Navegacion

jueves, 16 de julio de 2009

Los dos propietarios del ALBAñal

Gustavo Coronel


El Martes 14 de Julio Hugo Chávez comparó al líder Cubano Fidel Castro con Simón Bolívar. No contento con entregarle nuestro petróleo al carnicero del Caribe, con abrirle las puertas de nuestra patria a la jauría socialista que viene de la isla a manejar el poder detrás de la marioneta de Sabaneta o con viajar constantemente a Cuba a pedir instrucciones del déspota Cubano, ahora insulta a los venezolanos, al decir que Fidel Castro es el Simón Bolívar del Siglo XX.

Chávez deberá cuidarse de alguien con una lata de plagatox en las manos, pués sus afrentas al país no quedarán impune. Quienes tenemos dignidad haremos todo lo posible para sacarlo ignominiosamente del poder, de la presidencia que ha ensuciado y mál utilizado para tratar de convertirse en una especie de Manco Capac del Siglo XXI. Así como Pizarro convirtió a Capac en su títere, así Castro mantiene al analfabeta de Sabaneta como peón para lograr sus fines de hegemonía hemisférica.

Esta nueva afrenta no será perdonada por el pueblo venezolano. Vendrá el momento en el cuál la rata corra despavorida, tratando inutilmente de huir de millones de venezolanos decentes sedientos de justicia.

Mientras tanto, Rafaél Ramírez es posiblemente el funcionario de Chávez que se encuentra en lo más profundo del ALBAñal. Su última intervención pública me ha hecho sentir un gran desprecio y una profunda verguenza de tenerlo como compatriota. Lo que ha dicho ante un grupo de trabajadores “socialistas” en Cabimas es, probablemente, lo más rastrero en materia de adulación desde que Carlos Escarrá habló de Chávez “como el sol” alrededor del cuál el giraba, como obeso satélite. Ramírez ha dicho que PDVSA no es solo “goja, gojita”, sino que está “gon Chávez”. Agregó que “solo una PDVSA socialista vale la pena”. No importa que no haga dinero, que pierda producción, que se endeude con los chinos, que no le pague a sus contratistas y que sea un nido de corrupción. Nada de esto, afirma Ramírez, es importante. Lo importante es que sea “socialista”. Añadió este roedor de ALBAñal que los medios de comunicación deben estar en manos “del pueblo” para que esos “carajos” periodistas no critiquen más. El desvergonzado adulador comentó como un logro que antes del “sabotaje” petrolero PDVSA tenia 40.000 empleados y “ahora tenemos 80.000” . Se le olvidó decir que los 40.000 empleados producían 3 millones de barriles al día y ahora los 80.000 “gojos, gojitos” producen poco más de dos millones de barriles al día. Para este especímen que deshonra el gentilicio pareciera que el objetivo de PDVSA es emplear gente, no producir petróleo.


Ya se olvidó de invadir Bolivia y ahora le pone la mira al Zulia: “Recuperaremos al Zulia porque este estado tiene que estar bajo el control de un gobierno revolucionario”. Terminó diciendo que quien no sea socialista no puede trabajar en PDVSA y que él solo discutirá el contrato colectivo con un sindicato “gojo, gojito”.

La verdad es que ya no es posible hablar de esta clase de gente como Chávez y Ramírez como funcionarios de gobierno buenos o malos. Han transgredido todas las leyes, han violado toda manera civilizada de actuar, han deshonrado todos su compromisos y responsabilidades con el país. Son unos hampones, iguales a quienes andan por las calles de nuestras ciudades asaltando a la gente decente. Y deberán pagar por sus crímenes como hampones que son.


Protesto por qué mi país esté en manos de esta crápula y comprometo mis mejores esfuerzos por acelerar su salida. Le pido a los venezolanos que insurgan contra este hamponato.

0 comentarios: