diésel, entre otros derivados como lubricantes.
"Las refinerías distintas a Amuay no pueden satisfacer la demanda del mercado interno, por lo que PDVSA tendrá que importar ambos combustibles", asegura el ingeniero.

"El almacenaje del país realmente garantiza ocho días de consumo de gasolina y 13 de diésel. Si no se repone, por incidentes como el de Amuay, hoy el inventario de gasolina debe estar reducido a seis días y el de diésel a 11. Para cubrir el consumo habrá que importar".

Las cuentas de Hernández contrastan con las de Eulogio del Pino, vicepresidente de PDVSA, quien asegura que sin incluir a la central afectada, el complejo de destilación venezolano tiene una capacidad para suministrar los combustibles que requiere el mercado interno.

"Sin incluir Amuay, el parque refinador del país tiene una capacidad de procesar 735 mil barriles diarios de crudo, mientras el consumo de gasolina en Venezuela es de 280 mil barriles", afirma el funcionario, que no incluye la demanda del resto de los carburantes.

Importaciones
La compra de combustible en el exterior no es desconocida para PDVSA, que solo entre enero y mayo de este año adquirió en Estados Unidos 37 mil 600 barriles diarios de carburantes, de acuerdo con cifras de la Agencia Internacional de Energía.

La importación de gasolina no tiene que representar un inconveniente para la estatal desde el punto de vista operativo, pero sí puede representar un aumento de sus gastos.

Si Petróleos de Venezuela compra combustible en el exterior, tendrá que cancelarlo a precios internacionales para luego venderlo subsidiado en Venezuela.

En mercados internacionales el litro de gasolina se paga en un promedio de 1,5 dólares (6,45 bolívares fuertes), mientras que en el país tiene un precio controlado en 0,097 bolívares fuertes la de 95 octanos.

Proceso
Hernández indica que Amuay no se puede reactivar una vez que se apaguen las llamas que aún persisten en el lugar de la explosión, pues primero se debe hacer un chequeo para conocer la situación de toda la infraestructura.
Pese a la magnitud del estallido del sábado, Ramírez promete reactivar la central de destilación en 48 horas, una vez sofocado el incendio de los dos tanques que quedan encendidos.

"Aunque las unidades de refinación estén alejadas del lugar del accidente -el patio de almacenamiento-, se debe hacer una revisión por dos razones: por la onda expansiva de la explosión y las altas temperaturas generadas por el incendio, que pueden fracturar o fatigar metales".

Normalidad en los despachos
La Federación de Asociaciones de Empresarios de Hidrocarburos (Fenegás) difundió un comunicado dirigido a la colectividad, a través del cual informa que la distribución de combustibles a las estaciones de servicio del país se desarrolla con total normalidad.

"Contamos con inventario suficiente para abastecer entre dos y siete días de ventas regulares, por lo que solicitamos mantener la calma y no hacer eco de informaciones falsas que generan compras nerviosas de combustible, en pro de mantener el nivel de reserva que se ha logrado mantener en los últimos días".
La Verdad hizo un recorrido por diferentes establecimientos de Maracaibo, a través del cual se constató el abastecimiento de carburantes. Los operadores descartaron las compras nerviosas y aseguraron que los despachos se hacen con regularidad.

0 comentarios: