Navegacion

lunes, 22 de noviembre de 2010

DECISIONES PELIGROSAS


Alberto Quiros Corradi

Últimamente Chávez ha tomado, apoyado por los poderes públicos, decisiones que, al afectar negativamente a personas e instituciones, dejan la puerta abierta para que la MUD diseñe una estrategia que incorpore muchos más al ya numeroso grupo de los opositores. Estos hay que buscarlos en los sectores que todavía apoyan al régimen. Veamos las acciones negativas: La juez Alfiuni cuya dignidad de mujer ha sido pisoteada. Las declaraciones golpistas de Rangel Silva premiadas con un ascenso a general en jefe. Los que protestaron en el Metro y las penalidades a las que fueron sometidos. (Su puesta en libertad por decisión de un juez fue acertada, aunque la Fiscalía insiste en acusarlo) El expediente abierto al joven Hernández por exhibir una franela con palabra obscena previamente utilizada por Chávez en TV. 
 
 
Las continuas violaciones a los derechos laborales en el sector público (no discutir contratos colectivos, atrasos de pagos de remuneraciones y otros derechos, fraccionamiento de las bonificaciones de fin de año) Los dos diputados electos privados de su libertad. (Uno de ellos declarado inocente en sentencia dada pero no ejecutada –Pillieri-) El caso Makled (Las denuncias sobre campos guerrilleros en nuestro territorio, cooperación con el narcotráfico y lavado de dinero atribuido a altos funcionarios del régimen) Uno entiende que la MUD haya escogido la estrategia de llegar al 2012 para que se celebren elecciones. Por eso no se quiere “caer en provocaciones” que “justifiquen” acciones que pudieran resultar en la suspensión de garantías constitucionales que afecten al acto electoral. Pero entre correr ese riesgo y la posibilidad de que la no acción provoque una anarquía de protestas no coordinadas por la MUD, creo que ésta última es la más peligrosa. No se puede ignorar el sentir popular y correr el riesgo cierto de que aparezcan liderazgos paralelos que harán muy difícil una sola coordinación de los opositores al régimen. 
 
Es más, la imposibilidad de lograr una unidad absoluta en la candidatura a la gobernación del Guárico es una llamada de alerta a lo que puede suceder antes y después de que los diputados electos se incorporen a la Asamblea Nacional. La MUD no puede sentarse a esperar el 2012, ni puede dejar sin una inmediata activación clara a los diputados electos. Propongo lo siguiente: En los casos, entre otros, de la juez Alfiuni, los comisarios presos, los hermanos Guevara, el Metro, el joven Hernández y los dos parlamentarios presos, que se convoque a los diputados que representan los circuitos donde esas personas residen y pedirles que inicien una campaña con manifestaciones de sus habitantes para ejercer presión diaria sobre el régimen y recordarles a los ciudadanos de esas zonas las injusticias a las que han sido sometidos sus vecinos. 
 
Designar, de inmediato, a los diputados que aspiran a integrar las diferentes comisiones de la Asamblea Nacional y pedirles que comiencen ya a actuar como miembros activos. Los de Defensa que protesten por las declaraciones de Rangel Silva. Los de asuntos sociales que denuncien las violaciones de los compromisos laborales y que recluten a sindicatos, empresarios y gremios para que colaboren en ese esfuerzo. Los de derechos humanos que protesten por los presos políticos y que, los de otras comisiones, denuncien casos como Makled, narcotráfico y guerrilla. La ciudadanía tiene que ver acciones concretas de la MUD y sus representantes deben informar a los venezolanos de estas decisiones. ¡No más de lo mismo!

0 comentarios: