Navegacion

miércoles, 3 de noviembre de 2010

No lloriquees, ni te lamentes. ¡Actúa en algo útil!

Guillermo Zurga
Si revisamos la mayoría de los correos electrónicos que recibimos, las columnas en medios de comunicación escritos, las declaraciones comunes en televisión y muchos de los libros de actualidad, que se leen, oyen y circulan en Venezuela, se observa un común denominador,  entre todos ellos. Están saturados de lloriqueos y quejas, que no aportan ni un granito de arena para ayudar a resolver la crisis nacional de tener a un gobierno trágicamente perverso, políticamente monstruoso  y administrativamente improductivo y corrupto.
Es tan negativa y contagiosa esta manera de hacer oposición al régimen, que todos sin excepción tenemos la tendencia a caer en ella y lloriquear y lamentarnos continuamente,  de que no hay nadie que haga algo para detener este atropello permanente del gobierno en contra de las mayorías venezolanas. Si hacemos un balance global, no encuentro a ningún sector de las fuerzas vivas del país que no haya sido atropellado, insultado, humillado, vejado, dañado o disminuido por este régimen de corte político comunista.
Antes de seguir lloriqueando y lamentándonos estérilmente, ante tantas injusticias, debemos intentar entender sobre el tipo de confrontación que el gobierno ha planteado para apoderarse impunemente de Venezuela.   El argumento de que es una guerra política entre la burguesía y los pobres es una falacia usada astutamente por el régimen para ganarse el apoyo de los venezolanos más humildes. Lamentablemente, muchos están ganados a esa idea.
Otro argumento, es el de que Venezuela es un país soberano y libre que lucha contra las fuerzas del imperialismo norteamericano al cual hay que exterminar, para que no siga APODERÁNDOSE DE VENEZUELA. Esa es otra falsedad, dado que Venezuela siempre ha sido un país soberano y libre y ha mantenido relaciones armoniosas por décadas con el gobierno norteamericano. Por el contrario, EE.UU., ha ayudado a Venezuela a desarrollarse y a modernizarse desde los inicios de la explotación petrolera, por la existencia de intereses comunes  y comprensibles, que nada tienen que ver con ese odio hacia esa amiga nación.
Otra argumentación más infantil aún, es la de que el capitalismo y el neoliberalismo aplicado en los últimos años por algunos gobiernos anteriores,  es el culpable de todos nuestros males, y en consecuencia, debemos exterminarlo y cambiarlo por un sistema económico aún más dañino y perverso que el mismo capitalismo,  como lo es el socialismo, que dicho en otras palabras, es el sistema económico en que se afianza el sistema político comunista. Es decir, tal como dice el viejo dicho popular: pretenden llevarnos de Guatemala a Guatepeor.
Apreciado amigo y compatriota, si eres unos de esos, que acostumbra quejarse y lloriquear acusando a los demás de no hacer nada, te sugiero que primero te preguntes, ¿qué puedo hacer por Venezuela, para ayudarla a salir de esta crisis en la que estamos inmersos?
 Existen muchas formas sencillas de aportar tu granito de arena a la causa de las libertades y la democracia. ¡Búscalas, descúbrelas, encuéntralas!. No necesitas lloriquear ni lamentarte ante la fatalidad que hoy vivimos, sino ocuparte de una mínima parte de la cuota que te corresponde como venezolano digno y libre, para sacudirnos a este régimen opresor que hoy nos hostiga.

0 comentarios: