Navegacion

martes, 8 de julio de 2014

FIN DE LA FIESTA REVOLUCIONARIA.

Gustavo Coronel

 Venezuela se baja los calzones ante el FMI.
 
Estoy en Inglaterra donde acabo de asistir, en Jesus College de la Universidad de Cambridge, a una Conferencia sobre Crimen Económico y donde di uno de los discursos de cierre. En esa conferencia participaron unos 380 ponentes y unas 900 personas de 91 países. Una persona del mundo de las finanzas me preguntó si estaba enterado de las negociaciones que lleva a cabo el gobierno “revolucionario” de Nicolás Maduro con el Fondo Monetario Internacional. Le dije que no... Me dijo que se trataría de una capitulación total del régimen populista-socialista-comunista

-fascista-bolivariano-castrista que impera en Venezuela y su regreso a las fórmulas del Fondo, debido a su estado actual de total colapso económico.
>
> Con un ingreso petrolero aún sustancial pero claramente insuficiente para cubrir todos sus compromisos y locuras, el régimen se ve obligado a buscar dinero fresco, pero ya no existe otra alternativa que el FMI, ya que China ha llegado al tope de su paciencia y advierte que dar más dinero a este régimen agonizante es botar el dinero.

> Por supuesto, el FMI puede ayudar pero exigiendo las condiciones usuales: disciplina fiscal, completa apertura al capital privado y saldo de cuentas con las empresas privadas expropiadas o confiscadas, eliminación del control de cambio (a pesar de que ello incremente la fuga de capitales al principio), el desmantelamiento de la quincallería ideológica que representan PETROCARIBE, ALBA y UNASUR, el posible cese de suministro petrolero a Cuba, al menos en las condiciones actuales, hasta considerar la dolarización de la economía, como lo hizo Ecuador hace años y la eliminación de fondos paralelos que son fuente de gran corrupción.
>
> Esto representaría el fin de esa obscena “fiesta” en la cual hasta los mesoneros y Hugo, el bartender, se rascaron como cochinos y de la cual los boliburgueses y los bolichicos se llevaron los cubiertos, platos, manteles y todo lo que pudieron. Representaría el fin de la “revolución” y de sus estupideces sobre soberanía y sobre Venezuela como líder del bloque mundial anti-imperialista y anti-capitalista. Sería el entierro definitivo de la gran tragicomedia chavista, la cual ha llevado el país a la ruina.

> El retorno del régimen al Fondo Monetario Internacional después de malgastar el ingreso petrolero de los últimos 15 años y de haberse endeudado ya en unos $180.000 millones seria la puntilla para el sueño insensato de la pandilla. Las caras del fracaso son las de Chávez, Giordani y Ramírez. Y es que ya el país no puede aguantar más, más atentados contra la lógica, más necedades como esa de que “la derecha no va al cielo”, o ver bazofias humanas como la mujer diputada, echada en la Asamblea Nacional sin zapatos, oyendo un discurso, o Maduro usando la tumba (?) de Chávez como mesa de  reunión, o los dichos sobre “los millones y las millonas”. Hasta cuándo tanta degradación, estupidez, mediocridad?  Ir de rodillas al Fondo Monetario Internacional comprueba el  fracaso de un régimen cuyas tres características han sido: la corrupción, la ineptitud y una avasallante cursilería. Ya los cubanos preparan el lenguaje con el cual disfrazarán la capitulación de gran victoria socialista, tal como lo hace Raúl Castro en Cuba.

0 comentarios: