Navegacion

sábado, 16 de octubre de 2010

Los Mineros Venezolanos

Carlos Delgado


-Señor presidente, aparecieron los mineros perdidos-
-¿Cómo los encontraon?
-Ellos enviaron un mensaje.
-O sea, que nuestros esfuerzos dieron resultados.
-No, señor presidente. Ellos lograron comunicarse y sólo desean hablar con la máxima autoridad, o sea, usted.
-Ok. Prepáreme el helicóptero y la custodia. Envíe a TVES, al Canal 8 y a Telesur. Que no se enteren los escuálidos ni los de Plomovisión. Es una orden.

Una vez en el sitio, en lo profundo de nuestra Guayana y bajo estrictas normas de seguridad, el presidente se comunica, a través de un teléfono, con uno de los mineros sepultados.

-Hola, buenos días, soy el presidente-comandante Chávez. Qué bueno saber de ustedes. ¿Cómo están?
-Muy bien, presidente.
-¿Con quién hablo?
-Con Güicho Villarroel.
-¿De dónde eres?
-Margariteño.
-¿Y qué haces tú en una mina tan profunda en vez de estar a la orilla del mar?
-¿No se acuerda que usted prohibió la pesca de arrastre? Desde que lo hizo me vine a pescar zapoaras, pavones y cachamas por estos ríos del sur pero casi todos salían contaminados con mercurio y otras cosas más, así que decidí unirme a un grupo de varias nacionalidades que andaba haciendo cosas por estos lares y decidimos meternos a mineros.
-Qué bueno. Buena iniciativa. ¿Ves que en este gobierno revolucionario hay oportunidades para todos?
-Así es, presidente.
-Bueno, chico...Güicho. ¿Cuántos son ustedes allá abajo?
-Cuarenta y cuatro, 32 hombres y 12 mujeres.
-¿Y qué hacen esas mujeres metidas a mineras?
-Pues, como no tenían trabajo, se vinieron pa' acá.
-Bien. Pronto los sacaremos. Tenemos toda la tecnología y avances científicos para asegurarles su retorno a la superficie, sanos y salvos, en breve tiempo, en menos tiempo de lo que los chilenos sacaron a sus mineros. Usaremos un taladro ruso de alta velocidad, baja fricción y que no produce ruido; en apenas 2 días estaremos a los 800 metros donde están ustedes. También contamos con alta tecnología digital importada de China, fibra óptica iraní y un hospital de emergencia donado por nuestros hermanos cubanos para que sean examinados tan pronto estén en la superficie. Les prometo jubilación a todos de inmediato, vivienda clase media en el Este de Caracas, bonos PdVSA para que vivan el resto de sus días sin preocupaciones económicas, viajarán a las playas de Varadero durante un mes completo con sus familias, con todos los gastos pagos, visitarán Teherán, donde podrán conocer las bellas mezquitas de esa progresista nación, donde le darán las gracias a Alá por vuestro rescate y, al final, harán un recorrido por la Muralla China y conocerán los soldados de terracota, sin gastar una puya.
-Presidente...
-No me interrumpa que no he terminado...
-Presidente, lo siento, pero no queremos regresar. Primero que todo, aquí la estamos pasando muy bien, después de cinco meses de cautiverio. Hemos resuelto todos nuestros problemas sociales y no creemos en vuestras promesas. Siga prometiéndole a los que están allá arriba.
-Pero ¿Cómo me dices eso Güicho? Tan pronto llegues a la superficie serás arrestado y tendrás que indemnizar al Estado por el esfuerzo hecho en buscarte y rescatarte.
-Bueno, compay, tú estás más pelado que un cable, y perdona que te tutee. Te diré que de las doce mujeres que están aquí abajo, ocho son médicos y enfermeras cubanas, las cuales la PTJ cree que se fueron para el imperio. Las otras cuatro son criollitas que vivían en Vargas, cuando el deslave. Todas decidieron casarse con los doce mineros más jóvenes que están aquí. Los otros veinte seremos los padrinos de los chamos que tendrán y tendremos el carácter de abuelos. Entre los hombres hay dos iraníes que estaban sacando uranio por esta región, hay cuatro rusos que los asesoraban y que se cansaron de la selva y de Putin, hay seis médicos cubanos y tres del G2 que desertaron, hay dos bolivianos expertos en minería y hay tres chinos que trajiste para hacer el ferrocarril y prefirieron la minería. También están dos vascos y un par de colombianos que trabajaban con el Mono Jojoy. Los otros ocho, somos venezolanos, ex-chavistas y escuálidos. Así que lo que supuestamente fue una desgracia, un infortunio, se convirtió en nuestro KINO. Imagínate Hugo, que aquí hay de todo, minerales de todo tipo, energía inagotable, luz artificial que no sabemos de donde sale y no se va nunca, un clima espectacular, especies vegetales y animales desconocidas por todos, casi todas comestibles, agua pura y abundante, ya estamos fabricando harina Pan, Mazeite, polarcitas, mayonesa Mavesa, bicicletas que se mueven con una energía desconocida, podemos ver todos los programas de televisión que ustedes ven allá arriba pues uno de los criollos que está aquí trabajó en la NASA y diseñó un sistema de TV, con pantalla plana y radar de señales que quisiera Bill Gates tener uno, también nos diseñó y construyó computadoras ultrarápidas. Te digo algo...aquí no hay malandros, misiones ni elecciones. Bueno Hugo, no te sigo contando para que no te dé envidia.
-Los rescataré a todos, les caerá todo el peso de la ley, y a los traidores los devolveré a Rusia, China, Irán, Cuba, España y Colombia. No saben lo que les espera.
-Como nié.
-¿Qué es eso?
-¿Cómo lo vas a hacer? Ustedes ni siquiera saben donde estamos. Ja Ja.

0 comentarios: