Navegacion

domingo, 20 de marzo de 2011

Energía nuclear de Hugo Chávez

Tras la alarma en Fukushima, el presidente Hugo Chávez ordenó “congelar” los planes de energía nuclear en el país. Hasta la fecha, el número de convenios con Rusia e Irán superan los 70


Nailibeth Parra Carvajal - noticias@laverdad.com - Maracaibo - 20/03/2011 00:00 20



“Cuando veas las barbas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo”. El refrán es el que en estos momentos aplican los gobiernos que cuentan con planes de energía nuclear en sus países. Tras los riesgos de una nefasta explosión en la central de Fukushima-1, en Japón, el mundo ha vuelto su mirada a los sistemas nucleares que se esparcen en más de 30 naciones.

La alarma de la nube radiactiva que se generaría con la fusión de uno de los núcleos de la central, mantiene en vilo a los gobiernos del mundo, pues ésta podría trasladarse a distintas geografías y sus efectos podría ser devastadores.

Las protestas, sobre todo de grupos ecológicos, han copado todas las esferas en los últimos días. La angustia de una explosión radiactiva que viven los japoneses es la razón que esgrimen para que de una vez por toda la energía nuclear sea eliminada.

El ingeniero eléctrico, Nelson Hernández, asegura que “es muy temprano para decir que el mundo va a desechar la energía nuclear. Eso no es definitivo. El 25 por ciento de la electricidad que consume Japón proviene de esa central, y en Francia, por ejemplo, el 80 por ciento de su electricidad la genera una planta como esa”. Para el experto, lo que habrá será una breve interrupción en los sistemas mientras se descubre qué fue lo pasó, para tomar las correcciones en cada caso.

El tema también ha trastocado el límite nacional. Venezuela, aunque aun no cuenta con el permiso de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), lleva rato anunciando sus planes con este tipo de energía. Pese a que el presidente Hugo Chávez ya ordenó paralizar los negocios preliminares con Rusia e Irán, sus proyectos siguen latentes, entre los que cuentan una central nuclear en el Zulia.

“Venezuela no necesita ni está preparada para la energía nuclear. No tenemos una ley que regule las actividad atómicas y ni siquiera podemos ofrecer el debido mantenimiento a la industria petrolera”, sostiene el ex embajador Julio César Pineda.

Reactores en Latinoamérica

Argentina: Centrales Atucha I, El Embalse, más una en construcción (Atucha II). Suministra el 6,2% de electricidad.

Brasil: Centrales Angra 1 y 2. Aprobadas la construcción de Angra 3. Siministra el 4% de electricidad.

México: Laguna Verde I y II. Suministra el 3,1% de electricidad.

Proyecciones 2100

Según la Asociación Nuclear Mundial (WNA), para el año 2100 solo tendrán generación eléctrica nuclear en América Latina: Brasil, México, Argentina, Venezuela y Chile.

Lección en Japón

Las averías y constantes explosiones en cuatro de los seis reactores de la central Fukushima-1, ha creado una alarma mundial en relación al destino de la energía nuclear, especialmente con el uso bélico con las bombas atómicas.

Este país ha conocido las dos expresiones apocalípticas de la energía atómica: Lo que se vivió el 12 de marzo en Fukushima y la explosión de las bombas atómicas Hiroshima y Nagasaki que ocasionó la muerte instantánea de 400 mil seres humanos.

Sin embargo, la energía nuclear se ubica como la energía primordial para la generación de electricidad en el siglo XXI.

Venezuela en la geopolítica nuclear

Según el ingeniero eléctrico venezolano, Nelson Hernández, en los últimos seis años (con énfasis en 2008 y 2009), Venezuela ha entrado en “el juego de la geopolítica nuclear” motivado por:

· Relaciones muy estrechas con Irán, hoy cuestionado por la comunidad internacional por sus proyectos nucleares.

· Relaciones con países vetados internacionalmente considerados protectores del terrorismo.

· Firma de convenios de asistencia en energía nuclear con países no amigables de los Estados Unidos.

· Exploración y explotación de recursos de uranio por Rusia e Irán en territorio venezolano.

Convenios con sello venezolano

Hasta la fecha, no menos de 70 convenios bilaterales ha firmado el gobierno venezolano con el de Irán y Rusia, que según el presidente Hugo Chávez obedece solo a “planes pacíficos”.

2008: Durante la visita del presidente ruso, Dmitri Medvédev, Chávez anunció que en Zulia se construiría la primera planta nuclear “con fines pacíficos”. Tendría el nombre del científico zuliano Humberto Fernández Morán.

2009: Con la República Islámica de Irán se afinaron convenios. Estos permitirían que ambas naciones exploten y desarrollen proyectos para producir energía atómica.

Wikileaks lo destapó

El año pasado, dos documentos revelados por el portal WikiLeaks dejaron al descubierto la preocupación de Estados Unidos por los convenios nucleares de Venezuela. Un cable explicaba cómo Irán busca uranio en Venezuela, detallaban que técnicos iraníes están colaborando con Caracas para calcular las reservas de uranio de Venezuela. Otro documento habló de los trabajadores iraníes en sectores de minería venezolana, allí se destapa que Estados Unidos analiza, desde 2006, la colaboración entre Venezuela e Irán y estudia la capacidad de Caracas en la explotación de uranio.

“Ruido político”

El ingeniero José Méndez, investigador en energía nuclear y representante independiente de la Organización Internacional de Energía Atómica, asegura que los convenios con Irán y Rusia “no tienen sentido”. “No es sino ruido político de parte de Chávez, y es un convenio muy peligroso”. Según el experto, si lo que se quiere es dar respuesta a la necesidad energética de Venezuela, no es a través de la instalación de una planta nuclear como se resolverá la situación. “Si necesitamos 10 mil megavatios para poner este país a funcionar y darle a las industrias lo que necesitan, ofrecer 500 megavatios (lo que genera una planta) para dentro de 20 años, evidencia que eso no es ninguna preocupación para resolver el problema energético. Preocupa, porque si no ha podido hacer mantenimiento a una planta eléctrica como Planta Centro, menos podrán hacerlo a una planta nuclear y eso significa mortandad”.

Sin permiso

El ingeniero Nelson Hernández sostiene que aun Venezuela no ha solicitado el permiso de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) para empezar a construir una planta nuclear como la que promete. “Para tener una planta nuclear en cualquier parte del mundo tiene que cumplir con una serie de requisitos, y la OIEA debe estar enterada que este país está haciendo eso y cuando lo corrobore empieza a tomar el control del proyecto”.

Inversión

Cada planta nuclear puede costar 9 mil millones de dólares.

La construcción puede durar entre 10 y 15 años.

La inversión total para Venezuela se estima en 30 millardos de dólares.

Chávez recula

El Presidente ordenó congelar los planes preliminares en energía nuclear que venía trabajando en el país, mientras se descubren a detalle las consecuencias que ha dejado el terremoto y el tsunami en la central Fukushima-1. “Yo por el momento he ordenado al vicepresidente Ramírez que congelemos los planes que hemos venido adelantando al respecto del programa nuclear pacífico venezolano. No hay la menor duda de que eso altera de manera muy fuerte los planes de desarrollo de la energía nuclear en el mundo", señaló esta semana.

0 comentarios: