Navegacion

domingo, 23 de enero de 2011

Venezuela: Pre-candidatos presidenciales para 2012

Gustavo Coronel


No veo problema alguno con que venezolanos dignos, buenos ciudadanos, decentes, expresen una civilizada aspiración a ser pre-candidatos presidenciales para las elecciones pautadas para Diciembre 2012, si es que llegamos hasta allá y si el personaje quien está actualmente en el poder no le da una patada a la lámpara antes de esa fecha. Digo si llegamos hasta allá porque la situación del régimen se hace más y más insostenible cada día. En los 23 meses que faltan para las elecciones cualquiera cosa puede suceder, ya sea siguiendo el modelo argentino de De La Rúa o el modelo panameño de Manuél Noriega o el modelo venezolano del 11 de Abril de 2002 (que no fue un golpe), o cualquier otro modelo no facilmente pronosticable en este momento.

Suponiendo que llegamos a las elecciones presidenciales de Diciembre 2012, pudiera ser hora de comenzar a esbozar los escenarios más probables para ese momento. Creo que todos quienes adversamos al déspota que está actualmente en el poder deseamos ver un proceso de primarias que le permita a los venezolanos elegir de antemano a su candidato(a), eliminando de una vez por todas el horroroso espectro de una votación dividida entre un grupo de candidatos quienes no hayan sido capaces de ponerse de acuerdo para lograr dos objetivos fundamentales: uno, que no haya una división del voto democrático y, dos, que llegue a la candidatura de la democracia y la libertad la persona que tenga el mayor respaldo popular. Decidirnos por uno no exluye lo deseable de que otros candidatos ayuden efectivamente al triunfo de la democracia y trabajen por ella en otra capacidad que no sea la presidencial.

Sabemos que el candidato(a) de oposición que sea elegido(a) en las primarias podría no ser el, o la, ideal. La democracia tiene ese punto débil, ya que responde con frecuencia a parámetros de simpatía, de prestancia física o de capacidad retórica que pueden no ser los más apropiados para elegir al mejor líder. Sin embargo, tenemos que vivir con ese punto débil de la democracia porque la alternativa es inaceptable para nosotros, esa de tener que seguir bajo las pezuñas de un Baby Doc, un Mugabe, un Kim Il Sung, un Lukashenko, un Gadaffi, un Castro, un Morales….. es decir, de un Chávez..

Por eso es que nuestros mejores instintos de conservación y deseos de progreso como sociedad deben estar dirigidos hacia unas primarias muy transparentes, en las cuales no queden dudas. Si los contrincantes son gente decente, como es nuestra premisa, no debería haber mayores problemas.

Me da tristeza o risa escuchar a algunos observadores internacionales decir que “no hay alternativa a Chávez”. Yo les respondo, quizás de manera un poco tremendista, que es posible encontrar alternativas preferibles a Chávez en casi cada vuelta de la esquina en las ciudades de nuestro país. El déspota que hemos tenido en el poder por 12 años es una combinación de ignorancia, resentimiento social y corrupción pocas veces vista en nuestra historia.

Cuales son algunos de los nombres que considero presidenciables, independientemente de si tienen o no esos deseos? En orden alfabético: Oswaldo Alvarez P; Rafaél Alfonzo; Diego Arria; Henrique Capriles R; Antonio Ledezma; Leopoldo López; María Corina Machado; Lorenzo Mendoza. Sin duda habrá otros venezolanos quienes pueden aspirar a ser presidentes pero creo que estos ocho serían suficientes para ofrecerle al país alternativas válidas. De este grupo solo dos han tenido actividad política importante en la etapa inmediatamente pre-Chávez: Alvarez Paz y Ledezma y ambos han tenido una muy destacada actividad opositora contra la dictadura. Dos son empresarios de brillante actuación: Alfonzo y Mendoza y ambos saben bien lo que es estar bajo el ataque del déspota. Uno es un diplomático, Diego Arria, quien ha estado viviendo una buena parte de estos años en el exterior, aunque nunca se ha desprendido de Venezuela y ha sido objeto de groseros asaltos del régimen contra su propiedad. Tres son jovenes representantes de las nuevas generaciones venezolanas, tres brillantes muestras de lo que Venezuela puede ofrecer en calidad ciudadana: Henrique Capriles Radonsky, María Corina Machado y Leopoldo López.

No es mi intención hacer, en este momento, un análisis comparativo de los méritos de estos ocho “pre-candidatos”. Este será un proceso que se iniciará pronto y que será fascinante, sobretodo si es bien llevado, sin mañas obsoletas. Solo mencionaría que, quien quiera que gane la candidatura, deberá contar con el pleno apoyo de los otros, no solo durante la campaña sino después, en funciones de gobierno, si la candidatura democrática gana las elecciones ( y si es que hay elecciones). Un gabinete ejecutivo compuesto por personas de ese calibre será condición indispensable, aunque no suficiente, para que Venezuela pueda emprender la larga y difícil tarea de su reconstrucción material y espiritual después de su larga pesadilla.

0 comentarios: