Navegacion

domingo, 16 de enero de 2011

CITGO

Alberto Quiros Corradi

El presidente Chávez quiere vender a Citgo “porque es un mal negocio y es mejor tener el dinero en un banco” (sic) Veamos la historia. En 1986 Pdvsa adquirió 50% de Citgo por 290 millones de dólares que se pagaron 100 millones de dólares en efectivo y 190 millones de dólares con un pagaré que se canceló mediante un descuento en el crudo que se le vendía a Citgo para que pagara la deuda con el diferencial entre el precio descontado y el precio de mercado petrolero. Citgo se compró muy barato (valía 400 millones de dólares) porque en ese año el mercado petrolero era de vendedores y las refinerías no tenían seguridad de suministro. En 1989 se adquirió el segundo 50% de Citgo por 650 millones de dólares (era otro mercado) parte pagado con nuestros inventarios de petróleo en Estados Unidos y parte financiado.

Para entonces el capital de la empresa se había incrementado en 300 dólares millones. Durante 24 años Citgo ha hecho inversiones, unas para adaptar la configuración de sus refinerías y poder procesar crudos pesados. Otras para cumplir con las regulaciones ambientales. Todas se hicieron con el flujo de caja de Citgo. Pdvsa no aportó un solo dólar.

¿Porqué adquirió Pdvsa a Citgo? Veamos: Las grandes empresas petroleras están verticalmente integradas.
Tienen presencia en exploración, producción, refinación (en sus países y en los mayores mercados de consumo), transporte, comercialización y mercadeo. En 1986 Pdvsa tenía dificultades para colocar su crudo pesado porque muchas refinerías no estaban diseñadas para procesarlos y había una sobreoferta de crudos livianos. Para asegurar que los vaivenes del mercado no afectaran negativamente nuestra oferta y garantizar poder refinar crudos pesados, se adquirió Citgo.

Fue una inversión estratégica para asegurar clientes cautivos en el mayor mercado del mundo y comercial, porque el bajo precio de adquisición garantizaba que, a través de los años, en el improbable caso que se quisiera venderla (en 1986 nadie anticipó a Chávez) su precio sería mucho mayor que el pagado, lo cual ratificaría la buena inversión que fue. En efecto, si en 1986 y en 1989 Pdvsa pagó un total de 940 millones de dólares y si Chávez piensa que lo que queda de Citgo vale 10.000 de dólares millones (ya se vendió 50% que teníamos en la refinería Lyontell y otras propiedades) eso quiere decir que el rendimiento de lo pagado inicialmente, al vender, sería de 10% anual (interés compuesto). Ningún banco paga esos intereses en dólares.

Los bonos del tesoro de Estados Unidos pagan 4,35% anual, de haberse comprado éstos con los 940 millones de dólares que costó Citgo, su valor actual sería de 2.700 millones de dólares. Si Citgo arroja, ahora, perdidas es porque está mal administrada. De manera que el presidente debe consultar con Merentes, que es un hombre de números, antes de soltar idioteces como esas.

Todos sabemos que Chávez necesita dinero para su campaña presidencial, por eso, quiere vender un activo como Citgo. Tiene miedo que Pdvsa pierda los arbitrajes pendientes con Exxon Mobil, Conoco Philips y otras demandas y que alguno embargue a Citgo para cobrar. Además, por la baja producción petrolera del país y las ventas absurdas a países maulas Pdvsa tiene que comprarle petróleo a otros productores a precios de mercado, para suplir a Citgo. Después, sospecho que reporta esos volúmenes comprados a terceros como producción propia.

Señor Chávez, en materia petrolera usted podrá engañar a sus fieles seguidores pero, a los que conocemos al sector, que no son, por cierto, los que hoy dirigen Pdvsa, no nos puede convencer con sus pocas profesionales improvisaciones.
¡No señor!

0 comentarios: