Navegacion

martes, 18 de octubre de 2011

MARGINALIDAD CERO… O RETORNO



Rafael Gallegos

O superamos la pobreza, o seguiremos viviendo a merced de autocracias y mesías que invariablemente se transforman en falsos profetas. Y para ello no hay antídotos... sólo estrategias integrales. Muchos creyeron en el comunismo como tal; pero cuando la invasión soviética a Checoslovaquia en 1968, observaron con estupor cómo debajo del “paraíso socialista” se escondía, cual  espinas bajo las rosas, la represión totalitaria.  En Venezuela, Petkoff escribió “Checoslovaquia o el socialismo como problema” y en Europa tomaba forma el eurocomunismo. La izquierda ya no quería parecerse a la URSS, ni a China. En Venezuela surgieron partidos como el MAS, a la búsqueda del socialismo por la vía electoral. En Chile, llegaron al poder con Salvador Allende en la presidencia. Un fallido experimento cuya salida fue la sangrienta dictadura de Pinochet. Luego, la caída de las piedras del Muro del Berlín, constituyó un streap tease que terminó de desnudar el horrible cuerpo de las sociedades comunistas.

Cayó el mito del comunismo como solución de la pobreza. El estado del arte se orientó hacia la empresa privada, la democracia, las estrategias de desarrollo y las amplias políticas sociales. Fue el auge del capitalismo. Y realmente, hoy en día, TODOS LOS PAÍSES EXITOSOS SON CAPITALISTAS… TODOS.
 Pero la complejidad social es creciente y requiere de soluciones diferentes. NO BASTA CON LAS PALABRAS CAPITALISMO, ni empresa privada, ni libertad. Son parte del camino; pero un camino signado por poderosas estrategias de desarrollo.  Los problemas han evolucionado y sus soluciones… también. Así como insecticidas de ayer hacen reír y hasta carcajear a los mosquitos, muchas soluciones de ayer son ABOLUTAMENTE INEFECTIVAS hoy. Su aplicación hace que la pobreza, más saludable que nunca, se ría ante tanto insecticida  ideológico que no le produce ni cosquillas.

Porque las características de la pobreza han cambiado significativamente. La tradicional pobreza, con las terribles escasez, hambre, enfermedades, insalubridad, ranchificación, ha devenido en MARGINALIDAD. ¿Cuál es la diferencia? Los pobres quedan al margen de la sociedad en lo económico, lo social y SOBRE TODO,  en LOS VALORES. Los marginales ven por TV un mundo inalcanzable de carros de lujo que no pueden estacionarse en sus desvencijadas calles de tierra; propagandas de restoranes a los cuales sólo pueden acceder para vender chucherías, limpiar baños, o cuidar carros. Como recitó Andrés Eloy Blanco “el niño pobre ante el juguete caro”. Se hacen flácidos los valores del trabajo, la democracia, la superación. Viven en una burbuja de precariedad que les trae mucha disonancia a sus vidas y a la sociedad. En la marginalidad, ante la común inexistencia de padre y el hambre de los hermanitos,  el MODELAJE orienta a algunos  muchachos a  imitar al vecino que atraca o vende drogas; pero lleva comida para su casa. La ruta limpiabotas, delincuente, preso, muerto, es minoritaria; pero dolorosamente más común de lo que podría pensarse. Y eso que intuyen que por ese camino, apenas pasarán los 24 o 25 años de vida.

Pero la POST MARGINALIDAD  es peor. Marginales enriquecidos por el delito y la droga. Un poder orientado por  antivalores. Por ejemplo, en  medio de una miserable  favela de Sao Paulo, la actual presidenta de Brasil encontró con sorpresa una mansión tipo Falcon Crest, donde vivían millonarios de la post marginalidad. Los poderosos PRANES de las cárceles venezolanas, son otra muestra de lo que hablamos. O sea… marginalidad con real que actúa contra el bien común.

Más allá de frases, misiones inconexas o de cursis cambios de  pistolas por computadoras a los “buenandos”, parchos tapagoteras para abobar a las masas, es imperativo un PROYECTO INTEGRAL MARGINALIDAD CERO. Acabar, de verdad, con tanta escasez y tanto antivalor, DARLE CALIDAD DE VIDA AL PUEBLO. Hay que hacer REINGENIERÍA en las zonas marginales. Y esa reingeniería pasa por la reingeniería del país. Cambios de raíz para lograr soluciones espectaculares. SOLUCIONES INTEGRADAS en  educación, salud, empleo, viviendas y hábitat. Enmarcadas en  democracia, inclusión, diálogo, libertades, consensos, estrategias, empresas, etc. Hay que superar este hablachento socialismo que lo que genera es hambre y fracaso.

No hacerlo con éxito, pude significar que el muy probable triunfo electoral de la Unidad en el 2012, sea efímero y esté marcado por el  retorno de una “revolución” similar a la que nos gobierna… con nuevo mesías y todo. Parafraseando a la ranchera, no basta llegar primero, hay que saber llegar. Cambio comunismo  porta-mesías, por liderazgo estratégico que acabe con la pobreza. Ese es el reto del próximo gobierno. Liderazgo hay… ¿entonces?

0 comentarios: