Navegacion

jueves, 3 de noviembre de 2011

Mentiras eléctricas

Veneconomia (02-11-11)

Venezuela no está pasando por ninguna crisis eléctrica estructural. Esto se infiere porque desde 2010 Hugo Chávez, el ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez Araque y otros altos funcionarios del régimen han insistido en repetidas ocasiones que la crisis ya terminó. Según sus versiones las iluminadas políticas de la “revolución bolivariana” oficialmente habrían puesto fin a la crisis eléctrica nacional.

Lo curioso es que en la realidad siguen ocurriendo apagones hasta de ocho horas por día prácticamente en toda Venezuela. Diariamente millones de hogares y establecimientos se quedan en la oscuridad, se
descomponen alimentos refrigerados, se queman equipos electrodomésticos y las líneas de producción de las fábricas suspenden operaciones debido a los apagones. Sin embargo, Chávez tercamente insiste en que no existe crisis eléctrica, sino problemas en el sector eléctrico estatal, y que ello no es culpa de la revolución. Por el contrario, Chávez atribuye toda la responsabilidad de los apagones diarios a los
dispendiosos venezolanos a quienes se les debe enseñar, por la fuerza si es necesario, a ahorrar energía.

El caso es que los documentos creados por el régimen no sustentan sus mentiras. Por ejemplo, el prospecto que acompañó la emisión del Bono 2031 indica explícitamente que ha sido “difícil modernizar el sector eléctrico debido a la insuficiencia de plantas de transmisión y equipos y a la
falta de recursos para inversión”. En otras palabras, el régimen reconoce por escrito las “insuficiencias” de sus equipos de generación y transmisión eléctrica, así como la falta de recursos financieros para pagar y expandir la red eléctrica nacional.

Otro documento oficial, la Ley Especial de Endeudamiento de 2012, indica que el régimen se vio obligado a “adoptar estrategias” (por ejemplo, racionamiento obligatorio) en 2011 para usar la electricidad enforma más racional, que a pesar de importantes mejoras en la capacidad de generación,
a la estatal Corpoelec le ha sido imposible mantener. No obstante, Chávez suspendió oficialmente el programa de racionamiento eléctrico diario que Corpoelec había impuesto en todo el país en junio de 2010.

El régimen chavista ha estado repitiendo por años que cuenta con un plan de inversión a largo plazo para el sector eléctrico, el cual está dirigido a incrementar la capacidad de generación eléctrica instalada del país a más de 34.000 MW para 2015. Este plan que se lanzó inicialmente en 2006
sobre las ruinas de otros varios planes fallidos de expansión eléctrica que el régimen había rescatado entre 1999 y 2005, contemplaba tener en operación una capacidad de generación eléctrica de 32.000 MW para 2011. Sin embargo, no existe ninguna evidencia importante de que los planes eléctricos
del régimen estén progresando a pesar de los gastos reconocidos oficialmente de alrededor de $50 millardos en el sector eléctrico entre 1999 y 2011.

Nadie sabe adónde fue a parar todo ese dinero, pero un hecho sí es totalmente cierto: La capacidad total de generación eléctrica de las empresas estatales en Venezuela era de alrededor de 24.500 MW
para mediados de 2011, de los cuales, aproximadamente de 7.000 MW a 8.000 MW, para todos los fines prácticos, estaban fuera de servicio permanentemente. De hecho, Corpoelec tiene actualmente
alrededor de 17.000 MW de capacidad de generación operativa, pero para este año está proyectado un incremento de la demanda hasta 18.500 MW, lo que arrojaría un posible déficit de suministro eléctrico
del orden de 1.500 MW diarios. Por supuesto, es imposible decir con precisión cuál es la generación eléctrica actual deCorpoelec, la cantidad de electricidad que se transmite a todo el país y la cantidad de
electricidad que consume la población, porque desde noviembre de 2010, el régimen no ha publicado datos estadísticos oficiales sobre el sector eléctrico.

No obstante, Corpoelec ha admitido por escrito que “pierde”, por diversas razones, hasta 40% de la electricidad que genera. Entre algunas de esas razones se encuentra la electricidad que se pierde en
transmisión debido a las condiciones de deterioro de la red eléctrica nacional, los robos de electricidad y la electricidad que nunca se factura porque el país tiene un déficit de alrededor de tres millones de
medidores de corriente. Pero no hay manera de discriminar cómo, dónde y por qué se pierde tanta electricidad, pues la Corpoelec socialista no cuenta con la capacidad técnica para realizar este tipo de
estudios y además porque el régimen de Chávez convenientemente trata como secreto de Estado todo lo que se relaciona con el sector eléctrico.

El régimen asegura que gastó más de $5,1 millones en proyectos de generación y transmisión en 2010, más o menos lo mismo en 2011 y tiene planes de gastar $4,2 millardos en 2012. Pero, el Presupuesto
para 2012 únicamente destina alrededor de $1,5 millardos (a un cambio de Bs.F.4,30:$) para el  Ministerio de Energía Eléctrica. Sin duda, el régimen contraerá deudas por varios millardos en 2012 en su desesperado festín de deuda y gasto para garantizar la reelección de Chávez como Presidente, pero muy poco, si acaso algo, de ese dinero realmente irá a proyectos eléctricos clave. Por el contrario, probablementese gastará en otras “prioridades” del régimen.

Los planificadores de Corpoelec también indican que el sector eléctrico necesita invertir $35 millardos
entre 2011 y finales de 2015 para asegurar que Corpoelec satisfaga debidamente el crecimiento proyectado para la demanda eléctrica durante los próximos 10 años. Esto arroja un promedio total de $7 millardos al año de inversión en infraestructuraeléctrica. En otras palabras, el régimen admite que no ha gastado lo suficiente en electricidad durante los 10 últimos años, pero sus planes de gasto futuro también serán insuficientes, por lo tanto las luces seguirán apagándose a diario durante los próximos años.

0 comentarios: