Navegacion

martes, 31 de agosto de 2010

Razones. Juan Fernández.

NO MAS PRESOS POLITICOS, NI EXILIADOS.Como he mencionado en otras oportunidades para los venezolanos el llamado exilio solo era una expresión, un evento histórico relacionado cuyo últimos ejemplos fueron con la dictadura de Pérez Jiménez. Es decir no pasaba por la mente de ninguno como una realidad para ciudadanos venezolanos en pleno siglo XXI.
Obviamente la mayoría de la gente viviendo el día a día, recibe a diario con mayor impacto el deterioro de la calidad de vida, la inseguridad como si se tratase de una política del gobierno para mantener a la gente con miedo y obligada a permanecer en un estado de tensión continuo, un elevado costo de la vida desde la comida diaria que según me cuentan a veces se convierte en un peregrinar para conseguir desde un litro de aceite hasta cualquier otro alimento básico, ahora que pronto comenzaran las clases los útiles escolares pro las nubes. A lo anterior hay que añadirle la corrupción en el aparato del gobierno, entre ellas PDVSA que se convierte en un brazo del partido político del gobierno y no una empresa generadora de riqueza que permita crear oportunidades para todos.
Todo lo anterior serian suficientes razones para que los ciudadanos quienes somos realmente el poder cambiemos el mediocre gobierno el cual trata insistentemente imponer el comunismo fracasado como forma de vida en nuestro país.
Sin embargo, para aquellos que vivimos el exilio la dimensión del daño tiene otras formas aun más perversas, además de estar imposibilitados a tener acceso a un sistema de justicia imparcial, sin poder compartir con familiares y amigos el terruño que nos vio nacer. Esta semana pasada viví una experiencia de cerca al ver como un hijo no pudo darle el ultimo adiós a su padre, se trata Edgar Quijano hermano de vida y compañero de lucha por un mejor país, perseguido y viviendo el exilio como otros muchos venezolanos por pensar diferente y manifestarlo públicamente. Su padre se nos fue, dejo de estar entre nosotros y su hijo no pudo darle el adiós al cual todos tenemos derecho. La fortaleza de los principios y valores desde su casa le dieron la fuerza suficiente a Edgar para ir pasando esas horas interminables, vi como este sábado pasado en horas de la tarde, seguía pasa a paso el ultimo adiós a su papa, ocurría en Venezuela una lluvia fuerte como si el cielo le brindase las lagrimas de quien no ha podido estar allí, la fe le daba de consuelo para el descanso y la vida eterna al lado de Dios del Sr. Enrique Quijano, padre de Edgar que en su vida uso las palabras para escribir canciones y poemas. Compartiendo esos momentos duros, tristes pasaba por mi mente; ¿Cómo es posible que los hijos de Venezuela tengan que pasar por esta situación?
Lo vivido con Edgar y que también otros compañeros han pasado en estos tiempos, nos hace fuertes con el ánimo de reencontrarnos y con razones para luchar por el regreso digno a la patria.
Pienso que el mejor tributo que podemos hacer a nuestros seres queridos quienes ya no estén con nosotros, es recuperar el país y no permitir jamás el exilio para el venezolano. Si alguno de nosotros todavía anda en busca de una razón para justificar el cambio que Venezuela requiere, sin duda el acabar con el Exilio debe estar en la lista de razones.


0 comentarios: