Navegacion

sábado, 25 de diciembre de 2010

Veamos que nos trae el tiempo


Guillermo A. Zurga.


El título de este escrito, lo extraje de una fábula en forma de una moraleja que me fue enviada por una amiga por  email, y lo estoy tomando prestado, para darle mayor claridad y entendimiento a la idea que esta vez deseo analizar con ustedes, mis respetables lectores y amigos. “ Antiguo consejo chino” (Botón derecho del mouse  y clic a avanzar para leer).

Existen muchos cuentos, anécdotas, moralejas y experiencias reales sobre mirar el lado positivo de las cosas malas que nos suceden. Si lo analizamos con objetividad, esta filosofía de llevar la vida tiene más de bueno que de malo.

Enfrascarnos en analizar cómo pudo ser el futuro de Venezuela, si este gobierno no hubiera llegado ganar las elecciones, es en mi opinión una pérdida de tiempo. Lo que no pudo ocurrir es parte del pasado, razón por lo que lo más sensato es analizar, como podemos tener un futuro mejor, luego de extirpado este cáncer político que nos carcome.

No sé si son los años que me están pegando, o mis miedos internos florecen en mayor grado, lo que me hace progresivamente ser más espiritual y mas creyente en un ser superior. He llegado hasta creer, que el ser supremo nos está poniendo a prueba, y observa, como salimos de una situación tan compleja y difícil que el mismo nos impuso, esperando mucho mas de los venezolanos, quizás por no estar satisfecho con lo que hasta ahora hemos aportado a la humanidad.

La potencialidad del venezolano es ilimitada, cuando se propone lograr bajo motivación grandes metas y objetivos. Los venezolanos que se han esforzado y exigido al máximo, han logrado coronar con éxito sus esfuerzos. Hemos tenido excelentes intelectuales, escritores, músicos,  poetas, deportistas, académicos, educadores, técnicos, médicos, historiadores, pintores, compositores, economistas, ingenieros, religiosos, militares, etc.
La vida del venezolano antes de Hugo Chávez había sido en cierta forma afortunada y fácil,  por tener una patria en cierto sentido privilegiada y favorecida por la naturaleza al ser tan rica en una inmensa diversidad de riquezas naturales, que han estado siempre allí a ser explotadas por nosotros.

Tenemos un mar inmensamente bello, unas playas espectaculares y cálidas, una variada y rica fauna y flora rica en especies vegetación, paisajes increíbles, tierras fértiles, agua en abundancia, una ubicación geográfica inmejorable, un clima bastante bondadoso, y por sobre todas estas riquezas, tenemos además, mucho petróleo y minerales  valiosos por extraer. En fin, tenemos una patria hermosa y rica, bendecida por Dios, con una población sabia y tolerante, a la cual solo le falta un liderazgo  idóneo y preparado para desarrollarla.

La infernal, traumatizante y repugnante experiencia con el chavismo como gobierno, nos ha dejado variados mensajes y experiencias negativas y positivas, que debemos analizar fría y calmadamente, e intentar aprovecharlos al máximo posible por futuros gobiernos para no repetir los errores que cometió la cuarta republica y mucho menos copiar, los que ésta quinta república todavía está cometiendo.

Durante estos terribles últimos 12 años, Venezuela ha estado siendo saqueada y destruida, tal y como si estuviésemos librando una guerra feroz contra un enemigo poderoso que nos odia a muerte, y quién no se quedará tranquilo, hasta no vernos totalmente destruidos a todos los venezolanos. Y solo por pretender implantar un sistema comunista que la población mayoritariamente rechaza y seguirá rechazando.

Nuestra principal empresa PDVSA, el sistema bancario, los sindicatos, las ciudades y pueblos,  las Universidades, nuestra vialidad, los medios de comunicación, el aparato productivo privado, la infraestructura hospitalaria,  la infraestructura educacional, los museos, la infraestructura de servicios básicos, los valores y las buenas costumbres, el espíritu del trabajador, los parques recreativos, la infraestructura deportiva, la agricultura y ganadería, la pesca, el turismo, los sistemas colectivos de transporte, el metro de Caracas, la alegría innata del venezolano, las navidades, etc., están tan deteriorados, y en algunos casi totalmente inoperantes, que pudiera afirmarse sin exagerar, que Venezuela necesita ser reconstruida, tal como lo fueron la Unión Europea  o el Japón después de la segunda guerra mundial.

No sabemos cómo terminará esta experiencia, con un gobierno dictatorial que desea implantar en Venezuela a la fuerza, el sistema político comunismo y el sistema económico socialista, pero no puede convencer a una población demócrata, que lo acepte, razón por la que está utilizando argucias, para lograrlo, pero dejando un inmenso descontento en la población, incluyendo al mismo chavismo, que deja un horizonte lleno de interrogantes y vacios, cuyas respuestas desconocemos. Sin embargo, debemos tener fe y esperanza, de que nuestro sabio pueblo saldrá adelante, y con una gran experiencia para mejorar en grande.
Es posible que esta pesadilla dure uno, dos, tres años,…. o más,  y que sean necesarios muchos encarcelamientos, heridos y muertes; pero cualquiera sea el tiempo que tome, salir de ella, y las víctimas y/o daños colaterales que se ocasionen; estoy convencido de que acabará más pronto que tarde, y estaremos listos, con todo el entusiasmo y motivación que pueda tener algún pueblo del mundo, preparados para la reconstrucción de Venezuela.

Confiemos y tengamos fe en que la salida a la crisis venezolana, sea pacífica y democrática, asunto este muy dudoso que suceda, por  cuanto el gobierno no da indicios de pretender mejorar ni de respetar la constitución de la república, ni de dialogar, sino que por el contrario, cada vez actúa, con mayor saña, determinación y fuerza para pretender terminar de destruir las instituciones democráticas, el aparato productivo privado, y acabar con la propiedad privada, con la pretensión de lograr así sus viles propósitos.

A pesar de todo el dolor, indignación y tristeza naturales que nos cause esta destrucción masiva y premeditada, con la más perversa intensión que nos podemos imaginar, de Venezuela, debemos superar este inmenso trauma, que este gobierno nos ocasiona, y deberíamos ser proactivos, e intentar verle  el lado positivo a esta perversidad sin límites y así, prepararnos inteligente y arduamente para que: …. “Veamos que nos trae el tiempo”

0 comentarios: