Navegacion

lunes, 6 de diciembre de 2010

CONVERSACION EN WASHINGTON II

Alberto Quiros Corradi

El subsecretario de Estado telefoneó a Hillary y le dijo: - Las últimas intervenciones de Chávez son inaceptables. Es hora de que pongamos en marcha el plan discutido con el presidente Obama y Otto Reich. Hillary respondió: -Voy a pensarlo y colgó. Reflexionó sobre cómo manejar el delicado asunto de amenazar a Chávez con las acciones acordadas con Obama (Ver Conversación en Washington, El Nacional. 28/11/10). Desde luego que Chávez no podía ser informado por ningún funcionario del Departamento de Estado, lo cual obligaba a hacerle llegar el mensaje por otra vía. Hillary había hablado con el director de una agencia “inexistente”, comentado el asunto y preguntado con quién y cómo se le podía enviar el mensaje al presidente de Venezuela. El director le había recomendado al agente Tom McCormick, con experiencia en manejar asuntos confidenciales. 
 
Un problema era como obtener cita para McCormick con Chávez sin utilizar canales oficiales. Luego había que entregarle un documento y que él supiera que venía de Obama pero que no se pudiera probar su origen. Se decidió lo siguiente: Obama hablaría con un presidente latinoamericano (identidad reservada) y le pediría llamar a Chávez para que recibiera a McCormick quien le llevaba un sobre confidencial (Antes de cerrarlo Obama se lo leería al presidente seleccionado). La comunicación estaría escrita en papel de la Casa Blanca, sin firma. El presidente latino aceptó porque pensó que sería positivo si el mensaje ayudaba a frenar la radicalización de Chávez. Por eso llamó a Chávez, pidió la cita y le dijo que no podría informarle de donde procedía la solicitud porque se había comprometido a la más estricta confidencialidad. Días después a McCormick se le concedió la entrevista para el martes. Martes, 10am. McCormick entró al despacho del presidente y le entregó el documento. A continuación dos escenarios sobre una posible reacción de Chávez. 
 
Escenario 1. Chávez lee el documento, llena de epítetos a McCormick y llama a Maduro para que cite al Encargado de Negocios de USA en Venezuela. Cuando este se presenta lo insulta, rompe relaciones y ordena la salida inmediata del personal de la embajada. En cadena nacional, lanza sapos y culebras contra Obama, anuncia la suspensión de los envíos petroleros a los Estados Unidos y la ruptura de relaciones diplomáticas. Al enterarse, Washington niega conocer el documento pero, ante la violenta reacción de Chávez, decide utilizar información clasificada, declara a Venezuela Estado Forajido y anuncia otras acciones.
 
Escenario 2. Chávez recibe el documento, lo lee, despide al mensajero y llama a Fidel. Este después de oírlo le dice creer que el documento pudiera ser auténtico y le aconseja no hacer nada. Que, en dos semanas, llame al Encargado de la Embajada y le informe con la mayor tranquilidad de las amenazas recibidas, afirmando que sabe que la comunicación es apócrifa porque, de ser cierta, Obama la hubiera enviado con un emisario oficial. Como el Encargado de Negocios no tenía la menor idea de lo que estaba pasando recibió los comentarios de Chávez y los envió al Departamento de Estado. McCormick regresa a USA, Obama llama a Hillary y ambos celebran haber podido hacerle llegar el mensaje a Chávez sin comprometerse oficialmente. 
 
En el escenario 1 Chávez provocó y USA reaccionó. En el escenario 2 Chávez sabe quien le envió el mensaje. En ambos escenarios: mensaje recibido. 
 
PD: Bajo el escenario 2 Estados Unidos observará la futura conducta de Chávez antes de tomar cualquier acción.

0 comentarios: