Navegacion

jueves, 23 de septiembre de 2010

Despues del 26

Carlos Delgado

-Hola Luis, no pude contestar tu llamada ¿Cómo estás?
-Bien, Carlos. Gracias por llamarme, tengo algo que decirte.
-Primero, quiero pedirte disculpas por no haberte llamado durante tu período de convalecencia.
-Tranquiiiilo, vale. No me operaron, se decidió hacerlo después del 26.
-¡Coño! ¿Tú también con la excusa del 26?
-No, chico, no es ninguna excusa, es que me salieron unos valores sanguíneos alterados y, en vista de la situación, el doctor prefirió esperar a que se estabilizaran para no correr ningún riesgo.
-¿Cuál situación y cuál riesgo?
-El que todos conocemos. No te hagas el loco. Nadie sabe qué va a pasar después del 26. Si, de repente, necesito una transfusión o un medicamento especial a lo mejor no se consigue. Además, corremos el riesgo de que durante la convalecencia se vaya la luz y...ahí sí...¡ay luz que te apagaste! Entonces, de común acuerdo, y después de una junta médica, se decidió esperar a que pase toda esta incertidumbre y operar con calma y seguridad.
-No vale, nada de eso va a pasar. Todo el mundo anda culillúo, posponiendo todo, comprando comida, agua, linternas, pilas, medicinas, pensando que algo va a pasar, como si este 26 fuera el día del siglo.
-Carlos, parece que tú no vives en este país. ¿No entiendes lo crucial que es esta elección para el futuro del país? ¿No entiendes que esto representa el punto de quiebre en nuestra historia democrática?
-Bueno, no entiendo qué quieres decir con "el futuro del país", con "el punto de quiebre", con "nuestra historia democrática". ¿No te has dado cuenta de que aquí no hay futuro, por ahora, que todos estamos quebrados y que la historia democrática nuestra ha sido efímera, por no decir casi inexistente?
-¡Coño! No puedo creer que tú me digas eso, un tipo tan optimista y progresista como tú, alguien que todavía puede darle algo al país.
-Luis, quisiera darle más pero el optimismo es una fábula, el espíritu progresista se desvaneció y, realmente, no sé qué otra cosa puedo ofrecerle al país sino esperar una menguada jubilación y amoldarme a lo que venga.
-¡No puedo creerte! ¡Ahora sí que se acabó el carburo! Por favor, no me decepciones.
-Bueno, como tú dijiste, será después del 26.

.....................................................................................................

-¡Aló! Compadre, es Juan ¿Cómo estás?
-Ni fu ni fa.
-¿Qué le pasa?
-Nada.
-Bueno, compadre, anímese que la cosa va a ponerse buena después del 26.
-¿Tú también?
-¿Qué es eso de tú también? ¿No sabes que esta vez si los vamos a demoler? Esas son las instrucciones del comandante.
-Tú sí tienes riñones, diciéndome eso a mí. O sea, que después del 26, tú también vas a ponerte en contra mía.
-No, compadre. A usted ni con el pétalo de una rosa. Usted siempre será mi compadre.
-Sí, eso ya lo sé, eso es indisoluble según la Iglesia pero lo que me dijiste acerca de la demolición no me gustó y podría olvidarme de que soy padrino de tu hija.
-Eso, ¡Nunca!
-¿Cuándo es nunca, el 26?
-Compadre, usted siempre son sus ocurrencias. Quédese tranquilo que después del 26 yo voy a ayudarlo. ¡Lo juro por las Ánimas del Guasare!
-Compadre, mejor es que se busque otras ánimas pues las que mandan en este país son cubanas y son de la corte de un tal Changó o un tal Itfá. Bueno, yo no sé nada de eso, nunca me ha gustado el tema.
Chao.
-Compadre Carlos , no me cuelgue.
-¡Click!


...................................................................................................

-Hola Pedro ¿Tus hijos comenzaron las clases?
-Carlos ¿En cuál país vives tú? ¿No sabes que las clases las pospusieron para después del 26, creo que para el 4 de octubre.
-Sí, pero pensé que como el colegio de tus hijos no es centro electoral podrían haber comenzado clases en la fecha regular.
-No, pana. Aquí las vacaciones son parejas para todo el mundo, además nadie sabe qué va a ocurrir y es mejor que los muchachos estén en casa.
-¿Y tú crees que va a ocurrir algo?
-¡Claro que sí! A partir del 26 el color de la Asamblea será otro.
-¡Tú si eres optimista!


...............................................................................................

-¡Aló! José, ¿Nos vemos mañana en tu casa para celebrar tu cumpleaños?
-Hola Carlos, no va a ser posible, prefiero celebrarlo la semana próxima, quizás el viernes 2.
-¿Por qué? Ya yo compré la caña y encargué una comida para llevártela como colaboración para el bonche.
-Lo que pasa es que prefiero esperar los resultados del 26 para ver si celebro en grande o guillao. Ocurre que, si celebramos este viernes 24, no sé si estaré en condiciones de ir a votar. Tú sabes que yo cojo unas curdas del carajo y a lo mejor no me levanto de la cama en dos días.
-Bueno, pero si tú crees que el 26 es tan importante, celebra y bebe moderadamente y así podrás cumplir con tu compromiso ciudadano.
-Carlos, a mí no me gusta celebrar entrecortado ni a media máquina; lo mío es topo a todo y a todo dar. Recuerda que a mi mujer también le gusta emparrandarse conmigo.
-Ok. No te digo nada más, veré qué hago con la caña y con la comida que encargué.
-Guárdame la caña y cómete la comida. Si ganamos habrá bastante carne para la parrilla.
-¡Click!

.........................................................................................


-Guillermo ¿Comenzaste la obra que ibas a ejecutar en la carretera que va a oriente?
-No, Carlos, la comenzaré después del 26.
-¡Carajo! Otro más con el mismo cuento.
-¿Cuál cuento?
-El del 26.
-Mira, querido amigo, lo del 26 no es cuento, lo del 26 es esperanza, cambio de paradigma, como dicen los letrados. A lo mejor, a partir del 26 me amplían el contrato y en vez de 2 kilómetros de pavimentación, me dan el doble.
-¡Tú sí que eres iluso!
-¿Por qué me dices eso?
-¿Tu crees que las vainas van a cambiar en este país después del 26?
-¡Claro que sí! Parece que el único que no cree en eso eres tú.
-Bueno, mejor dejémoslo así, ya estoy cansado del mismo temita.
-Mira, esto no es ningún temita, esto se trata del cambio que puede suceder.
-¿Cuál cambio?
-Pues, si ganamos o balanceamos las cosas en la Asamblea, tendremos más oportunidades de controlar al presidente y de preparar las bases para las elecciones del 2.012.
-¿Y eso influye en tu contrato?
-Quizás no, pero a lo mejor me ven con mejores ojos. Tú sabes que ellos, al final, toman sus precauciones y, por si acaso, me tiran algo más para congraciarse conmigo y así se aseguran alguna coimita por si hay cambio en el 2.012.
--¡No creas en pamplinadas! ¡Tú pareces zoquete! Esto no es lo mismo que cuando Copei y AD. En esa época, todos comían, incluso los zánganos que están ahora gobernando.
-Carlos, "cosas veredes", como dijo ese berraco español que no recuerdo su nombre y que tumbaba molinos con su simple mirada.
-Tú como que nunca leíste ese libro. Ahora ¿Qué pasará si ellos ganan? ¿Te quitarán el contrato o te lo recortarán?
-Nada de eso. Yo tengo mis contactos adentro y ya les aflojé una buena parte del anticipo y están esperando una mejor "mascada". A lo mejor, has me dan otro pedacito de carretera; sabes que ellos no dan pie con bola y requieren de la ayuda de las contratistas escuálidas ya que esas cooperativas y consejos comunales no saben hacer nada.
-Bueno, Johnny. Te deseo mucha suerte. Saludos a tu mujer.


............................................................................................


-Fabio ¿Vendiste el apartamento?
-Aún no.
-Pero tu mudanza es inminente.
-Inminente no, ya me estoy mudando.
-¿Entonces?
-Bueno, Carlos, el asunto es que tengo tres interesados en comprarme el apartamento y todos están esperando los resultados del 26.
-¿También?
-¿También qué?
-¿Que hasta la venta de tu apartamento depende de los resultados del 26?
-Hermano. Sepa una cosa: aquí todo depende del resultado de las elecciones. Uno de los compradores trabaja en una trasnacional y si pierde la MUD, la empresa se va de Venezuela; otro de los compradores está por vender la casa de su mamá, que se murió, para completar los reales, y quien la va a compar también está esperando que le den un crédito si gana el gobierno; y el tercero, espera que el gobierno gane pues él es uno de los candidatos a elegir y si gana me dijo que se va a meter una boloña de billetes.
-¡Esto es el colmo!
-¿Colmo de qué? ¿No te parece lógico? A mí me parece bien pues, cualquiera que sea el resultado, tengo vendido el apartamento. Vamos a ver, a lo mejor me sale un mejor candidato y logro mejores condiciones de venta.
-¿Qué quieres que te diga? ¡Chao!


............................................................................................

-¡Aló! John, qué bueno que me estés llamando. Ya estoy rumbo al aeropuerto para esperarte.
-¡Hello Carlos. Mí estar llamándo para decir que viaje no ser posible right now. Mí, viajar después del 26. I'm very sorry.
-¡Caramba! Esto es imposible.
-¿Qué ser imposible, my friend?
-Nada John. Disculpa, lo que pasa es que me olvidé del 26.
-¿Olvidarte tú? Si eso ser fecha very important para todos los venezolanos.
-Ok, my dear friend, yo saber eso pero a mí no me importa. Yo había preparado un pequeño party para dar la bienvenida a ti y a Jane.
-¡Oh! Carlos, yo sentirme very sorry pero todos los amigos recomendarme viajar después de tus elections. Todos estar asustados aquí en Miami y creer que muchos de ustedes vendrán pronto a vivir a the US. Tú saber que always eres welcome. Si todo estar bien, yo llamarte y confirmar fecha del trip.
-Ok, my friend, I'll see you later. Bye.


.............................................................................................

-Carlos ¿Que te pasa?
-Nada.
-¿Estás de mal humor?
-No, es que no había considerando cuán importante es el 26?
-Pero tú tienes que saberlo, eres una persona muy preocupada por el país.
-Sí, pero no sabía que esta elección era más importante para otros que para mí.
-¿Por qué me dices eso?
-¡Mejor te lo digo después del 26!


A VOTAR EL 26. MUD. A VOTAR EL 26. MUD. A VOTAR EL 26.

0 comentarios: