Navegacion

domingo, 29 de enero de 2012

PDVSA endeudada y empeorando.


Luis Oliveros

Veamos cinco datos con respecto a PDVSA: 1- Su patrimonio creció en un 140% en el período 1998-2011; 2-  El precio promedio de sus exportaciones petroleras creció en 910% (de $10/b en 1998 a $101/b en el año 2011), 3- Su nómina pasó de 40.000 a 110.000 empleados;  4- Su Producción ha descendido en un 13% según cifras oficiales (según el JODI en un 21% y 30% según la OPEP); y 5- Su deuda financiera se incrementó en un 400% (si sacamos la cuenta desde el año 2006 el crecimiento es de casi 1.100%¡¡).  Números como para sentirse tranquilos….

Recientemente PDVSA publicó su reporte de deuda financiera al 31-12-2011, la cual totalizó $34.892 millones, cifra superior en un 40% a lo alcanzado en el año 2010. Llama poderosamente la atención que PDVSA incremente tanto su deuda, en un año donde se obtuvieron (en términos nominales y reales) los mayores precios promedios de la cesta petrolera de nuestra historia (crecieron en un 35% con respecto al año 2010). A lo preocupante que puede resultar esos casi $35millardos debemos agregar que al revisar los empréstitos asumidos por la estatal el año pasado, alrededor de $3.600millones fueron en bolívares, lo cual es  alarmante, no por la cifra o por la moneda (que el 10% de su deuda sea en bolívares hasta pudiera ser sano desde el punto de vista financiero tomando en cuenta que la gran parte de sus ingresos son en dólares y una devaluación hará que esa deudas se “licúe”), sino porque en primer lugar casi toda esa deuda fue adquirida en ese mismo año y en segundo lugar porque muestra a una empresa buscando financiamiento de bancos estatales (Banco de Venezuela, del Tesoro) para poder cubrir su golpeado flujo de caja y que tiene déficit hasta en bolívares¡¡¡. ¿Cómo se explica de manera lógica que PDVSA necesite ayuda del Banco del Tesoro, Banco de Venezuela y BCV en plena bonanza petrolera?. Solo la espada de Damocles que significa el hambre por recursos de su principal accionista puede explicar semejante exabrupto.

Ahora bien, ¿ese fenómeno de incremento de deuda es similar en otras empresas petroleras a nivel mundial?. Si revisamos Exxon-Mobil, BP,  Chevron,  Conoco o a las empresas petroleras de los países OPEP no se observan incrementos de deuda. Por otra parte llama la atención el destino que le dio PDVSA a los créditos, ya que no fueron utilizados para inversión sino para gasto corriente (mismo destino de los fondos con China), lo cual compromete aún más el flujo de caja (créditos que no se traducen en mayores ingresos en el futuro).

A la gerencia de PDVSA de 1998 se acusó de estar quebrando a la empresa para lograr la venta de parte de sus acciones en los mercados internacionales, sin embargo y observando el comportamiento que están teniendo quienes la manejan actualmente, uno podría preguntarse: ¿que busca esta “nueva” PDVSA?, ¿es hoy PDVSA más sólida que en 1998?. Lo he dicho muchas veces, si bien es cierto que la PDVSA de 1998 no es la PDVSA que necesita el país, la de hoy está muy lejos de serlo. Por donde la mires, PDVSA exhibe debilidades, acentuadas por la voracidad fiscal del gobierno e incompetencia de su actual administración. Paradójicamente esta coyuntura ocurre mientras el país está sentado en las mayores reservas petroleras y al mismo tiempo exhibe una de las mayores caídas de los niveles de producción de petróleo del mundo desde 1998.

0 comentarios: