Navegacion

lunes, 18 de octubre de 2010

¡ El reactor de Sabaneta!

Eddie Ramirez

Se cree el todopoderoso Hombre Nuclear, pero su incontrolada energía solo le permite reaccionar con gran aspaviento. Hace poco anunció que Venezuela será una potencia petrolera, gasífera y agrícola. “Vapores de la fantasía”, como diría el poeta. Expertos como Nelson Hernández y Diego González han evidenciado las limitaciones que tenemos para ser una potencia petrolera y gasífera; Carlos Machado ha expuesto las restricciones para ser grandes productores de alimentos.

Ahora, en una de sus ocurrencias de noches de insomnio, decidió que seríamos una potencia nuclear, aclarando que sería con fines pacíficos, como si alguien en su sano juicio puede pensar que las grandes potencias le permitirían desarrollar bombas atómicas. Lo grave no es esta última ocurrencia nocturna, sino que ninguna de sus focas le haya advertido de la insensatez de la misma.¿Quién se atreve a amarrarlo para que no siga haciendo el ridículo, ni comprometa nuestro futuro?

Las limitaciones para producir electricidad a partir de un reactor nuclear no son de orden técnico, ya que la planta se puede contratar “llave en mano”, es decir lista para operar. Lo preocupante es que la contrate con Rusia, país con la tecnología nuclear más atrasada, en comparación con Francia, Japón o los Estados Unidos. Además, conociendo que este gobierno ha sido incapaz de darle mantenimiento al Metro, a las plantas de generación eléctrica, a la refinerías y ni siquiera a calles y autopistas, algunos pensarán que es una insensatez arriesgar la vida de millones de venezolanos estableciendo una planta que requiere un meticuloso mantenimiento para evitar accidentes como el de Chernobyl. Tampoco faltará algún pesimista que recuerde que si no podemos manejar el problema de la basura en el Municipio Libertador, cómo vamos a deshacernos de los residuos radiactivos.

Todas las limitaciones anteriores pueden resolverse ya que para eso disponemos del “hombre nuevo revolucionario” formado en las universidades bolivarianas. Sin embargo, falta el detalle del costo. Allí está el detalle, como diría Cantinflas. Según trabajo de Nelson Hernández, el costo de instalación de un kilowatio es de 1.500 dólares en el caso de electricidad producida por el agua al mover turbinas, de 1.000 dólares cuando es por gas, 715 dólares cuando se utiliza fueloil u Orimulsión y 1.300 dólares en el caso del carbón; únicamente la energía solar es más costosa. Por otra parte, según el mismo Hernández, el costo por kilowatio/hora producido por energía nuclear es de 0,263 dólares, mientras que con fuel-oil u Orimulsión es de 0,158 dólares y con gas de solo 0,131 dólares.

Como Venezuela tiene grandes reservas de petróleo extrapesado para producir Orimulsión, producto que inexplicablemente descontinuó el actual régimen y también podemos producir fuel-oil en nuestras refinerías y, si se comprueba, podríamos tener suficiente gas, cabe preguntarse ¿Tiene sentido producir electricidad a partir de la energía nuclear con los riesgos y el mayor costo que ello implica?¿ Seguiremos permitiendo que se tomen decisiones importantes por un solo trasnochado o alguien debe amarrarlo?

0 comentarios: