Navegacion

martes, 22 de noviembre de 2011

Cambalaches



                                                                                        Eddie A. Ramírez S.
El cambalache o trueque parece estar de moda. Algunos  políticos cambian una diputación por una gobernación o por una alcaldía. El teniente coronel cambia nuestro petróleo por caraotas, soya o café.  Se espera que al hacer un cambalache se establezca  una relación ganar-ganar. Frecuentemente no es el caso y una de las partes sale trasquilada. Así, a veces beneficia a quien lo hace, pero no a quienes son los legítimos dueños de lo cambalacheado.
El lenguatón practica dos tipos de cambalaches. En unos casos regala nuestro petróleo a cambio de  apoyo político de los gobiernos beneficiados. En otros cambalachea petróleo por rubros agrícolas, algunos de los cuales podríamos producir localmente o conseguir a mejores precios y calidad  mediante licitaciones;  la diferencia de precio en contra nuestra  es compensada con votos a su favor en los organismos internacionales o por silencio ante las violaciones a los derechos humanos. En todo caso, el de Sabaneta gana y los venezolanos perdemos.
Varios son los cambalaches que realizan algunos políticos de la alternativa democrática, unos justificados, otros no. Por ejemplo, Andrés Velázquez y Biaggio Pillieri  quieren cambiar sus curules  por las gobernaciones de  Bolívar y Yaracuy, respectivamente. Estos trueques son  positivos para la democracia porque nos permitirán recuperar esas gobernaciones. Carlos Ocariz desea cambalachear la alcaldía de Sucre, donde ha hecho una buena labor, por la gobernación de Miranda paso lógico  en su carrera política y de tener el éxito esperado ganamos todos.
Ismael García, Richard Blanco, Juan Carlos Caldera,  William Ojeda y Enrique Mendoza decidieron cambalachear sus curules en la Asamblea Nacional, los dos primeros  por la alcaldía de Libertador, los otros dos por la de Sucre, y   Enrique Mendoza por la gobernación de Miranda. Estos cambalaches son difíciles de entender y pueden dar pie a que mal pensados digan que a sus   respectivos partidos les interesa más esos cargos administrativos que el legislar. Ismael  es un excelente diputado y es más importante en el parlamento que en una alcaldía; Richard tiene un compromiso con quienes lo postularon para ser excarcelado; Caldera y Ojeda están adquiriendo experiencia en el parlamento. Mendoza presionó para ser postulado como diputado por lista y uninominal, ya fue gobernador y  debería dar paso a la nueva generación. A Delsa Solórzano, una  gran luchadora por los derechos humanos, se empeñaron en llevarla al Parlatino y ahora la quieren en El Hatillo. Hay cambalaches positivos y  hay otros que la razón no entiende, pero los demócratas tendremos la opción de decidir, los chavistas no.  
.Como en botica: Por no descalificarlos, ni enjuiciarlos, el teniente coronel es responsable de los cobardes  ataques en contra de los candidatos de oposición, como el sufrido por la valiente  María Corina. El fanático Freddy Bernal también apoya estas agresiones. Desde la ergástula del Helicoide y a pesar de sus quebrantos de salud que no atiende el régimen, Iván Simonovis sigue ayudando a la ciudadanía, como lo hizo el 11 de abril, con la publicación de su Guía anticrimen, la cual todos debemos adquirir. Pdvsa no tiene flujo de caja, sino reflujo estomacal¡

0 comentarios: