Navegacion

martes, 1 de julio de 2014

Plan Estratégico: clave para entender el proceso destructivo de la industria petrolera

Juan Luis Martínez B.

Desde hace pocos días, producto de la publicación, con significativo retraso, del Informe de Gestión Anual de PDVSA 2013, así como de sus Estados Financieros Consolidados y del Balance de la Gestión Social y Ambiental 2013 (publicados a través del enlace: http://www.pdvsa.com/index.php?tpl=interface.sp/design/biblioteca/readdoc.tpl.html&newsid_obj_id=5319&newsid_temas=111), se han emitido diversas opiniones y análisis que convergen en una lamentable realidad: la industria petrolera venezolana se encuentra en proceso de destrucción.

La información recién publicada no hace otra cosa que ratificar muchas contradicciones y los insólitos datos de caída de la producción petrolera en Venezuela, el estancamiento de la producción de gas, la caída permanente de las exportaciones de crudo y de productos refinados, la reducción en la capacidad total de refinación, el aumento de los niveles de endeudamiento financiero  y  de  los pasivos en general,  y el sostenido incremento de la nómina, entre otras cosas que  ya  habían  sido  reflejadas  en   la   Memoria  2013  del  Ministerio  de  Petróleo  y  Minería, publicada algunas semanas atrás; referencia en el enlace: http://coener2010.blogspot.com/2014/04/comentarios-generales-la-memoria-2013.html

Ahora bien, la mayoría de los analistas y especialistas muestran cada vez mayor asombro al comentar noticias e informes de este tipo ya que no es lógico que, mientras es cada vez más evidente que los resultados año a año indican la presencia de un proceso de destrucción, el cual, por cierto, se ha extendido al resto de los sectores de la vida económica, política y social del país, el régimen haga caso omiso de este desastre y contrariamente use las críticas como argumento para atacar a sus adversarios políticos, así como a quien pueda ser identificado como una amenaza por sus comentarios y observaciones en este tema.

El caso es que se debe poner atención en una parte muy corta de este Informe de Gestión, cuyo contenido, a pesar de haberse mencionado decenas de veces en interminables cadenas de radio y TV como propaganda ideológica, no es hasta que se lee en el mismo documento publicado por la operadora estatal cuando realmente nos podemos percatar de la gravedad de la situación.

En la página 38 del Informe de Gestión Anual 2013, en su sección denominada “Plan Estratégico”, se indican los “Grandes Objetivos Históricos” bajo los cuales PDVSA traza lo que a criterio del régimen es su razón de ser y su destino, con todo el “soporte legal” que le proporciona la Ley Del Plan de la Patria:

I) DEFENDER, EXPANDIR Y CONSOLIDAR EL BIEN MÁS PRECIADO QUE HEMOS RECONQUISTADO DESPUÉS DE 200 AÑOS: LA INDEPENDENCIA NACIONAL para preservar y consolidar la soberanía sobre los recursos petrolíferos y demás recursos naturales estratégicos, garantizando el control por parte del Estado sobre PDVSA.

II) CONTINUAR CONSTRUYENDO EL SOCIALISMO BOLIVARIANO DEL SIGLO XXI EN VENEZUELA, COMO ALTERNATIVA AL MODELO DESTRUCTIVO Y SALVAJE DEL CAPITALISMO Y CON ELLO ASEGURAR LA “MAYOR SUMA DE SEGURIDAD SOCIAL, MAYOR SUMA DE ESTABILIDAD POLÍTICA Y LA MAYOR SUMA DE FELICIDAD” PARA NUESTRO PUEBLO. PDVSA reforzará los valores socialistas e impulsará y desarrollará nuevas relaciones sociales de producción, al servicio de la satisfacción plena de las necesidades de nuestro pueblo.

III) CONVERTIR A VENEZUELA EN UN PAÍS POTENCIA EN LO SOCIAL, LO ECONÓMICO Y LO POLÍTICO DENTRO DE LA GRAN POTENCIA NACIENTE DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE, QUE GARANTICEN LA CONFORMACIÓN DE UNA ZONA DE PAZ EN NUESTRA AMÉRICA. Gracias a la explotación racional de nuestras reservas de hidrocarburos nos consolidaremos como país potencia en lo energético, en el plano regional y universal.

IV) CONTRIBUIR AL DESARROLLO DE UNA NUEVA GEOPOLÍTICA INTERNACIONAL EN LA CUAL TOME CUERPO UN MUNDO MULTICÉNTRICO Y PLURIPOLAR QUE PERMITA LOGRAR EL EQUILIBRIO DEL UNIVERSO Y GARANTIZAR LA PAZ PLANETARIA. La explotación racional de los hidrocarburos debe contribuir a que Venezuela siga desempeñando un papel protagónico en la construcción de un mundo multicéntrico y pluripolar, así como el posicionamiento geopolítico de Venezuela en el ámbito internacional, contribuyendo al fortalecimiento de la OPEP y de los organismos de coordinación energética regionales.

V) CONTRIBUIR CON LA PRESERVACIÓN DE LA VIDA EN EL PLANETA Y LA SALVACIÓN DE LA ESPECIE HUMANA. Aprovechando en forma racional, óptima y sostenible los recursos petrolíferos y gasíferos, elaborando e implementando planes operativos que respeten los procesos y ciclos de la naturaleza, para contener las causas y reparar los efectos del cambio climático que ocurren como consecuencia del modelo capitalista depredador y estructurar planes de remediación de pasivos ambientales que minimicen el impacto de las operaciones en la cadena de valor de los hidrocarburos.

Una vez leídos, no cabe duda que esta entidad denominada “PDVSA” hoy no es otra cosa que una herramienta para la consolidación de un modelo ideológico difícil de asociar con los modelos tradicionales, pero si muy útil para hacer cualquier cosa con los activos, recursos financieros y con la producción de hidrocarburos, a fin de llevar a cabo un proyecto político de alcance internacional.

Es por ello que poco tiene que ver su desempeño en cuanto a la operación, administración y ni siquiera desde el punto de vista de seguridad; éstos pasan a ser aspectos secundarios muy “justificadamente” sacrificables. Ante tal mutación de la base ética, profesional, empresarial, comercial y operacional que una vez llegó a tener esta empresa, no cabe duda que ahora cualquier cosa puede llegar a ocurrir en sus operaciones y en sus finanzas. Si trasladamos esto al desempeño de otras empresas en manos del Estado, nos podemos dar cuenta que el mismo modelo se extiende a la administración y operación del sistema eléctrico, de las empresas de la CVG, petroquímicas, mineras y agrícolas, entre las más importantes del país.

Por tanto, el debate va más allá de la simple cuestión sobre si estos actores de turno en el poder son ineficientes o corruptos, que de hecho varios lo son, sino la base política de la propuesta, fundada, más que nada como una careta, en una fracasada ideología de izquierda totalitaria, pero que por su naturaleza está justificando la intervención destructiva de todas las entidades del Estado, además de servir a muchos de estos personajes a perpetuarse en el poder a costa del futuro del país.

0 comentarios: