Navegacion

martes, 3 de enero de 2012

A civiles y militares



                                                                                         Eddie A. Ramírez S.
Para los  demócratas y para los totalitarios el 2012 es crucial. No será un año electoral más, sino un período  de enfrentamiento entre civilización y  barbarie. No hay espacio para timoratos, ni para ilusos que piensan que es posible convivir con un régimen que, de imponerse, terminará de ahogar las libertades y la propiedad privada. A estas alturas nadie puede alegar que el teniente coronel no es un autócrata, por lo que  civiles y militares tenemos que reaccionar  para evitar una mayor catástrofe.
Por errores de acción o de omisión, los civiles somos los principales culpables de la situación actual y por ello nos corresponde la tarea principal. Recordemos nuestra historia reciente. La dictadura de Pérez Jiménez surgió como consecuencia de las desavenencias de los civiles y solo llegó a su fin cuando cesaron las mismas. La lucha  de los años 60 fue por la pretensión de un grupo de civiles de imitar a la revolución cubana. El ascenso al poder del dictador de Sabaneta fue consecuencia de la incompetencia de los civiles para construir un mejor país. Los  trece años de atropellos del régimen a la Constitución y a las leyes han sido posibles por la complicidad de un grupo de jueces, fiscales, parlamentarios, ministros, empresarios, líderes políticos y formadores de opinión que por intereses bastardos o por cobardía han avalado los atropellos o  se hacen de la vista gorda.  Aunque pareciera cuesta arriba, ojala que rectifiquen por el bien de Venezuela y de ellos mismos.
 Entendamos que si el teniente coronel se impone el 7 de octubre, perderemos la República. Los demócratas hemos tenido logros importantes, pero no  suficientes. Recientemente, algunos insensatos compiten por alcaldías en poder de la alternativa democrática, lo cual es censurable en momentos de peligro y de escasez de recursos. Como ya es un hecho   irreversible,  solo instamos a que después del 12 de febrero,  ellos  y todos, nos dediquemos  con  ahínco a trabajar para ganar la presidencia. Si no hacemos nuestro trabajo, perderemos  espacios y nos quedaremos sin las actuales “islas de democracia”.  Una vez ganemos esa vital contienda, emprenderemos la lucha por alcaldías y gobernaciones.     
El alto mando militar también tiene su cuota de culpa en la actual calamidad, al permitir  la politización de la Fuerza Armada, el ascenso de oficiales sin méritos, la compra de armamento no apropiado,  la injerencia cubana, el disfraz del “comandante en jefe” y la represión violenta de la Guardia Nacional a ciudadanos pacíficos. A ellos solo les solicitamos  que cumplan con su deber, reconozcan los resultados electorales y  controlen la violencia que desatarán las hordas chavistas.
Como en botica:  El libro  “Marchas y contramarchas del petróleo”, de Rafael Quiróz, plantea el tema de precios versus producción, el cual  debería ser abordado por nuestros políticos. “Socialdemócratas vs. Comunistas”, de Antonio Ecarri B., permite conocer mejor esta controversia en nuestro país.

0 comentarios: