Navegacion

jueves, 3 de septiembre de 2009

Tres refinerias paralizadas sin producir gasolina

José Suárez Nuñez
(tomado de petrofianzas.com)

*Las refinerías de Amuay y Cardón, en la península de Paraguaná, y El Palito en Puerto Cabello, tienen paradas sus unidades de producción de gasolinas, y están ocasionando un déficit de 200.000 barriles diarios de combustibles. *

*No se registrará escasez de combustibles para el mercado interno, mientras haya dólares para importarla y se han habituado a hacerlo aunque con frecuencia se ventilen rumores de escasez en ese sentido.*


**

Las refinerías de Amuay y Cardón en la península de Paraguaná y la refinería de El Palito en Puerto Cabello, tienen paradas sus unidades de producción de gasolinas y están en reparaciones sus unidades craqueo catalítico.

De las cuatro refinerías nacionales tres no producen gasolinas y solo está produciendo la de Puerto La Cruz, un discreto volumen de unos 50.000 barriles diarios.

Si se acerca a una planta no lo sabrá debido a que están recirculando la carga y sacan algunos destilados, y grandes volúmenes de fuel oil.

En la actualidad hay un déficit de 200.000 barriles diarios de gasolina que nadie se ha dado cuenta, porque desde mediados del 2008, estamos importando de 30.000 a 40.000 barriles diarios de gasolinas, y componentes de gasolinas, tapando los huecos de refinación.

No habrá escasez en el mercado interno, porque el gobierno se gasta un dineral importando gasolinas desde el año pasado, debido a que se aterrorizan cuando ven una cola en las gasolineras.

Venezuela tiene cuatro refinerías nacionales que procesan 1,2 millones de barriles diarios de productos refinados.

Dos de los grandes problemas eran la refinería de Cardón y El Palito, mientras Amuay seguía “guapeando”, según expresan los operadores con muchos problemas técnicos.

El Gobierno inició una parada programada para la modernización y expansión de Cardón, en septiembre de 2008.

La meta era concluirla en 4 meses, para arrancarla a principios del 2009, pero los gerentes perdieron el control de la parada programada de la planta y ahora la nueva fecha del arranque será en octubre de este año y el tiempo transcurrido será de un año de trabajos.

La procura se complicó y se convirtió en un caos.

La unidad de craqueo catalítico de Amuay, que produce gasolinas la estaban “parapeteando” , semanas anteriores con gestiones heróicas hasta el 17 de agosto pasado, cuando fue necesario pararla.

Fue un secreto su paralización, ya que Amuay estaba salvando la situación de la crisis de refinación, con los 100.000 barriles diarios de gasolina que refinaba con dificultades.

Con titánicos esfuerzos la arrancaron de nuevo el 24 de agosto y estuvo trabajando hasta el domingo pasado que tiró la toalla y Reuter lo registró ayer.

La situación del mercado de gasolinas es tan crítica, que los traders no salen a vender, hasta que Pdvsa no contrata cargamentos, y para los vendedores en el mercado spot de Nueva York, la industria petrolera estatal es casi la que fija el precio.

Con la caída de los precios el barril de gasolina en Nueva York está oscilando más o menos en 70 y 80 dólares, con la tragedia que lo vende en el mercado interno en 4 dólares el barril, debido a que el precio está regulado.

El Gobierno tiene un viejo problema con las refinerías y no ha tenido competencia para repararlas oportunamente, por desidia en hacer inversiones en mantenimiento, y ejecutar los proyectos que desde 2002 debieron implementarse, para no perder el mercado de exportaciones de gasolinas en la costa este de Estados Unidos durante el verano, y el de combustibles de calefacción durante el invierno.

En estos momentos se está planteando una situación incómoda también de refinación, en el “mejorador” de PetroPiar (antigua Ameriven) planta que su parada de mantenimiento ha sido diferida, por los recortes y arranques de las cuotas de la OPEP.

Han surgido críticas de la dirigencia sindical por la selección de las compañías que harán el trabajo, buscar la procura y comenzar la contratación de personal.

Algunas compañías seleccionadas después que arrancan las operaciones, no cumplen la convención colectiva, y en otros casos como en los trabajos de El Palito, tenían dificultades para cancelar la nómina semanal.

Un antiguo gerente general del CRP, Jesús Luongo, actual director de Refinación de Pdvsa declaró francamente a la agencia Reuters, en los primeros meses del año 2005, que si no se hacían las inversiones apropiadas en el CRP, las gasolinas venezolanas por su contenido de azufre, no podrían entrar en el mercado estadounidense. La declaración se convirtió en un epitafio. Miles de barriles ya no entran en Estados Unidos..

La situación actual es la siguiente. La modernización de Cardón consiste en la reparación de la unidad de Cat Cracquer que produce 85.000 barriles diarios de gasolina, y la unidad de alquilación que saca 20.000 barriles diarios.

En este proyecto tienen la asesoría experta de Shell Global Solutions, pero los trabajos se han demorado por varias razones y los expertos señalan que el proyecto se les fue de las manos a la gerencia de Pdvsa.

En el proyecto trabajan unas 4.000 personas. En diciembre pasado despidieron muchos empleados. Los reclutaron de nuevo y hace varias semanas se registraron más despidos. El diagnóstico de los expertos fue calificado de errores de diseño.

Con frecuencia llegan equipos que no fueron los solicitados. Otras veces se demora la procura, ocasionando la paralización de electricistas, instrumentistas y soldadores. Esto ocasionará el incremento del precio de la obra…

En la refinería de El Palito, la unidad de craqueo catalítico de 55.000 barriles diarios está fuera de servicio para mantenimiento y expansión desde el pasado mes de marzo, con el resto de la planta.

La unidad de crudo tiene capacidad para procesa 130.000 barriles diarios y de acuerdo con el plan, reanudó operaciones en junio pasado, pero se detuvo la actividad por la defectuosa calidad del mantenimiento.

Después de un mes de trabajo adicional para corregir fallas reanudó operaciones, pero las obras se vieron interrumpidas por la falta de pago a los trabajadores y los contratistas. El craquer catalítico y la unidad de alquilación se han retrasado 30 días y se prevé que estén en servicio a mediados de septiembre.

El mantenimiento programado de esta planta se difirió por más de doce meses, durante los cuales ocurrieron varias paradas de emergencia por fallas eléctricas. Producto de estas fallas, el factor de servicios de la unidad se redujo a cerca del 75%.

En cuanto a las otras unidades de conversión, los croquers, la capacidad de operación está limitada también, producto del diferimiento en el mantenimiento mayor programado.

0 comentarios: