Navegacion

martes, 9 de abril de 2013

El crudo del imperio

JOSÉ SUÁREZ NÚÑEZ
 
Estado Unidos tiene más petróleo y baja el consumo, además no puede exportar el hidrocarburo que quiera, porque se lo prohíbe una ley de los años 70. La semana pasada bajaron los crudos WTI y Brent y el consumo de gasolinas y destilados cayó hasta el nivel del 2008




En 1973, con el primer embargo petrolero de los países árabes a Occidente, lo primero que hizo Richard Nixon fue construir un oleoducto desde Alaska hasta California, pero los campos del Ártico no fueron tan prolíficos y solo bombean unos 500.000 barriles diarios de crudos.

Después de 40 años, los estadounidenses ya disponen de una autonomía energética, con los crudos de esquistos. Pero esos crudos estaban allí, antes de los embargos de 1973 y 1978.

El problema fue resuelto por el "fracking" (una nueva tecnología de perforación) que logró, en tiempo récord, perforar en la roca madre y extraer crudos más livianos y en menor tiempo.

La dependencia del petróleo extranjero, que era de 60 por ciento en el 2005, se ha reducido hasta la fecha al 35% y la seguirán reduciendo hasta montos razonables.

Otros analistas llevan el tema hasta la geopolítica, y suponen que la quinta flota estadounidense, con el tiempo no tendrá que patrullar los mares de los países petroleros árabes para proteger las reservas y los suministros de sus aliados en el Medio Oriente.

El problema es otro. El Congreso de Estados Unidos prohibió las exportaciones para proteger las reservas de crudo estadounidense en los 70. Esa ley está ahí y habrá que respetarla, aunque EEUU no está pensando en superar la exportación de crudos de otros de países, como Rusia y Arabia Saudita, sino aumentar las exportaciones de productos derivados de petróleo, de los que ya son líderes.
Además, el juego es otro, Rusia está aliada con las occidentales Exxon y BP, y los sauditas son socios de los occidentales. Lo único negativo que podría suceder es que bajaran los precios del petróleo. Mientras tanto, Estados Unidos sigue su estrategia de bajar el consumo, y estas son las últimas cifras.

La semana pasada el precio del crudo bajó a casi 4 dólares el barril en el NYMEX y el Brent más de 4 dólares, debido a que los inventarios subieron y se divulgaron varios informes económicos negativos de los Estados Unidos y Europa.

Los inventarios de crudo subieron 2,7 millones de barriles para situarse en 388,6 millones de barriles, que es el más alto nivel de las reservas en 23 años (julio de 1990.) La tendencia que registran los titulares de los medios es la producción de petróleo crudo. Gracias a los proyectos de esquistos y otras formaciones de producción no convencional de este año, ahora supera los 715.000 millones de barriles por día y está creciendo. Este es el nivel más alto en 21 años.

BAJA DE CONSUMO
Mientras que la producción se ha disparado al alza, el consumo se mantiene en los niveles de 2008 durante la recesión. El consumo de petróleo de marzo promedió 18,5 millones de barriles diarios. El menor promedio en los últimos cinco años.

Las cifras de consumo, año tras año en el agregado, son engañosas este año. Todo el aumento se puede atribuir a un clima más frío. Prácticamente toda la variación estacional del consumo de propano, de 335.000 barriles diarios, fue para la calefacción en marzo pasado y alcanzó a 1.469.000 barriles diarios.

Los medios de consumo de diésel se han reducido año tras año, y esto es una señal económica negativa. El consumo de gasolina para marzo bajó 168.000 barriles diarios en relación al año pasado, para situarse en 8.465.000 barriles diarios. La mayor producción y menor consumo llevan a la caída evidente en las importaciones, que son de más de 4 millones de barriles diarios en los años pico.

Con las exportaciones de productos a más de 2 millones de barriles diarios, desde mediados de la década pasada, las importaciones netas de petróleo se redujeron a 6,522 millones barriles diarios, lo que es una baja muy grande. La dependencia de EEUU del petróleo importado es de 35%. Para 2005 era del 60%. El consumo de gasolina para la semana pasada fue de 124.000 barriles diarios y llegó a 8,523 millones barriles diarios, un 1,2% inferior al del año pasado.

Los inventarios de destilados en la Costa Este siguen siendo bajos. Esto significa, que incluso en marzo el clima frío puede tener un mayor impacto en la volatilidad de los precios. Las existencias de gasolina son ahora son suficientes para satisfacer la demanda.

La reserva de petróleo (número de días de inventarios) es 58,1 días y está muy por encima del promedio de 54,6 de marzo. Si no fuera por los problemas en Chipre, Oriente Medio, África del Norte y Venezuela estos números sería muy bajos para los actuales precios del petróleo.

0 comentarios: