Navegacion

lunes, 1 de abril de 2013

Táchira al borde de una crisis energética




 Ana Alejandra Laya/ ECS   
El Diario de Los Andes / domingo, 31 de marzo de 2013
Image
Aumentan niveles de sequía en La Honda
Funcionarios de la Corporación Nacional Eléctrica de Venezuela, Corpoelec, informaron que debido al aumento de la demanda energética y a las elevadas temperaturas que afectan al estado Táchira, el embalse La Honda, el cual surte al Complejo Hidroeléctrico "Uribante - Caparo", ha bajado considerablemente su caudal, encontrándose a solo 6 metros sobre el nivel mínimo necesario para generar energía

Durante un recorrido por el embalse La Honda, es posible ver cómo los hermosos paisajes naturales hacen contraste con aquellas zonas en las cuales la sequía ha dejado su huella.

1.198 metros sobre el nivel del mar (msnm) es la cantidad de agua que debería tener el embalse La Honda -el cual surte al Complejo Hidroeléctrico "Uribante- Caparo" y forma parte de la primera etapa de desarrollo de la central "Leonardo Ruíz Pineda"-, para tener un funcionamiento normal. Sin embargo, los cambios climáticos y el derrochamiento energético por parte de los habitantes del país, han ocasionado que hoy en día los niveles de agua estén en la cota 1.072 msnm, es decir, casi 26 metros por debajo del nivel normal del embalse y a tan solo seis metros de alcanzar la cota mínima de operación, la cual es de 1.066 msnm, según indicó el representante de Distribución Táchira de Corpoelec, Képerin Bilbao.

La fachada de la iglesia, conservada bajo el agua con el paso de los años, es la imponente imagen que da cuenta de lo alarmante de esta situación. En donde solo se podía divisar una pequeña cruz, en la actualidad es posible ver con claridad el suelo seco y resquebrajado, los arboles y algunas estructuras de lo que alguna vez fue un pueblo llamado Potosí.

El coordinador ambiental de Corpoelec en los estados Táchira, Mérida y Barinas, José Montilva, señala que los bajos niveles que presenta el embalse La Honda obedecen a varios factores.

El principal factor son las escasas precipitaciones registradas desde agosto de 2012. A partir de ese mes -según Montilva-, se han registrado los niveles de lluvia históricamente más bajos de la región. Por otra parte, la agricultura agresiva en los páramos, aunada a la constante quema y tala de bosques en la zona alta de las cuencas de los embalses, ocasiona el daño de los suelos e incide en el agravamiento de esta situación, junto al aumento del consumo de energía eléctrica.

Medidas preventivas 

El coordinador de generación Región los Andes de Corpoelec, Erick Márquez, indicó que "la condición está bastante crítica en lo referente a los niveles de los embalses, no sólo en La Honda, sino en los demás embalses de la región; la situación es similar en Barinas, en el embalse de Peña Larga y Planta Páez, lo cual nos ha llevado a tener algunos controles en la capacidad de generación y eso conlleva a disminuir la cantidad de potencia que estamos generando y, por lo tanto, se crean ciertos controles de energía sobre la población".

Como una medida para evitar que los niveles de sequía en el embalse La Honda sigan aumentando, los directivos de Corpoelec han decidido realizar un plan de uso y ahorro energético. Además, esperan recibir un aporte provisional, de 320 megavatios -MV-, proveniente de la planta térmica de El Vigía, estado Mérida, mientras que la planta de Barinas I generará 100 MV para el Táchira. El embalse La Honda actualmente aporta alrededor de 300 MV de energía hidroeléctrica.

Según Bilbao la demanda eléctrica ha crecido de forma alarmante. En 2012 el consumo eléctrico de los hogares del Táchira se promedió en 400 MV y durante el primer trimestre del 2013 la producción energética aumentó un 10%, en respuesta al consumo. Bilbao expresó que en la mayoría de los países se produce un crecimiento de 5% anual, contrario a lo que sucede en Venezuela, además aseguró que los niveles de consumo energético del país están cuatro veces por encima de la producción necesaria para abastecer a países como Colombia, Argentina y Brasil.

Crear conciencia

Ante esta situación, el coordinador de generación Región los Andes instó a la población a utilizar de forma consciente la energía eléctrica; mientras que el representante de distribución, Képerin Bilbao, indicó que si las personas redujeran el consumo energético en un cinco por ciento "ya no habría necesidad de racionar".

Por su parte, el coordinador ambiental, José Montilva, señaló que Corpoelec ha desarrollado diferentes campañas educativas para crear conciencia en la población acerca del despilfarro eléctrico, debido a que solo haciendo un uso racional y eficiente de la energía "podemos ayudar a que no se repita este espectáculo tan lamentable".

Bilbao aseguró que las campañas no han sido del todo eficientes, ya que "la gente mientras tenga luz, la derrocha; al no tomar conciencia sobre este tema, la única salida que tenemos, aparte de esperar y hacer las inversiones correspondientes que ya están prontas a entrar en servicio, es racionar el consumo eléctrico".

Bilbao enfatizó que otro de los controles que ejerce Corpoelec para incentivar el ahorro de energía es un sistema de premios y sanciones, a partir del cual se compara el consumo que se haya tenido en 2009 con el actual. Aquellos usuarios que tienen un mayor uso de energía son penalizados con un aumento de casi 200% en el costo del servicio; en cambio, si el consumo está por debajo, se realiza una reducción del 50 % en el pago del servicio eléctrico. La comparación no se realiza con los niveles de consumo del año 2010, debido a que durante ese tiempo ocurrió una situación similar.

¿Cómo ahorrar energía?

Aires acondicionados, calentadores y lavadoras tienen una potencia de 2000 watts. En una hora estos aparatos consumen 2 kwh de energía. Se recomienda mantener puertas y ventanas cerradas para evitar escapes innecesarios; no colocar los aires acondicionados a temperaturas menores a 20 ºC, por cada grado menos el equipo consume 5% más de energía; la temperatura de los calentadores de agua debe regularse en 49 ºC y apagarse después de su uso; las lavadoras se deben llenar con la capacidad máxima permisible y se les debe colocar la cantidad necesaria de detergente, de lo contrario, se fuerza a que el motor trabaje más y se limita su funcionamiento, además se gastan grandes cantidades de energía.

Los computadores, neveras y secadores de cabello gastan 0, 480 hwh de energía en una hora. Es recomendable mantener desenchufados computadores e impresoras, apagar los monitores durante ausencias mayores a 15 minutos; no abrir y cerrar las neveras a cada momento, no introducir comida o líquidos calientes en los refrigeradores porque estos se dañarán y consumirán más energía; y antes de utilizar los secadores, debe eliminarse la mayor cantidad de humedad del cabello

0 comentarios: