Navegacion

lunes, 9 de julio de 2012

A LA CALLE

Alberto Quiros Corradi

Para muchos la unidad de la oposición lograda en la MUD ha sido casi un milagro político y es, por lo tanto, algo que no es perfeccionable. Puede ser que a la estructura ya no le quepan otros socios, aunque bajo las condiciones actuales siempre habrá espacio para uno más. Ese no es el punto. La cuestión a resolver es cómo se le saca más provecho político a la unidad. Cómo hacer para agregar a las manifestaciones actuales otras acciones que demuestren no solo una coincidencia política-electoral sino una sola unidad de propósito y una demostración de que todos apoyamos las causas de todos. No es suficiente que Capriles convoque multitudes en cada aparición suya por los rincones del país. No es suficiente que tanto él como la mayoría de los voceros de la oposición critiquen la lista de los problemas que nos afectan. Lo que ahora se requiere es vincular cada problema con una manifestación masiva pública. Por ejemplo, se convoca una marcha en defensa de la autonomía universitaria. Otra para protestar por la inseguridad y otra por el desempleo. Todas llamadas a nivel nacional, en todas las ciudades y pueblos del país. Esa sería la mejor prueba de la unidad nacional. La que convoca a todos los ciudadanos a marchar por los problemas que afectan a diferentes sectores de la sociedad. Todos apoyaríamos la solución de los problemas de otros que con solidaridad haríamos nuestros. Así los que tienen empleo marcharían con los desempleados. Los que no han sido asaltados marcharían con las víctimas contra la inseguridad. Los que tienen vivienda marcharían con los damnificados.

En otras palabras, la nueva unidad estaría en que todos apoyarían las causas de otros haciéndolas suyas. Así le daríamos cuerpo al discurso esperanzador. Tomaríamos la calle y cada manifestación pondría en el tapete nacional la magnitud de la carencia que se denuncia. Pero las manifestaciones de calle no se reducirían a destacar los problemas conocidos. Igual de importantes serían las protestas masivas por los abusos del régimen en materia electoral y por la indiferencia del CNE ante el ventajismo oficial. Así habría protestas por las cadenas presidenciales y por la presencia obscena de ministros y funcionarios en la campaña electoral. Por el uso y abuso de los medios de comunicación oficiales y por poner al servicio del candidato-presidente los recursos del Estado (dinero, bienes, activos). De aquí a octubre tenemos espacio para por lo menos ocho manifestaciones masivas nacionales, para protestar por un problema específico, seguidas de una rueda de prensa dirigida por Capriles cada vez en una ciudad distinta.

No debemos aceptar los abusos de poder del Presidente. Puede ser que no impidamos que continúe violando la Constitución y las leyes. Pero lo que si podemos hacer es dar una demostración de fuerza y de nuestro firme propósito de denunciar sus tropelías. Contra sus cadenas: manifestaciones masivas de calle. Contra las nuevas ofertas engañosas: más calle. Para apoyar las ofertas de Capriles: calle y calle y ponerle nombre propio a cada protesta.


Proponemos como primera marcha una en apoyo a las amas de casa por el desabastecimiento y el alto costo de la vida. Seguida de otra contra las cadenas presidenciales y otra en apoyo a las universidades nacionales…Y así sucesivamente. Para que el régimen se convenza del descontento ciudadano por todas las promesas incumplidas, los abusos de poder, la ineficiencia y la corrupción que nos han afectado a todos por igual.

1 comentarios:

GARFUNDIO MORATINOS RUA dijo...

Lo que propone el autor es DESGASTAR LA CALLE HACIENDO MARCHAS PENDEJAS que al igual que ha pasado con ASISTIR A LAS FARSAS ELECTORERAS CASTROCOMUNISTAS se han desgastado porque siempre, por el FRAUDE el desgobierno GANA, como pasará el 07-10-2012.
A estas alturas de esta pesadilla, LA CALLE SI SE DEBE USAR, para acompañar UN GRAN REPLIEGUE ESTRATÉGICO NACIONAL EN RECHAZO AL CASTROCOMUNISMO y todas sus NEFASTAS ACCIONES SIENDO UNA DE ELLAS "LA GRAN FARSA ELECTORERA"...
Ahora, para hacer esto se requiere un NUEVO LIDERAZGO OPOSITOR que no tenga rabo e´paja como el actual

Y QUE "VOTAN"