Navegacion

lunes, 4 de julio de 2011

BICENTENARIO EN MI “BIPAÍS”


Rafael Gallegos
Vivimos nuestro  Bicentenario con el “corazón partío”. Como si fuéramos dos países. Al revés que los chinos con su “un país dos sistemas”, la “revolución” está  empeñada en que seamos dos países (rojitos y… el resto del arco iris) y un sistema (comunista). Imitan a los españoles, que nos dividieron por colores cual  si fuéramos metras, en blancos, pardos, negros. Los blancos tenían todos los derechos y los demás colores… ninguno. Basta recordar a aquellas pasteleras ricas y pardas, las Bejarano, que compraron el derecho de ponerse mantilla  en la misa y causaron un gran revuelo entre las mantuanas. O el caso de Francisco de Miranda, a cuyo padre le negaron un cargo militar por ser canario.  O blanco o nada, parecía el lema de la colonia.
Rojo-rojito… o nada, es el lema de esta “revolución”. Los demás colores no tienen derecho a trabajar en la administración pública (listas tascón y maisanta mediante), a ser invitados para opinar en los canales del estado, o a tener representación justa en el consejo electoral. A los 23.000 petroleros expulsados  por adherirse a la huelga general de diciembre 2002, no  se les ha cancelado ni un centavo de sus derechos laborales, ni se les deja trabajar petroleras privadas. ¿Qué diría el Libertador al observar tanta exclusión fascista en su nombre? Españoles y canarios… le dicen los rojos rojitos a los que no comulgan con esta fatídica destrucción nacional.  Así, llegamos al Bicentenario. “Dos- cientos” años… “dos-países”. Puro teatro del ab-zurdo. Vivimos una hora álgida. Un gobierno marabúntico que necesita comerse al país para sobrevivir. Las petroleras, la agricultura, la industria, las instituciones, las universidades, el deporte. El alma nacional. Nos desmenuza, “para comerte mejor”, como el lobo de la caperucita.
 Así no podemos continuar. Dos países en un territorio es un pasaporte al abismo. Nuestro deber es revertir esta realidad para transformar tanto fracaso en victoria. Rebuscar en los espíritus unitarios como  del 23 de enero, o el de la Independencia.  Repasemos nuestra historia…
LA UNIDAD … NACIONAL
Libertamos a América… y no es cuento. Venezolanos fueron: Miranda, el Precursor de la independencia latinoamericana. Bolívar, a quien se empeñan en empequeñecer volviéndolo simpatizante de este gobierno, no tiene parangón en la gesta independentista. Sucre y Páez, son dos leyendas. Y Bello, que tropicalizó el idioma. Sigamos. Lleguemos hasta los escritores venezolanos Gallegos, Uslar, Pocaterra, Meneses, Otero, Teresa de La Parra. A los artistas Reverón, Soto, Michelena, Teresa Carreño. A los científicos Fernández  Morán, Tejera, Convit. Créalo, la lista de venezolanos de talla universal, es interminable.
Claro que también hemos producido muchos felones. Más de los que podemos soportar. Han hecho tortuoso nuestro avance histórico. De todas formas, no se sienta mal. Como le oí una vez al demócrata Caldera, en todos los países hay felones y honrados. Lo importante es que los honrados sean más valientes y logren imponer su verdad. Así que… para atrás ni para coger impulso.
Sin embargo, nuestra agitada historia está llena de grandes reverdeceres. Como el de Bolívar y su generación contra el imperio español. A veces con “cuñas del mismo palo”, como los sorpresivos López Contreras y Medina Angarita, que desviaron a Venezuela del tenebroso gomecismo. O Betancourt y toda su generación que derrotaron a la oprobiosa dictadura del militar Pérez Jiménez y luego fueron capaces de defender la democracia contra los subversivos de la guerrilla, del barcelonazo, del porteñazo, del carupanazo y tanta intentona inspirada, (para variar) por Fidel Castro, a objeto de acabar con la democracia venezolana. Si hubieran ganado los comunistas ya llevaríamos 50 años de totalitarismo y por supuesto, de hambre. Como en Cuba. Por cierto, ¿no habrá una Ley por ahí para resarcir a los familiares de los soldados muertos a manos de los guerrilleros y golpistas por defender a la democracia venezolana? ¿O para los familiares de los humildes policías víctimas de aquella fatídica táctica de los sesenta, de matar un policía todos los días?
Somos un gran país que cumple 200 años el 5 de julio. Tu país, mi país. El único que tenemos. No se olvide que en todos los países extranjeros usted es un musiú. Estamos en una mala hora; pero luchamos para que los próximos cumpleaños estén llenos de alegría por la construcción de  la Venezuela que todos queremos. Hay que ser más valientes que los felones. Hacia allá debemos ir… todos. Si Bolívar no hubiera unido a los venezolanos tras la Independencia, todavía mandaran los españoles. Ser bolivariano implica ser campeón de la unidad. Unir a los venezolanos tras un futuro democrático y próspero. Los últimos acontecimientos, nos indican que la  UNIDAD NACIONAL es la única ruta hacia una democracia próspera. Feliz cumpleaños Venezuela.

0 comentarios: