Navegacion

viernes, 1 de julio de 2011

Prisiones socialistas e imperialistas

Orlando Ochoa Terán

 
En Venezuela, con 30 millones de habitantes, el sistema penitenciario alberga 38.000 reclusos. El estado de Texas, con una población de 20 millones de habitantes, totaliza 171.249 reclusos. ¿Cuántos delincuentes gozan de impunidad en Venezuela?
 
De acuerdo al International Center for Prison Studies del King’s College de Londres, la población penal de EE UU es de 2.300.000 reclusos y representan cerca del 25% de todas las prisiones del planeta. El número de reclusos en las prisiones de China, con una población que supera 4 veces la de EE UU, es de 1.6 millones. En EE UU, por cada 100.000 habitantes existen 751 reclusos. Si se calcularan sólo los adultos, uno de cada 100 americanos está en prisión. El único país con un número de reclusos semejante al de EE UU es Rusia con 627 prisioneros por cada 100.000 habitantes.
 
De los países industrializados con el menor número de prisioneros están Inglaterra con una tasa de 151; Alemania con 88; y Japón con 63. La media entre todas las naciones del mundo es 125. 
 
La de Venezuela se estima en 34 por cada 100.000 habitantes, lo cual no significa, como sabemos, que el índice de criminalidad es la mitad del de Japón, sino que el índice de impunidad es uno de los más altos del mundo, reflejado el la espeluznante cifra de 174.000 homicidios en los últimos 12 años. Las causas de esta enorme proporción de reclusos en EE UU se atribuyen fundamentalmente a un severo sistema judicial, a la facilidad para adquirir armas de fuego y a las drogas.
 
En 1980 unos 40.000 prisioneros en EE UU era por delitos relacionados con drogas. En 2010 se elevó a 500.000. Sin embargo, la tasa de robos y asaltos en EE UU es menor que en Australia y Canadá.
 
Si bien expertos europeos critican la severidad de las sentencias de EE UU, la realidad es que entre 1981 y 1996, cuando el riesgo de una pena por un delito aumentó en EE UU y disminuyó en Inglaterra, las cifras de criminalidad arrojaron direcciones opuestas. Disminuyeron en EE UU y subieron en Inglaterra. Para sorpresa de muchos, algunos estudios atribuyen el alto número de reclusos en las prisiones de EE UU a la democracia. Muchos cargos de jueces y fiscales en centenares de condados de EE UU son de elección popular lo cual los obliga a complacer a una opinión pública que tiende a ser muy severa con la delincuencia.
 
Venezuela/Texas
Si se quisiera comparar el sistema penitenciario de un país socialista como Venezuela con uno capitalista, aunque resulte un poco arbitrario, el estado de Texas es quizás el más apropiado. Influido por una economía que se origina mayormente en la industria petrolera, la mitad de la población de Texas es de origen latino. Con un clima y geografía muy semejantes, ambos tienen altos índices de criminalidad. Las tasas de encarcelación en Texas está cerca de 1.000 por cada 100.000 habitantes, mientras las de Minnesota y del Maine son semejantes a las de Suecia. La de Venezuela es alrededor de 34 por cada 100.000 habitantes.
 
Si contrastamos las cifras que se relacionan con los sistemas penitenciarios de Venezuela con el de Texas, las conclusiones son aterradoras. La ONG, Una Ventana a la Libertad, estima que en Venezuela, con una población de 30 millones de habitantes, el sistema penitenciario alberga unos 38.000 reclusos en instalaciones con una capacidad para 14.000, lo cual significa 200% de hacinamiento. De esos 38.000 sólo el 28% está sentenciado y el resto, 48%, son procesados. En el sistema penitenciario de Texas, sólo  cumplen pena de prisión los reclusos con sentencia firma.
 
Considerando que el sistema judicial de EE UU, por ser el más severo del mundo, tiene una mayor capacidad disuasiva que el de Venezuela, las cifras no pueden ser más preocupantes. El  sistema penitenciario de Texas, un estado con una población de 20 millones de habitantes, alberga 171.249. El sistema penitenciario de Venezuela, con 30 millones de habitantes, es de 38.000 reclusos en completa anarquía.  
 
Entre 1990 y 2000, el sistema carcelario de Texas recibió 98.000 nuevos reclusos. En un período semejante del gobierno bolivariano, 1999/2010, el número de reclusos se incrementó sólo en 13.000, sin contar que cerca de 50% del total de estos reclusos no tienen sentencia firme.
 
El número de prisiones construidas en Texas entre 1980 y 2004 fue de 94. El número de prisiones construidas en Venezuela en los últimos 12 años fue de 2, una en Coro y otra en Yare, ninguna de las dos en completo funcionamiento. El total de residentes del estado de Texas que se encuentran en alguna forma bajo supervisión del sistema judicial es de 740.905.
 
¿Cuántos delincuentes gozan de impunidad en Venezuela?
 

0 comentarios: