Navegacion

lunes, 20 de diciembre de 2010

El Fracaso del Estado Petrolero

Diego Gonzalez

Faltan apenas 11 días para que termine 2010. El Estado empresario tiene que explicarle al país, a sus ciudadanos y accionistas, qué pasó con su industria petrolera. Petróleos de Venezuela (Pdvsa) presentó su último Plan de Negocios, Siembra Petrolera, con bombos y platillos el 18 de agosto de 2005, que no fue más que el mismo realizado por Pdvsa en 1998, estirado a más no poder. El presidente de la República dijo en el Caracas Hilton de entonces: “(… ) aquí, lanzando este Plan Estratégico que en una primera etapa está definido hasta el 2012, 2005-2012; pero en una segunda etapa ya visualizado hasta el 2030 (…) Propongo, señor Ministro y queridos amigos, compañeros y camaradas, que le demos un nombre a este Plan 2005-2030. Esto se me ha ocurrido, yo andaba buscando un nombre desde esta mañana y por fin me llegó, fue ahorita mientras el Ministro hablaba, no lo había logrado, tengo una serie de papeles rayados, pero ninguno me había gustado tanto como éste (…) Propongo en honor al espíritu de aquella frase, y por qué no, al doctor Uslar y a Juan Pablo Pérez Alfonso (… ) que llamemos a este Plan 2005-2030 la Siembra Petrolera“. El slogan en esa fecha era Pdvsa es de todos. Cierto, terminó siendo de todos los chinos, rusos, bielorrusos, iraníes, cubanos y de los rojos rojitos.

En ese Plan se decía que para 2010 las reservas de crudos livianos y medianos se habrían elevado sustancialmente, que la producción de petróleo estaría cerca de 5,0 millones de barriles diarios, la de gas natural en cerca de 10.000 millones de pies cúbicos diarios (Mpcd), de los cuales 600 Mpcd saldrían, desde 2008, del proyecto Mariscal Sucre (donde se hundió recientemente un equipo de perforación, y no ha salido el primer pie cúbico), que 3 nuevas refinerías en Venezuela y 4 en el exterior estarían operando (la de Cienfuegos fue la única que se construyó). Adicionalmente, Venezuela estaría sembrando 314.000 hectáreas de yuca y caña de azúcar (la primera cosecha estaría lista para 2006) para producir 21.000 barriles diarios de etanol y así reducir el consumo de gasolina. La inversión en el proyecto de etanol sería de 1.347 millones de dólares (MUS$). La inversión total en estos proyectos de refinación sería de 16.480 MUS$ y se crearían 25.400 nuevos empleos. Así también 3 nuevas plantas petroquímicas estarían por terminarse; El mercado interno de gas por tubería estaría cerca de tener 2,6 millones de suscriptores, y el país estaría cruzado de gasoductos de norte a sur y de este a oeste. Todo ello con inversiones y gastos que sumaban cerca de 89.000 MUS$. De acuerdo con el Informe de Gestión 2009 y con el reciente informe de Pdvsa para lanzar frustradamente sus bonos, ninguna de estas cifras se ha alcanzado, y más bien su número de empleados y su deuda se agiganta (la financiera a largo plazo está en 21.920 MUS$ y era 6.973 MUS$ en 1998; demás, tiene unos pasivos totales por 69.659 MUS$, mientras en 1998 eran de 15.787 MUS$).

En 1999 se promulgo la Ley de Gas, la cual insistía en que la industria del gas natural y sus componentes no estaba reservada al Estado. En 2001 se promulgó la Ley de Hidrocarburos para promover el desarrollo de la industria. Termina el año 2010 y no hay un barril de petróleo ni un pie cúbico de gas natural nuevos, producidos por el Estado empresario.

Se anularon los exitosos Contratos de Servicio, las Asociaciones de la Faja del Orinoco y las Asociaciones de Exploración a Riesgo y Ganancias Compartidas, con el resultado que la producción descendió en todas esas áreas. También se eliminó la Orimulsión y no han podido concretar el éxito de lo que la sustituyó. Han disminuido las exportaciones de petróleo y productos a EEUU y Europa, los únicos socios que pagan completo y a tiempo, y aumentan a países que pagan en especie y con descuentos.

Pdvsa debe explicar por qué no le paga a sus socios de las empresas mixtas a tiempo y por qué no cancela sus deudas y expropiaciones (confiscaciones). La estatal petrolera debe explicar cuál ha sido el destino del Fondo de Ahorros de sus jubilados, y por qué no paga los dividendos que debería generar ese Fondo, y por qué no ha aumentado el monto de las pensiones a todos sus jubilados (sin distingo del tipo de ex empleados) en función del rendimiento del Fondo. 

Y lo más importante, por qué no se le ha devuelto el Fondo de Ahorros a los más de 20.000 trabajadores excluidos en 2002-2003, y pagado sus prestaciones sociales que le corresponden por ley.

0 comentarios: