Navegacion

martes, 22 de marzo de 2011

Delirios congelados

                                                                                       Eddie A. Ramírez S.

¡Ya no seremos una potencia nuclear! Tampoco una potencia gasífera, ni petrolera. Mucho menos una potencia agrícola. Al delirio nuclear lo congeló explícitamente. Los otros  delirios quedarán congelados por inviables, no a la temperatura del hielo, sino al llamado cero absoluto, es decir a menos doscientos setenta y tres(-273)  grados centígrados.

A pesar de los riesgos, algunos países han acudido a la energía nuclear para generar electricidad cuando  otras opciones  son muy costosas. Ese no es el caso de Venezuela. Aquí todavía tenemos una pequeña  capacidad ociosa para utilizar la fuerza de nuestros  ríos y si le diéramos el mantenimiento a las turbinas instaladas podríamos elevar la oferta de electricidad. Como la demanda aumenta por el crecimiento poblacional   y es de prever que cuando cambie el gobierno se reactivará el sector productivo,  resulta imperativo ampliar la capacidad de generación. Al respecto hay varias opciones técnica, económica y ambientalmente viables, tales como el gas y la Orimulsión. Por el momento no hay gas, pero hay algunas expectativas que deben confirmarse.  La otra opción, no excluyente, es la Orimulsión. Es de menos costo que el diesel  y ambientalmente más benigno  que el carbón. El único escollo es que Alí Rodríguez, el hombre que no se ríe y
 que destruyó a Pdvsa, y Rafael Ramírez, el responsable entre otras cosas de la pérdida de un monto importante del Fondo de Pensiones, mataron esta tecnología venezolana, por lo que habrá que esperar el 2013 para revivirla. Por lo pronto, afortunadamente, el delirante tuvo que congelar su delirio nuclear.

El desvarío de ser potencia gasífera y de construir el gasoducto del Sur quedó congelado por la realidad de que aún no sabemos cuánto gas existe en nuestro subsuelo y porque los bajos precios internacionales  desincentivan su búsqueda costa afuera y hacen inviable su exportación. Evidentemente tenemos mucho petróleo pesado y extrapesado, pero el problema está en extraerlo y refinarlo en un tiempo razonable antes de que sea sustituido por fuentes alternas. Probablemente seremos una potencia en reservas, lo cual no genera divisas, aunque sí ofertas que no engañan a nadie. En cuanto al delirio de potencia agrícola, hay que recordar que la mayor parte de nuestros suelos son pobres; desde luego podríamos producir mucho más que actualmente, pero con políticas adecuadas y seguridad jurídica. Por lo pronto somos una potencia importadora de alimentos.

Hay otros delirios que se le congelaron, tales como el deseo de mantener prisioneros políticos  por muchos años a varios venezolanos, delirio que congelaron los estudiantes  con  su huelga de hambre. También la presión de los demócratas lo obligó a congelar su adefesio de Ley de Educación. Sin embargo, lo más importante es que su delirio de reelegirse quedará congelado en el 2012. Después de esa fecha, al igual que otros animales que no pudieron adaptarse a los cambios ambientales, quedará congelado en la historia.

Como en botica: Otro incendio y explosión en la refinería de Amuay “sin causar daños, ni afectar producción”, según el Gerente  Luongo.  La irresponsable deuda  con China pesará sobre nuestros bisnietos. Confiamos en que la Mesa Unitaria no limite la posibilidad de que gobernadores y alcaldes que sean derrotados en las primarias presidenciales puedan postularse para los cargos que ya ocupan.¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

0 comentarios: