Navegacion

martes, 9 de noviembre de 2010

El CONVENIO CON CUBA.

NO MAS PRESOS POLITICOS Y EXILIADOS

Juan Fernandez

Recuerdo como luego de un fin de semana al regresar a las oficina de PDVSA Campiña encuentro sobre el escritorio una fotocopia de un documento, que se titulaba “Convenio Integral de Cooperación Venezuela- Cuba”, firmado por Chávez y Fidel Castro Ruz, acuerdo firmado por Chávez y Fidel, el 30 de Octubre del 2000.

El paquetico de hojas del convenio obligaba a PDVSA a una entrega de 53 mil barriles diarios de petróleo a precio CIF es decir en puerto cubano, con un mecanismo de pago que otorgaba dos tipos de financiamiento uno digamos de corto plazo para la “cuota inicial” y otro de largo plazo a una tasa de interés simbólica. Continua el documento con una serie de clausulas sobre la oferta de Cuba hacia Venezuela de actividades desde la salud hasta el turismo, de hecho el convenio incluía la prestación de servicios médicos a empleados de PDVSA en Cuba.

Luego de una revisión del Convenio determinamos que el Convenio con esas obligaciones de financiamiento a CUPET (la empresa petrolera Cubana), que lo allí acordado iba en contra de la normativa de la industria, pues PDVSA no contempla el financiamiento a terceros por la venta de petróleo y productos, y mucho menos adquirir deuda soberana de terceros países.

Adicionalmente, como el acuerdo obligaba a ventas CIF, quería decir que el transporte formaba parte del precio, y en consecuencia si PDVSA fletaba buques, tendría que pagarlos en condiciones usuales y recibir el pago de acuerdo a la tabla Chávez-Castro, la ironía es que el fletamento de los buques se le hizo a una empresa Cubana de transporte marítimo, es decir PDVSA paga en 30 días y CUPET cuando quisiera. Por otro lado, la empresa CUPET no cuenta ni contaba con garantías suficientes para asegurarnos como empresa y como país, respaldar cualquier tipo de incumplimiento de sus obligaciones, poniendo a mayores riesgos a PDVSA.

Como es de todos conocidos este convenio ha venido sufriendo una seria de modificaciones aumentando el compromiso de entrega hacia Cuba hoy algunos hablan entre 80 y 100 mil barriles diarios.

Con los antecedentes anteriores, luego de informar a PDVSA sobre las implicaciones del Convenio, convocamos a una reunión en el Ministerio de Energía y Petróleo, con los diferentes entes involucrados para informarles que PDVSA no podía adquirir deuda de la Republica de Cuba, la necesidad de una aprobación del poder legislativo, que no podía ser PDVSA el ente que luego de suministrar las entregas del crudo y/o productos se encargase de llevar las compensaciones por efecto de los suministros de salud, deportes, turismo, etc., establecidos en el convenio, y se clarifico que ningún ente del gobierno había establecido en el presupuesto de la nación de ese año y del siguiente las obligaciones derivadas del convenio integral.

Recuerdo como en aquella reunión en donde también estuvo presente el embajador de Venezuela en Cuba para aquel momento Julio Montes, las personas asistentes de los diferentes entes asombrados por el convenio del cual tuvimos que suministrarle copia, pues no la tenían en sus ministerios, demostraba que el Convenio fue un paquete que trajeron los cubanos para ser firmado por Chávez. El embajador Montes, me dijo en aquella oportunidad ; “Juan me parece que tus planteamientos con respecto a las razones comerciales y financieras, sobre PVDSA son correctas, pero este es un convenio de carácter político y es esa voluntad la que priva, así que ustedes tendrán que ver como lo ejecutan”.

Esta historia reciente nos demuestra como Chávez maneja al país, privilegiando sus intereses políticos a los de la nación, es decir Venezuela no importa.

0 comentarios: