Navegacion

miércoles, 3 de abril de 2013

Ante el 14 de abril: A la Gente del Petróleo


         Eddie A. Ramírez S.

Compañeros de lucha: este 14 de abril tendremos una nueva oportunidad de contribuir a cambiar el rumbo del país. Dimos un primer paso en febrero del 2002 cuando hicimos pública nuestra voluntad de oponernos a la politización de Pdvsa y sus filiales. Un segundo paso fue el 4 de abril al convocar a un paro petrolero para rechazar la designación de cinco directores internos de Pdvsa que solo tenían credenciales revolucionarias para ocupar esos cargos. El 7 de abril fuimos despedidos siete trabajadores y otros fueron obligados a jubilarse o quedaron sin cargo.

Logramos éxito cuando conseguimos que la CTV, Fedecámaras y la sociedad civil nos apoyara sumándose a ese paro los días 9 y 10. El 11 de abril fuimos factor determinante en la masiva concurrencia a la gran marcha que llegó a las cercanías de Miraflores y desencadenó unos hechos lamentables, responsabilidad del régimen,  donde fueron asesinados 19 venezolanos y hubo cientos de heridos. En los sucesos posteriores, incluyendo la renuncia y regreso al poder de Chávez no tuvimos ninguna participación. El 14 de abril del 2002 todos los despedidos y jubilados fuimos reintegrados a nuestros cargos, pero nuestra lucha no cesó.

Los sucesos anteriores tuvieron una influencia determinante. Entendimos que no era suficiente con defender a nuestra empresa y que Pdvsa fuese una compañía del primer mundo en un país tercermundista. Esta convicción nos motivó a seguir en nuestra protesta en contra del régimen y fue factor decisivo para sumarnos al paro cívico del 2 de diciembre. Desde esa fecha hemos sufrido todo tipo de atropellos: desalojo violento de las residencias de los  Campos Petroleros, siendo el más criminal el caso de Los Semerucos por parte de los chacales del Destacamento 44 de la Guardia Nacional, asesinato de nuestro compañero José Manuel Vilas, numerosos  heridos por  perdigones y planazos, ocho de nuestros voceros con orden de captura tuvieron que exiliarse   y, desde luego, despidos masivos y veto para trabajar en empresas del Estado e incluso en empresas privadas que trabajan para el gobierno. Seguramente, como consecuencia de las presiones, muchos compañeros sufrieron enfermedades sicogénicas y fallecieron, algunos sin la debida atención  médica  y la mayoría han pasado por serias dificultades económicas.  Recientemente 180 fueron  sancionados con multas multimillonarias, situación que todavía está en proceso.

A pesar de lo anterior seguimos en la lucha y  hemos  participado activamente en todos los eventos electorales como testigos, coordinadores de centros, observadores, dando apoyo logístico y contribuyendo en los procesos de formación de testigos. Esto a pesar de que algunos actores políticos tratan de guardar distancia por considerar que no es positivo recordar la etapa del paro cívico. 

Hoy estamos ante un nuevo reto y una nueva oportunidad. Sería nefasto que el país siguiera en manos de estos castrocomunistas, por lo cual tenemos que hacer el mejor de nuestros esfuerzos para motivar a votar, apoyar todo el proceso electoral y participar en las actividades  que convoque el Comando Simón Bolívar. Estamos conscientes de que nuevamente será una lucha contra todo el poder del Estado y de que vamos a unos comicios que  no son limpios. Una vez más, el régimen se apoyará en sus grupos violentos para agredir y amedrentar y desde luego las cuatro rectoras del CNE harán todo lo posible para evitar el triunfo de nuestro candidato Henrique Capriles. 

No queda otra opción que enfrentar los abusos con la fuerza moral que tenemos. No será fácil, pero siempre la civilización termina imponiéndose a la barbarie. El militarismo y la fuerza bruta no podrán contra los principios y valores de la sociedad civil. ¡Vamos a poner todo nuestro empeño para que se imponga la democracia! ¡Seguimos presentes y comprometidos!

0 comentarios: