Navegacion

jueves, 18 de octubre de 2012

EFICIENCIA SOCIALISTA: CÍRCULO CUADRADO


Rafael Gallegos                                                                     
La historia del socialismo lo ratifica. La URSS dejó de existir agobiada por la tamaña incompetencia del régimen. Cuando tuvieron que competir con los chips norteamericanos y japoneses… tiraron la toalla. El comunismo soviético pasa a la historia como un régimen que decidió suicidarse. Sin ninguna revuelta y ante el ensordecedor silencio de los setenta millones de miembros del partido comunista, se pasaron con todos sus pertrechos al capitalismo. La verdad es que su proverbial ineficiencia, los implosionó.
Igual sucedió con el Muro de Berlín. Nadie en su sano juicio hubiera previsto la caída diez años antes. La ineficiencia comunista resultó cancerígena para las piedras del muro.
La diferencia entre la Alemania capitalista y la Alemania socialista, era abismal. Los hombres nuevos del comunismo vivían en la mayor pobreza. Los deslenguados dicen que se asomaban por arriba del muro para observar a los explotados del capitalismo. Y al ver los carros, la ropa, la comida, las casas, los aparatos eléctricos decían al unísono: capitalista explótame, capitalista explótame. Y que por la prensa solicitaban capitalista explotador con moto.
Y de Cuba, ni hablar. Su única innovación es haber tomado el martillo de la hoz y el martillo comunista, para “martillar”. Primero a la URSS y ahora  a Venezuela. Sin comentarios. Los decanos del totalitarismo en América.
Como en los estados comunistas,  la “revolución” va a premiar la eficiencia socialista. O sea, al trabajador que  se queje menos, al que oiga con más ahínco las interesantísimas cadenas, al que aguante pasivamente estar en la lista y que no le adjudiquen las viviendas, al que tenga las franelas más rojitas, al que marche más y al que diga más duro uh ah… le será entregado su premio a la eficiencia.
Tiene razón el Presidente.  Es imperativo incrementar la eficiencia del gobierno. No puede continuar el atraso en las obras del metro, en la construcción de ferrocarriles; las calles rotas; los apagones; los pésimos servicios hospitalarios. La ineficiencia de PDVSA que produce menos, importa gasolina, en lugar de sembrar el petróleo lo derrama en los ríos y le explotan las refinerías. Ni puede continuar el bajón de las empresas básicas de Guayana, ni el de la agricultura en 30 %, ni la desaparición de cuatro mil empresas, ni… paremos de contar. Pura pobreza.
¿QUÉ ES EFICIENCIA?
Muy simple, es producir más con menos. Transformar los recursos en bienestar.  Venezuela ha manejado más de mil millones de millones de dólares en los últimos catorce años. Vea los resultados y me comenta.
¿Qué ha pasado? Muy simple. Está quedando destruida la producción. Los chistosos dicen que esta “revolución” sí ha arado en el mar (de La Guaira y Puerto Cabello), porque… cómo sacan alimentos de los buques.
Este gobierno, ni puede ser eficiente, ni le interesa. Esta “revolución” es un plan de destrucción estratégica para, al mejor estilo cubano, mantener un Mesías en el poder para toda la vida. He ahí el desiderátum.
Si produjéramos seis millones de barriles y hubiera muchas industrias y buenos empleos y los  ranchos fueran sustituidos por viviendas dignas… los recursos  estarían mejor distribuidos, habría seguridad e independencia de poderes y por supuesto alternabilidad. He ahí el kid. Por ello ningún comunismo es eficiente. La eficiencia, es la piraña de comunismo. Y ellos lo saben. O sea…
LOS PAÍSES EFICIENTES
Sí hay países eficientes. Y todos, son ca-pi-ta-lis-tas. Empresas privadas, innovación, políticas sociales, inversiones extranjeras, acceso a tecnologías de punta, equipos sociales, respeto al conocimiento, zonas especiales de producción donde se produce desde un pañuelo hasta equipos de alta tecnología. En todos ha habido un acuerdo nacional para incrementar la productividad. Desde el más poderoso hasta el último ciudadano. Comparten una Visión de país con educación, infraestructura, hospitales, viviendas. Todas son economías orientadas a la exportación. Contrario a Venezuela, donde importamos hasta la gasolina.
Entre esos países destacan Japón y los dragones asiáticos. Países que han multiplicado su calidad de vida varias veces en las últimas décadas. Cambiaron la capital comercial del mundo desde el Atlántico hasta el Pacífico Norte.
¿Quiénes son? Japón, Taiwán, Hong Kong, Indonesia, Corea del Sur, China, hasta Viet Nam.
Y en nuestra America, hay ejemplos de países eficientes. Los más destacados, Chile y Costa Rica. Pero no pierdan de vista a Colombia y a Perú. Todos capitalistas con amplio y efectivo contenido social, democráticos, orientados a la exportación, incluyentes y con alternabilidad.
Ninguno socialista. Por algo Churchill dijo que el socialismo es la filosofía del fracaso. Y podemos agregar,el paraíso de la ineficiencia.

0 comentarios: