Navegacion

domingo, 15 de agosto de 2010

Persisten fallas en el Guri a pesar de que terminó la sequía


Fabiola Zerpa - El Nacional 15/08/10

Enlace al artículo en El Nacional

La capacidad de la central hidroeléctrica guayanesa ha descendido 22% desde 2006. Seis máquinas están fuera de servicio o trabajan a menos potencia por falta de mantenimiento y la generación eléctrica se hace insuficiente por el uso forzado de las turbinas.

Las lluvias que han llenado el embalse de Guri han sido 40% más copiosas que las registradas en el pasado. Sin embargo, los apagones en el interior del país y las fallas de transmisión continúan, lo que deja en evidencia que la crisis eléctrica no ha sido superada totalmente y que el fenómeno climático El Niño no era determinante.

El ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque, admitió la situación esta semana, cuando afirmó que la emergencia había sido superada "en buena medida" y que todavía "existen debilidades".

También reconoció que aunque este año se invirtió para instalar más generación termoeléctrica y respaldar la producción de hidroelectricidad ­fundamentalmente producida en Guri-, "no fue todo lo que se requería".

Una de esas debilidades es la represa hidroeléctrica Guri, el corazón de la producción de electricidad del país manejado por Edelca, que en estos momentos aporta un poco más de 60% de la energía consumida.

"La crisis no ha sido superada y el problema central nunca ha sido, ni lo fue, el agua", opina José Aguilar, experto en riesgo eléctrico y asesor internacional. La cota del nivel del embalse para el 12 de agosto estaba en 266,73 metros; a 4 metros de su máximo nivel.

"El problema medular, que es la sobreexplotación del Guri, no se ha resuelto. En segundo lugar, todavía hay mucha insuficiencia en el parque termoeléctrico".

El ingeniero señala que el exceso de uso ­en los últimos años­ se origina en la necesidad de compensar la falta de generación eléctrica por vía térmica, debido al retraso de los proyectos pautados.

Esto ha ocasionado que en la actualidad muchas turbinas estén indisponibles, fuera de servicio o trabajando a una potencia menor a la de su diseño original. La consecuencia es que entre 2009 y en lo que va de 2010 Edelca ­que también administra las centrales Caruachi y Macagua­ bajó su aporte al Sistema Interconectado Nacional en 10,52%.

De las 20 unidades que tiene Guri 6 están fuera de servicio, agrega Aguilar y menciona que hay un plan para la incorporación de las máquinas, porque "en estos momentos se requieren reservas suficientes".

El ministro se refería a los trabajos que están en curso para rehabilitar algunas en Casa de Máquinas I y el reemplazo de 5 unidades de la Casa de Máquinas II. "La disponibilidad real o comercial de la central de Guri para el 11 de agosto fue de 61,17 %", indica Aguilar. Para ese cálculo tomó en cuenta las cifras más recientes de Corpoelec.

Puntualiza que la disponibilidad de la Sala de Máquinas I era de 48,56% y la de la II de 65,83%. El dato varía según la capacidad instalada de las turbinas. Las más antiguas (Casa de Máquinas I) están entre 185 y 400 megavatios cada una, y las más nuevas (Casa de Máquinas II) tienen entre 730 y 770 megavatios cada una.

El experto señala que esta variable fue en ascenso desde 1998 hasta 2005, pues saltó de 78% a 83%. Eso se debió, argumenta, a la gestión profesional de los funcionarios de Edelca que hicieron las labores de mantenimiento adecuado.

Sin embargo, desde 2006 hasta 2010 el panorama se revirtió: "Ahora estamos peor que en 1999".

La razón es que en esos tres años y medio a las máquinas no les aplicaron "las paradas" suficientes por mantenimiento, añade Aguilar. Ese es un tiempo que va entre 8 y 11 semanas, dependiendo de su potencia. "Como consecuencia de esos aplazamientos otras 9 unidades están en alto riesgo: las 1, 2, 3, 4, 5, 7, 18, 16 y la 20".

Debe haber una estricta planificación de estas paradas, sugiere, sobre todo en Sala de Máquinas II, donde están las más modernas. "Las maniobras son delicadas, se necesitan grúas fuertes. Es como hacer una pirámide", ejemplifica.

Apunta que 5 de las 10 unidades que tiene esa sala están diseñadas para generar 770 megavatios. "Son las segundas más grandes del mundo y son sólo superadas por las de la represa china de las Tres Gargantas. Le siguen las de Itaipú, en Brasil, de 750 MW.

0 comentarios: