Navegacion

sábado, 5 de marzo de 2011

Gabarras de Perforación de PetroSaudí en Venezuela: abuso e irresponsabilidad de PDVSA

PetroSaudí parece más experimentada en Fórmula 1 que en operaciones de perforación

I. Mi campaña de Alerta.

Por varios meses he mantenido una campaña de alerta contra lo que parece ser un fraude gigantesco por parte de PDVSA, relacionado con las gabarras de perforación costa afuera que han estado activas en los proyectos de exploración de gas natural llamados Mariscal Sucre (Paria) y Plataforma Deltana (entre Venezuela y Trinidad). Estos son proyectos que muestran años de atraso y que, hasta ahora, no han podido atraer socios extranjeros de calidad por la desorganización que caracteriza a PDVSA y los términos poco atractivos de contratación. Esa falta de interés ha hecho que PDVSA, disfrazada de ultranacionalista, los haya presentado como “exclusivos” , a ser llevados a cabo por personal venezolano, lo cual ha sido un fraude publicitario. Este fraude quedó en evidencia con el episodio trágico del hundimiento de la gabarra Aban Pearl en 2009. El ministro Giordani había presentado tal gabarra, casi, como hecha en Venezuela y ciertamente manejada por personal venezolano (aunque la gabarra fue construída en Singapore hace 30 años y el personal incluía técnicos de múltiples nacionalidades). Esa tal gabarra fue contratada a una empresa fantasma, denunciada por mí en su momento sin que nadie en el gobierno haya querido mover un dedo, y terminó hundiéndose, algo que ya había estado a punto de suceder cuando la gabarra estaba llegando a aguas venezolanas (la prensa de Trinidad reportó este conato de hundimiento en su momento).

II. El segundo capítulo de la opereta.

Ahora se incuba el segundo capítulo, corregido y aumentado?, de la opereta del Aban Pearl. Se trata del alquiler que ha hecho PDVSA de dos gabarras de perforación costa afuera, igualmente viejas, a una empresa llamada PetroSaudí. El ministro y presidente de PDVSA, Rafaél Ramírez, dijo hace algun tiempo que la intención de PDVSA era formar una empresa mixta, 60% PDVSA-40% PetroSaudí, para tener la propiedad de las venerables gabarras y que se contemplaban inversiones de unos dos mil millones de dólares. De inmediato se prendieron todas mis luces rojas, rojitas, puesto que la empresa PetroSaudí acababa de adquir estas dos gabarras a precio de gallina flaca, una, la PetroSaudí Saturn por $260 millones y la otra, la PetroSaudí Dicoverer por aún menos dinero, ya que la empresa dueña tenía grandes problemas financieros. Mi primera pregunta fue: irán estos guisadores de PDVSA a comprar estas dos gabarras por cuatro veces su valor real?

Hasta ahora no ha habido más noticias sobre la presunta formación de la empresa o los términos en los cuales sería formada. Lo cierto es que ambas gabarras estan perforando pozos de exploración y avanzada de gas natural en Paria y ya llevan ocho pozos perforados. PDVSA anda desesperada buscando socios para continuar con ese proyecto porque necesitan el gas y no tienen dinero para seguir invirtiendo en esta etapa.

III. Que está pasando?

Ver reporte del diario El Mundo: Fuente: Diario El Mundo, Mar 03, 2011, 02:23 AM
ehidalgo@cadena-capriles.com

En este momento llegan noticias inquietantes sobre la gabarra PetroSaudí Discoverer que nos hacen pensar que se hacen realidad todos nuestros temores. Resulta que los trabajadores de la gabarra informan que la gabarra está “en peligro de hundimiento”. La gabarra cuesta $490.000 diarios de alquiler y los costos diarios de operación ascienden a otros $520.000 diarios, más de un millón de dólares al día. Serán esos costos razonables? El Sr. Eudis Girot, secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores Petroleros de Venezuela, ha ido a la prensa a denunciar el “precario” estado de la gabarra en cuestión. Según el Sr. Girot, esta gabarra puede correr la misma trágica suerte del Aban Pearl, hundida el 13 de Mayo de 2009, a menos que se detengan las operaciones y la gabarra sea sometida a urgentes reparaciones, eso sí, en Trinidad, porque en Venezuela DIANCA la terminaría de arruinar. El sindicato exige a PDVSA la evacuación inmediata de los 103 trabajadores a bordo de la gabarra de perforación.

Lo que dicen los trabajadores en la prensa venezolana es gravísimo. Denuncian que la gabarra no está operando legalmente, segun las regulaciones internacionales. La organización mundial que certifica estos equipos no lo hizo, al constatar que había problemas que debían subsanarse y no fueron subsanados. Según apunta el Sr. Girot se emitió una orden de paralización de actividades de esta gabarra hace tres años y ella no fue obedecida. Que PDVSA esté operando en esas condiciones representa un crimen, una muestra de irresponsabilidad que debería ser suficiente para raspar, sacar, botar, expulsar a todos los gerentes encargados de esta operación y a todos los supervisores y directivos quienes han hecho tal despropósito posible. Los trabajadores aseguran que la gabarra “tecnicamente se está hundiendo”. Responsabilizan a PetroSaudí y a PDVSA.

Lo que es patético es que los trabajadores “imploran al presidente Chávez que ponga orden”. Por favor, amigos trabajadores, ese personaje no puede poner orden ni en el gallinero de su casa. Como puede poner orden en estos asuntos, de los cuales no sabe ni la “o” por lo redondo?

IV. Que es lo que le sucede a la gabarra?

Según el informe presentado en la prensa “En los actuales momentos, la unidad de perforación presenta un profundo desequilibrio en la flotabilidad, toda vez que de los ocho tanques de lastre con los que cuenta el buque solo cuatro están activos. Se supone que los ocho tanques deben permanecer llenos de agua para que se produzca la estabilidad requerida; sin embargo, los cuatro fuera de servicio están perforados, mientras que los otros cuatro activos ya presentan abertura en su estructura, lo que está generando que el agua que contienen se traslade al casco del barco a la proa", explica Girot.

Por ello las bombas de achique están funcionando constantemente. El otro problema de gravedad que soporta el documento son los sistemas de electricidad. El barco cuenta con cuatro generadores cuya vida útil se estima en 10.000 horas, pero actualmente cada generador tiene en su haber 30.000 horas sin ningún tipo de mantenimiento, ni sustitución.
Por otra parte, los tanques de almacenamiento de lodo que se usan para la perforación son limpiados por los propios trabajadores, debido a que las bombas de achique que se emplean para esa tarea están dañadas.
La gravedad del caso, comenta el dirigente sindical, es que ese lodo contiene compuestos químicos, como soda cáustica y otros, que no pueden estar en contacto con ningún ser vivo, toda vez que puede producir desde una intoxicación hasta la muerte.
"Pues bien, la empresa contratista Servicios Costa Afuera (SCA), encargada de la selección y suministro de personal, obliga a los trabajadores a introducirse en las pequeñas aberturas para realizar la limpieza de los tanques. Y los responsables de tamaño crimen son Levi Castellanos y David Wells, ambos socios de esa empresa de origen local. Y ellos, además, se han negado a que los tercerizados sean absorbidos por Pdvsa", sostuvo Girot.
Los dirigentes del sindicato exigen a Pdvsa que investigue a David Wells y sus conexiones. Y al mismo tiempo solicita una investigación a fondo de la plataforma.
El informe levantado por los trabajadores del taladro refiere que los botes salvavidas tienen los motores fundidos, por lo que dependen del helicóptero para poder llegar a tierra o efectuar los cambios de guardia del personal. El tema -señala el dirigente- es que cada vez que se hace un viaje el helicóptero debe ir a reparación. "La empresa responsable de este detalle se llama Helitec, de origen criollo", dijo.
"Los sistemas automatizados están inoperantes en su mayoría. Todo se hace de manera manual. Y, por otra parte, el idioma se ha convertido en otro factor de perturbación, pues los extranjeros, que tienen años en el país, no logran dominar el español", asegura Girot que dice el informe. En la plataforma laboran 32 extranjeros, entre éstos americanos, bangladeses, croatas, escoceses, filipinos, indonesios, surafricanos, trinitarios, mexicanos, hindúes y noruegos.

V. Que es PetroSaudí?
Según Rafaél Ramírez esta empresa es del estado saudí. Eso es mentira. Esta es una empresa privada, cuyo dueño, eso sí, es uno de los miembros de la familia real de ese país, el príncipe Turki Bin Abdullah Bin Abdelaziz, hijo del Rey. Sin embargo, no es una empresa del estado. La maneja un caballero llamado Tarek Obaid, quien es el Presidente Ejecutivo y está a cargo de la estrategia de negocios de la empresa. El Sr. Obaid es un graduado de Georgetown, en Washington. Es importante decir que esta no es una empresa operacional sino financiera. Es una empresa de inversiones. Estos señores no saben la diferencia entre una gabarra de perforación y un fórmula 1. Para ser exactos, el Sr. Obaid es o era un socio del equipo Renault 1. En Octubre 2010 ese equipo anunció que el Sr. Tarek Obaid, fundador y jefe de PetroSaudí Internacional, se había incoprporado como socio, inyectándole su sabiduría y unos cuantos dólares. El Sr. Obaid es descrito como un gestor, alguien quien está al frente de los negocios particulares del hijo del rey de Arabia saudita, “ a go-between for foreign firms looking for business deals in Saudi Arabia”. Sabe más de carros de carrera que de gabarras.

Esta firma, PetroSaudí, es una empresa de especulación financiera, amparada por el nombre de la familia real pero no es una empresa del estado. No osee experiencia petrolera y fue fundada hace apenas seis años, para especular como inversionistas internacionales. Hay que tener cuidado con esto.

VI. Que hace PetroSaudí?

Esta es una empresa que invierte en diferentes países, donde cree que puede hacer una buena inversión. Está activa en Argentina, en Paraguay, ahora en Venezuela y, sobretodo, en Malasia. En Argentina y Paraguay tiene participación accionaria en empresas como Patagonia Oil and Gas y Andes Energía pero no pasa de ser una empresa inversionista, no es una empresa operadora. En Malasia ha tenido una presencia importante y muy controversial, al comprar una participación importante en la empresa UBG. Uno de los catalizadores de esta operación ha sido aparentemente un personaje misterioso llamado Jho Low, un millonario joven del país, amiguito de París Hilton (ver foto) y cercano al primer ministro de Sarawak, Abdul Mahmoud. En Malasia hay quienes opinan que esta presencia de PetroSaudí ha sido de dudosa transparencia.
Paris Hilton y el misterioso amigo de PetroSaudí en Malasia.
VII. Hay que ponerle un parao a esta sinverguenzura.

No podemos permitir que los “ramireces” del chavismo continúen manejando a PDVSA de esta manera ruinosa y anárquica. Es necesario que nuestros legisladores democráticos en la Asamblea Nacional, que nuestras organizaciones profesionales, que la Gente del Petróleo, que toda la Venezuela decente, obligen a un debate abierto sobre esta tragedia de PDVSA. En esa empresa hay ineptitud, hay negligencia, hay corrupción, hay indiferencia. No podemos permitir que esto continue de manera impune.

Exijo que PDVSA sea obligada por la opinión pública a dar cuenta de lo que está haciendo y de lo que NO está haciendo.

0 comentarios: