Navegacion

martes, 30 de junio de 2009

LA NEGRURA DEL ALBA

Gustavo Coronel


UN CLUB DE PARÁSITOS DEL PETRÓLEO VENEZOLANO,
CUPAPEVEN.

El cuadro directivo de ALBA, la llamada Alternativa Bolivariana para las Américas, está compuesto por personajes singulares: un extorsionista Ecuatoriano, un violador Nicaraguense, un medio hermano del dictador cubano quien ahora pretende recuperar lo que pueda de sus años perdidos; un loco de atar Venezolano; un cocalero Boliviano y un pichón de dictador Hondureño. Los países donde mandan estos personajes son un desastre político, social y económico. Hoy Honduras está en caos político, debio al intento de Zelaya de llevar a cabo un referendo para reformar la constitución, a lo Chávez, para perpetuarse en el poder, pretensión que ha sido bloqueada por el Congreso, los partidos políticos, la Corte Suprema de Justicia y el ejército. El presidente de Bolivia ha sido acusado formalmente ante la OEA de genocidio por la masacre de Pando, debido a lo caúl no se atrevió a viajar a los Estados Unidos por temor al Efecto Garzón; Correa pide dinero al mundo desarrollado so pena de permitir la explotación petrolera en áreas ecologicamente frágiles de la Amazonia mientras que su hermano está envuelto en un escándalo de corrupción que puede llegar a envolverlo a él también; Chávez está acosado por sus mismos seguidores, por la falta de dinero y la corrupción galopante de sus familiares y amigos.

El ALBA y sus cómplices son muestra de una crisis de valores como no se veía desde los días de Chapita Trujillo y Anastasio Somoza. No solo los arriba citados están dando una vergonzosa demostración de bandolerismo político o personal sino que José Miguél Insulza, el Secretario General de la OEA, se ha quitado la careta de demócrata y, entre otros desaguisados, aboga descaradamente por el reingreso de Cuba a la OEA, se manifiesta a favor del golpe de estado que pretende dar Zelaya y defiende los nexos de Chávez con la guerrilla Colombiana. Y para rematar, pretende ser re-elegido en la posición de Secretario General del organismo que está destruyendo, para lo cuál cuenta con el apoyo alcahueta del gobierno chileno.

Hugo Chávez ha podido reclutar para su proyecto de hegemonía en América Latina una banda poco escrupulosa de aventureros políticos. La actuación de este grupo está basada en la obscena transferencia de dinero y petróleo venezolanos a las élites que ostentan el poder de manera temporal en esos países.

Sin embargo, debido a la torpeza de sus estrategias, a la mediocridad de sus liderazgos, el ALBA está condenada a no salir de las más profundas tinieblas.

0 comentarios: