Navegacion

martes, 26 de febrero de 2013

La refinería Amuay opera a 52% de su capacidad instalada

El reporte de operaciones dice que está procesando alrededor de 340 mil barriles diarios de productos, lo que representa aproximadamente 52% de la capacidad instalada. Habitantes de las zonas afectadas exigen que Pdvsa les pague sus viviendas, mientras la familia Delgado Llanos aún espera los cuerpos de cuatro de sus integrantes.

imageRotate
Los trabajadores petroleros aseguran que no se han iniciado las reparaciones (E.Olivares/Archivo)

ERNESTO J. TOVAR | (26-02-13)  
 
Amuay, la mayor refinería del país, ya cumple 180 días trabajando casi a la mitad de su capacidad, tras la explosión ocurrida en agosto que dejó más de 40 muertos y cientos de heridos en los alrededores.

Y pese al tiempo transcurrido desde ese evento catastrófico -como lo llamó el presidente de Pdvsa y ministro de Petróleo, Rafael Ramírez- todavía las autoridades no han presentado a la opinión pública el informe concluyente que de cuenta de las causas técnicas del siniestro, del monto de las pérdidas materiales y de las recomendaciones para evitar futuros accidentes como el de la madrugada del sábado 25 de agosto de 2012.

A la fecha la refinería Amuay (la más grande del país y que junto con las refinerías Cardón y Bajo Grande conforma el Centro Refinador Paraguaná) no ha recuperado su capacidad productiva, tras los daños causados por la explosión de la nube de gas de olefinas que se acumuló sobre el bloque 23 de su zona de tanques.

El reporte diario de operaciones de Amuay muestra que la refinería está procesando alrededor de 340 mil barriles diarios de productos, lo que representa aproximadamente 52% de su capacidad instalada de 640 mil barriles por día.

Amén de las necesidades operacionales sobre obtención de productos específicos con mayor o menor grado de refinación, Amuay ya cumplió seis meses con la Unidad de Destilación Atmosférica n 5 (que procesa alrededor de 180 mil barriles diarios de crudo) fuera de operación y sin que hayan sido reparados los daños dejados por la explosión de agosto.

A las pocas semanas del evento los trabajadores de la refinería afirmaron que el horno y las líneas de la destiladora n 5 estaban dañadas.

Pero ello no fue reconocido por Pdvsa hasta noviembre, cuando el ministro Ramírez aseguró que Pdvsa ya había realizado los trámites para importar las piezas de reemplazo de la unidad, que debieron llegar al país en diciembre de 2012.

Según los plazos anunciados por las autoridades para la última semana de diciembre o más tardar enero la destiladora atmosférica debía estar en servicio, "para llegar a la capacidad que tenía la refinería antes del incidente, que es alrededor de 500 mil barriles diarios".

Sin embargo esos trabajos no se han cumplido, aseguró el secretario ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros (Futpv), Iván Freites. "Las reparaciones están atrasadas, sobre todo por la falta de materiales", pero también porque "no se está laborando en turnos de fin de semana por el costo de la mano de obra" para efectuar las reparaciones, dijo Freites.

En particular destacó que tampoco cuentan con el material hecho con aleaciones y utilizado para las tuberías de los hornos, y que resiste la corrosión y altas temperaturas. "Hay daños en paredes internas y externas, así que ese horno hay que hacerlo de nuevo", subrayó el dirigente sindical.

Pero también están los daños sufridos por 14 tanques que se incendiaron o deformaron por el intenso calor de casi cinco días de llamas en la refinería Amuay en el bloque 23 de la zona de tanques.

Freites afirma que "no se ha hecho nada en los tanques. Y no tienes la misma disponibilidad para almacenar y no puedes refinar al máximo".

Y pese a que el CRP cuenta con más de 500 tanques de distintas capacidades, advierte que solo pueden "comunicarse" tanques con productos afines, pues emplear tanques para varios productos derivados (con diferentes grados de acidez) puede contaminar los derivados obtenidos.

Añade que "la accesibilidad a los tanques en estas condiciones es difícil sobre todo con las olefinas, que son componentes de gasolina y deben tener un techo flotante por seguridad".

Freites calcula que reemplazar los 14 tanques tomaría al menos dos años de trabajo.

0 comentarios: