Navegacion

domingo, 23 de agosto de 2009

LAS PERDIDAS DE LAS REFINERÍAS: POSTRACION GERENCIAL Y TECNICA DE PDVSA

Ramón Cornieles


El pueblo venezolano o el soberano, como acostumbra designarlo la jerga gobiernista, ignora las cuantiosas pérdidas que han ocurrido en las principales refinerías y campos petroleros del país bajo la administración rojita.


Evidentemente, cuando se trata de este tipo de información sobre pérdidas y accidentes, PDVSA no es de todos, sino de los prominentes oligarcas del régimen, “pigmeos amorales elevados a la cumbre del poder” como los califica Milagros Socorro destacada columnista de El Nacional.


En las refinerías por ejemplo, donde por la complejidad técnica de sus instalaciones ocurren con frecuencia accidentes, son actualmente coto cerrado para obtener información sobre sus operaciones y de mayor negatividad sobre accidentes o paradas intempestivas de plantas. El silencio y el miedo imperan en el ambiente de las refinerías y en la industria en general, y el que se atreva a revelar información sobre las operaciones se expone a perder su puesto. No es de extrañar por las demostraciones vindictivas del régimen, la pérdida de sus indemnizaciones y ahorros como se le aplicó a los 20.000 trabajadores de la industria por el dueño y señor de nuestro país.


De las investigaciones realizadas furtivamente por nuestros servicios de inteligencia, a partir del año 2003 hasta Enero del 2009, sobre accidentes de la industria petrolera bajo la gerencia de PDVSA, les resumimos las estadísticas de sus incidencias y las posibles pérdidas asociadas. Quizás un tanto imprecisas y menos exactas que la realidad, pero aun así, con cifras bajo dimensionadas, el asombro de la ineficiencia, de la indiferencia e insensibilidad de la gerencia de PDVSA ante tan cuantiosas pérdidas ocurridas en las instalaciones petroleras no tiene parangón. Veámoslo: en el periodo de Enero del 2003 a Enero del 2009, ocurrieron en la industria petrolera 156 accidentes con un saldo de 42 muertos, 138 lesionados y 50 incendios y explosiones. Esos 156 accidentes, los cuales actualizados se acercan a los 200, incluyen paradas no programadas de plantas, refinerías, plantas de suministro de energía, roturas de oleoductos, colisión de buques, explosiones e incendios, daños a los pozos petroleros, derrames de petróleo, de combustible, etc.


Las pérdidas son enormes y casi incuantificables. La planta de cracking catalítica de Cardon que puede producir 9000 toneladas diarias de gasolina, esta en reparación desde Agosto 9008 con pérdidas de 96.3 millones de dolares. Una parada programada de esta planta se realiza normalmente entre 8 y 10 semanas, lo cual significa que hay un atraso de 9 meses en su reparación con una pérdida acumulada de 26.000 millones de dólares.


La refinería de El Palito con un potencial de producción de 55.000 barriles diarios de gasolina esta paralizada desde Marzo de este año con una pérdida acumulada hasta la fecha de 1.188 millones de dólares.


Las importaciones de 100.000 barriles diarios de gasolina (de mala calidad) para sustituir las pérdidas de las refinerías, suman desde Septiembre de 2008 hasta la fecha, aproximadamente 1.633.500 millones de dólares de los cuales se recuperará una insignificante fracción al venderla en el mercado venezolano.


Otra pérdida desconocida es el aumento de los seguros para cubrir los daños a refinerías, plantas, equipos, personas, etc.; por los accidentes ocurridos en la industria. Con argumentos indefensibles ante ese record de accidentes, el costo de los seguros se disparó logaritmicamente. Los agentes del Loyd de Londres lo deben haber celebrado bailando en una pata con los formidables aumentos obtenidos debido al pésimo record de accidentes.


Estos cálculos de pérdidas en solo dos refinerías de PDVSA y el costo de la gasolina importada dan una idea aproximada del tamaño de la torta; la cual calificada con el léxico chavista es una enorme plasta que ha puesto la gerencia de PDVSA manejando el sector de refinación de la industria petrolera.


Como puede deducirse, el envanecimiento de Chávez vanagloriándose por el retiro de los 20.000 empleados de la industria petrolera, lo esta pagando caro el país. Las medidas demenciales de prescindir de la experiencia y conocimientos tecnológicos, remplazándolos con una gerencia cuartelaría y los postulados del socialismo siglo veintiuno, no harán de PDVSA la empresa petrolera que anteriormente alcanzó el segundo puesto en la escala mundial.


Lo que mas llama la atención con este rosario de pérdidas que exhibe hoy PDVSA, es la apatía, la indiferencia, la falta de sensibilidad y de la acción urgente para reducir o eliminar ese Babel de pérdidas acumuladas y en continuo crecimiento. La verdad es, que ese misterio insondable, debe tener una explicación y ojala que esta breve nota sirva para explicarle al pueblo venezolano el origen genuino de las inmensas pérdidas operacionales de la PDVSA rojita, las cuales la han obligado a endeudarse y adicionalmente solicitar prestamos internacionales para hacerle frente al caudal de las pérdidas descritas.


Epílogo:

Evidentemente la gerencia militar y política de PDVSA no da pie con bola para manejar las complejas instalaciones de la industria petrolera, y tal como ocurrió con el Instituto Venezolano de Petroquímica, llegará el postrer momento cuando la mayoría de las plantas e instalaciones estén en el suelo y PDVSA abrumada por el costo de la pérdidas pedirá entonces el auxilio de la intervención cubana para salvar a nuestra fuente de petrodólares. No hay nada de cínico en esta idea. El historiador italiano Francesco Guicciardini (1) famoso por sus moralejas, decía: cuando las instituciones o personas caen en el infortunio a menudo tienden a escoger las soluciones que solo agravan más su situación.


Nota Bene:

Una tonelada métrica de gasolina o nafta es igual a 8.5 barriles API.

Un barril API es igual a 42 galones o 158 litros.

Un galón de gasolina tiene un costo promedio a pico de manguera de 3 dólares U.S.A.

Estos datos se utilizaron para calcular las pérdidas mencionadas en este artículo.

(1)Francesco Guicciardini: “Las Guerras de Italia”.

0 comentarios: