Navegacion

lunes, 14 de marzo de 2011

LA CAMPAÑA

Alberto Quiros Corradi

Mucho se ha discutido sobre la mejor fecha para celebrar las primarias donde se escogerá al candidato presidencial de la oposición. Me inclino a que tenga lugar antes de fines de este año. El argumento de que presentar un candidato temprano le daría a Chávez la oportunidad de desinflarlo es derrotista y muy peligroso psicológicamente para nuestra causa. Hay que internalizar, sin dudas, que Chávez será derrotado en el 2012 y que nada podrá impedir ese resultado. Paso, ahora, a la campaña que hará el candidato seleccionado. Como he sugerido en mis dos artículos anteriores (Malas Palabras I y II) el lenguaje empleado será decisivo para poder cambiar una vieja actitud ciudadana, exacerbada por este régimen, que tiene miedo de usar palabras como privatizaciones, capitalismo y competitividad entre otras. Pues bien, esas serán las que el candidato debe rescatar, sin temor, convencido de que en el futuro servirán para definir la política oficial.

A continuación algunos temas para el candidato: Gobernar para todos los venezolanos. Buscar la reconciliación. Crear una “Comisión de la Verdad” con participación del chavismo, para llevar ante la justicia a quienes hayan violado la constitución y las leyes. Regresar al nombre de República de Venezuela. Restituir la Cámara del Senado. Atacar la inseguridad, la pobreza y la exclusión. Diseñar un programa de seguridad social solidario que incluya salud, educación, vivienda, pensiones y seguro de desempleo. Establecer constitucionalmente que la propiedad del subsuelo es de la Nación, (todos los venezolanos) y el derecho ciudadano de participar en la explotación de los bienes comunes (petróleo, minería, empresas básicas). Defender la sindicalización y la contratación colectiva y estimular la figura del trabajador accionista. Imponer la descentralización mediante el establecimiento conjunto (Consejo Federal de Gobierno) de políticas públicas y su expresa delegación operativa en los entes regionales. Rescatar el poder municipal y las juntas parroquiales. Eliminar la figura de la comuna como está planteada. Revisar las misiones para denunciar su baja productividad. Ofrecer alternativas y mejoramiento de las que permanezcan, mientras se haga operativo el plan nacional de seguridad social. El periodo presidencial será de 6 años con prohibición de reelección. Revisar las leyes y normas electorales y la composición del CNE para garantizar comicios limpios sin ventajismo oficial. Se establecerán políticas que estimulen al productor agrícola y, bajo condiciones especiales, se les dará inequívocos títulos de propiedad a quienes hayan trabajado la tierra por un tiempo determinado. Se reestructurará la industria petrolera y las empresas básicas con participación del capital privado nacional y extranjero (sin miedo). Se fortalecerá el Estado regulador y promotor y se eliminará el Estado monopolizador y gerente-operador.

Las ofertas vendrán acompañadas de la seguridad de que serán financiables y cómo. Por último, el candidato fijará posición sobre controles de precios, de cambio, sus políticas sobre diferentes impuestos y si está dispuesto a descentralizar el cobro de algunos de ellos en beneficio de las regiones.

Nuestro modelo económico histórico (incluye al chavismo) no ha funcionado. Es hora de ser audaces y destruir los tabúes que nos han conducido a un estatismo ineficiente e incapaz de renovarse. Las nuevas malas palabras serán comunismo, estatismo, controles y todas las que definan una limitación de nuestras libertades económicas y políticas.

0 comentarios: