Navegacion

jueves, 6 de enero de 2011

La insuficiencia eléctrica (II)

Jose Aguilar
La Verdad (06-01-11)


En entrega anterior (23 diciembre) establecimos que el yugo por crisis Corpoelec y  PDVSA azota la economía venezolana y calidad de vida de los venezolanos al ponerse en curso de colisión. Tenemos una creciente oscuridad arrancando el 2011: Falta de fluido eléctrico y único país de América Latina en el siglo XXI que niega al pueblo ver por Internet su sistema eléctrico, tan mal estamos en Venezuela que aún en países satelitales "de su proceso" como Bolivia y Nicaragua, sus habitantes sí pueden ver su sistema eléctrico en la web.

Sumamos la aberración del artículo 108 de la nueva Ley de Servicios Eléctricos que establece pena de 16 años de cárcel para quien revele "información secreta" sobre el sistema eléctrico, hablar de la dura realidad eléctrica se considera mayor crimen que el castigo para un violador.

Es un tratamiento erróneo, contrario al ADN energético de la nación ya que las soluciones técnicas de múltiples desafíos (formas) son empantanadas por agenda política (fondo). Venezuela es lo que es hoy gracias a los desarrollos hidroeléctricos.

No corrige la crónica indisponibilidad térmica de unidades, ya instaladas suficientes para la demanda prevista por los próximos cinco años, pese a su edad; tienen todavía un 50 por ciento de vida remanente, ya que la generación hidroeléctrica ha llevado la batuta.

La expansión térmica es injustificada, además de costosa, por increíble que parezca en la Venezuela del siglo XXI, no hay los combustibles para propulsar nuevas unidades de tocarnos una hidrología promedio o seca, hecho muy probable que nos ocurra de aquí al 2015.

Corpoelec reduciendo la demanda en 12 por ciento, implica que seguiremos con cortes, apagones y pobre economía, desmerita las inversiones estimadas de aquí al 2015 en 45 mil MM US$ y cuya operación demanda más de 15 mil MM US$ anuales en combustibles, ambas cosas no las tenemos.

Negligente y criminal negar al país sus dos mejores cartas de competitividad: la autóctona orimulsión (térmica) 6.50 US$/barril de infinitas reservas, para usar diésel a 118 US$/barril, por insuficiencia de gas y un no a la hidroelectricidad teniendo más de 30000 MW adicionales realizables. La agonía continuará imperativo el cambio político.

 ===============================================
La Verdad (23-12-10)

La crisis eléctrica mantiene su yugo sobre la calidad de vida de los venezolanos dando al país retrocesos inéditos en América Latina en 2010, arrestamos nuestro progreso y nos convertimos en ciudadanos que no tienen acceso a información de su sistema eléctrico. Doble oscuridad: por carencia del fluido eléctrico, al pueblo sin luz y la otra por desinformación que no permite ver, lo mal que estamos.

A la crisis eléctrica se le suma otra crisis.La crisis de PDVSA. He allí el primer impedimento para la solución, en especial de la crisis eléctrica. Ambas crisis son hermanas, creando un coctel nocivo en Venezuela: Predominancia de "politiquería" con resultados negativos por falta de recursos y presiones negativas para el mantenimiento de las instalaciones, comprometiendo la seguridad y confiabilidad de las operaciones.

Las crisis de PDVSA y Corpoelec desangran a Venezuela. Es como una vela que se quema por ambos extremos. Corpoelecestá errada, su excesivo énfasis en generación termoeléctrica, con obras innecesarias, costosas, producto de manejos turbios o improvisación por incursionar a último minuto al mercado de equipos eléctricos cuando muchos países compiten para satisfacer las necesidades de sus pujantes economías.

La demanda eléctrica debería ser ahora 18.500 MW. En 2011, 19.500 MW y 2012, 20400 MW. Hay 24.780 MW instalados, 59.2 por ciento MW hidroeléctricos y 40.8 por ciento MW termoeléctricos. Nuestro problema: Indisponibilidad de megavatios instalados, entre 50-56 por ciento. Pero, el régimen no lanza misión Rescate para disponibilidad de nuestras plantas. Requerimos una disponibilidad total en bajo Caroní de 90 por ciento y 95 por ciento en el resto de las plantas del país. Costo aproximado 61-110 mil US$ por Megavatio, tiempo requerido 90 a 180 días.

Pero se anuncian más de 28 mil MM US$ (totalidad de nuestras reservas) por 12.301 MW térmicos o 2.37 MM US$ por megavatio, tiempo normal 2-5 años, sin contratiempos y desorden financiero. En Corpoelec, rezagos: cinco años y sobrecostos por triplicado. La crisis se está volviendo ya no un tema de dinero sino de tiempo.

Cabe preguntarse:¿Qué hicieron con el tiempo y los reales, dónde están los combustibles /megavatios para el pueblo? Sólo un cambio político rescataría a Venezuela, de lo contrario, seguirá la agonía eléctrica con su yugo sobre el pueblo. Venezuela merece un gobierno mejor.

0 comentarios: