Navegacion

martes, 28 de diciembre de 2010

Día de los culpables

Eddie Ramirez

Tal día como hoy y desde tiempos de Guaicaipuro,  a  los de por estas tierras el “oprobioso” conquistador español ( Chávez dixit),  nos impuso que celebráramos el Día de los Inocentes haciéndole bromas a nuestros prójimos.  Desde esa fecha, quienes destruyeron nuestra civilización de chozas, arcos y flechas nos están jorobando. Ahora, a través de la Trini Jiménez, quien heredó el cargo de “Desatino”,  quieren convencernos de que aquí  no hay presos políticos. Ya no dicen como en la época colonial:“Téngase por blancas a las negras Bejarano”, sino “Téngase como delincuentes a los presos políticos”.  No sabemos cuál es la broma mayor, si  hacernos celebrar  con burlas un día de horrible matanza,  el imponernos la aceptación  de un hecho que no está avalado por ningún historiador o el deseo de la Trini de convencernos de que aquí vivimos en democracia, con lo cual “cayó por Inocente”.

En el ámbito local  son muchos los que cayeron por inocentes. Encabezan la lista aquellos que pensaron que el teniente coronel era un demócrata y que quienes lo adversamos desde un principio con acciones tales como huelgas, protestas callejeras y desobediencia electoral  éramos  unos exagerados que no entendíamos de política y que  solo el voto es una herramienta   válida.

A continuación en esa larga lista de quienes cayeron por inocentes están los que asumieron una posición de “conmigo no se meterán porque yo no me meto con ellos”. Le siguen los que pensaron que “estoy a salvo porque simpatizo con el proceso”. También cayeron por inocentes quienes estaban seguros de que tenían patente de corso ya que “yo reparto las comisiones con mis jefes y doy un 10% al PSUV”.

Quizá algunos cayeron por inocentes, pero todos ellos tienen una cuota de culpa por lo que estamos pasando. Esto nos incluye a quienes creímos que era suficiente con hacer bien nuestro trabajo y no protestamos cuando los gobiernos anteriores permitieron el deterioro de la educación pública, de la infraestructura hospitalaria, de la seguridad personal y tampoco elevamos nuestra voz ante el aumento de la pobreza y de la corrupción. Es decir, todos aquellos que pecamos por omisión.

Desde luego, que nada se compara con la culpabilidad de quienes están cometiendo todo tipo de atropellos en contra de los derechos humanos. Aquí se incluyen desde el lenguatón de Sabaneta, hasta las focas integrantes de todos los Poderes del Estado. Si bien es bochornoso ver a un ministro pistola al cinto y rodeado de militares tomar por asalto unas fincas, la mayor responsabilidad recaerá en los jueces que lo permiten. Cuando recuperemos el Estado de derecho, a más tardar después del  2012, ninguno de ellos podrá decir  que “caí por inocente”. Caerán por ser culpables, eso sí respetándoles el derecho a la debida defensa. Mientras tanto, ánimo y a seguir en la lucha y ojalá no volvamos a “caer por inocentes”. Feliz Año.

Como en botica: Bravo por los productores del Sur del Lago y por sus trabajadores, también por los de Agroisleña.  Acompañemos a nuestros diputados electos a la toma de posesión el 5 de enero. Nuestra solidaridad con Carlos Correa, Director de la ONG Espacio Público, víctima de la agresión de rojos salvajes. Continúan los problemas de abastecimiento de bombonas de gas doméstico y de gasolina de 95 octanos, por ineficiencia de la PDVSA politizada. El Metro oficialista resultó ser centímetro    ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

0 comentarios: