Navegacion

lunes, 16 de enero de 2012

En Honor a Rafael Rincon Gonzalez (Gaitero)

PANORAMA, PANORAMA, con las últimas de hoy...
A orillas de su Lago, va diciendo el Pregonero
Se ha marchado el Bardo, el de la sublime esperanza
El de los bambucos, el valse, la gaita y la contradanza
Hoy no hay pan, leche, ni guineos, ni viene el mandoquero
No hay carbón de asajarito, se nos fue el campanillero
El de Maracaibo florido, el de Maracaibo de antaño
El que derramó su musa con amor por tantos años
El de Vásquez y de Pérez, el de Yépez y Baralt
El de las palmeras, el de las contradanzas y lago de cristal.
Sin Maracaibera y sin Soberana ha quedado  el rebaño

Buenas noches mi amor aquí estoy en tu ventana
Cuando vienes caminando te mueves como palmera
Con la brisa arrullando, moviendo alegre tu cabellera
El pueblo está de fiesta, la plaza brilla para tu piel lozana
Y, si os molesta mi canción, perdóname Soberana 
No quisiera turbar la dulce paz de tu nido
A ofrendarte mi canción con la Luna yo he venido
Quiero...que...bailes...la...danza...también
Quiero...que...escuches...su...rico...vaivén
Y cantarte, con Ricardo, la Flor de La Habana.

Y REPITE, SOLLOZANDO...

Se marchó Rafael, el Amigo, el Maestro, el Trovador
Día triste para el Zulia, para la patria menguada
Aunque en lontananza brilla una tenue alborada.
Nos deja un hondo pesar y sus versos como un rumor.
Dijo adiós el guitarrero, dejó de trinar el ruiseñor.
Ahora, amigos, compañeros, elevemos una oración
Cantemos, bailemos danzas, trovemos de corazón
Como él decía "Aquél mi Maracaibo, de estilo colonial"
"Mi Maracaibo es el cielo por eso yo muero en mi tierra natal".
Esos fueron sus amores, sus deseos, así era Rafael Rincón.


Como muy bien expresa Jorge Zajía, "Maracaibo ya estaba en el corazón de los orientales". No había internet ni artilugios mágicos, los pregones de Rafael recorrían nuestras aulas, sus danzas y contradanzas se bamboleaban al vaivén de nuestra mar, había un presagio que recorría nuestros corazones y mentes...algún día conoceríamos al bardo, algún día tendríamos el honor de compartir con él, de llevar su música allende los mares.

Paz a sus restos, mis más sentidas condolencias a su familia y amigos, Honremos y recordemos a Rafael, por siempre.

Carlos Delgado Montaño y familia. 
El Flaco.


0 comentarios: