Navegacion

miércoles, 1 de diciembre de 2010

El éxodo

NO MAS PRESOS POLITICOS NI EXILIADOS

Juan Fernandez

Nuestro país viene con un deterioro sostenido en muchas áreas, es evidente que el combate a la pobreza la supuesta revolución no lo ha ganado, ni lo ganara pues está demostrado que un sistema como el comunista no funciona y para muestra como ya la llamada isla de la felicidad para Chávez hoy luego de 50 años y en manos del mismo gobernante anda buscando reformas para salir del estancamiento y el atraso al cual está sometida la población. Por ello no es de extrañarse cuando empieza a sonar con fuerza el reclamo popular y la paciencia de los venezolanos indicando su ansia de cambio, teniendo como limite 2012. Como aquellos atados por el cordón umbilical de Chávez, vivan con el lema patria o muerte, conocen que si el gobierno totalitario venezolano cesa por la voluntad popular, el miedo a responder a la justicia por los desmanes, la violación de los DDHH, la corrupción, las relaciones en contra del interés nacional, el engaño, etc., es como se explica y se revelan ante nosotros esas posturas antidemocráticas y de aferrarse al poder sin importar el método, como la de Rangel Silva.
La situación anterior de falta de oportunidades, de un sistema de vida agobiante, sin equilibrio en los poderes públicos, la inseguridad, la visión de mucho compatriota del futuro viene generando una salida de talento y de sobre todo de jóvenes hacia el exterior, la cual podríamos llamar el éxodo. Ya no tan solo los perseguidos políticos son los inmigrantes de Chávez, ahora cualquier venezolano de cualquier estrato social busca otro horizonte, harto y cansado de la situación en nuestro país. Ese daño al patrimonio nacional también es una consecuencia del gobierno de Chávez, que ha hecho de los venezolanos unos emigrantes con experticia en diferentes áreas tal como ha ocurrido con un buen grupo de trabajadores petroleros, de médicos, de ingenieros, los cuales rápidamente son captados en el mercado laboral formal de los países receptores y se estabilizan económicamente de una manera rápida. Pero también existen aquellos que las condiciones de vida en el nuevo país son duras y tal como sucede con otros emigrantes por su condición legal son sub-pagados y siempre a riesgo de ser deportados.
Cabe señalar que a muchos de los perseguidos políticos y de aquellos en condiciones de inmigración no resueltas, los derechos mínimos de un ciudadano para obtener identificación de su ciudadanía de origen tal como lo es un pasaporte o su cedula de identidad se les niega en los consulados venezolanos. Para muchos con trabajo formal solo les queda adquirir una nueva nacionalidad, la del nuevo país, para poder tener plenos derechos.
Por supuesto que hay siempre algún “coleado” en este éxodo de venezolano, son aquellos que viviendo de la “mieles” de la revolución han caído en desgracia y ya no tienen en donde agarrarse y salen al exterior con suficiente dinero con orígenes dudosos a la fuente de su obtención y más bien parece producto de la creciente e imparable corrupción del régimen.
El éxodo de nuestro país obedece a un régimen que niega y limita nuestras oportunidades, ese capital humano, es hoy prueba evidente de cómo también así se daña al patrimonio nacional, Chávez discrimina a los ciudadanos. ¡En nosotros reside el poder de cambiar!

0 comentarios: