Navegacion

martes, 22 de octubre de 2013

Suben la luz “a la calladita”

 Daniela García 

No hay multas, pero sí aumento de las tarifas del servicio de electricidad. Corpoelec aplicó el alza desde el 1 de septiembre sin notificarlo públicamente. La empresa estatal incrementó el precio base de los kilovatios/hora entre 45 y 60 % -dependiendo del consumo del cliente- y elevó en 162 % el Cargo por Ajuste de Combustible y Energía (CACE)

Desde el 1 de septiembre Corpoelec eliminó uno de los componentes y elevó los otros dos.
 
 
La felicidad duró poco. Usuarios dejaron de pagar multas por alto consumo eléctrico en agosto, pero a partir de septiembre enfrentan un encarecimiento del servicio. El alza del precio que se cobra por la energía no fue notificada por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), la responsable del suministro. Pero los cambios no pasaron desapercibidos.

Desde 2002 las tarifas eléctricas en Venezuela estaban conformadas por tres elementos: El monto base por el uso del servicio, el Factor por Ajuste de Precio (FAP) -con base en la inflación- y el Cargo por Ajuste de Combustible y Energía (Cace) -que considera los costos de los carburantes que se usan para la generación y la energía que se compra a otros países-.

Desde el 1 de septiembre Corpoelec eliminó uno de los componentes y elevó los otros dos. La empresa desapareció el FAP, al tiempo que incrementó el precio base de los kilovatios/hora entre 45 y 60 por ciento -según el consumo del cliente- y elevó el Cace en 162 por ciento. El aumento de los dos factores hizo que creciera el monto de la facturación de los usuarios.

El encarecimiento del servicio fue reconocido por el propio Banco Central de Venezuela (BCV), que en su informe correspondiente al mes de septiembre indicó que la electricidad subió un promedio 19,3 por ciento en ese período, alza que incidió en el avance de la inflación -4,4 por ciento-.

El método
En el caso del encarecimiento del kilovatio/hora, el mecanismo utilizado por la compañía fue el siguiente: Para los primeros 100 kilovatios/hora de consumo quedó igual. Desde el requerimiento del kilovatio/hora 101 al 600, el aumento fue de 45 por ciento. Por los kilovatios/hora que se demanden desde el 600 en adelante -considerado como exceso- se tendrá que cancelar 60 por ciento más.

Para el cargo del ajuste por combustible y energía, el monto a pagar por usuario pasó de 0,0060 bolívares por cada kilovatio/hora consumido en agosto, a 0,0157 bolívares desde el 1 de septiembre, lo que se traduce en un incremento de 162 por ciento, según aparece en las facturas emitidas desde el mes pasado.

Ante el cambio de la estructura Corpoelec procedió a hacer un corte en el cobro a sus clientes, de manera que los recibos emitidos el mes pasado facturan hasta el 31 de agosto con base en las tarifas anteriores y desde el 1 de septiembre bajo el nuevo esquema, modificación que puede ser verificada por los suscriptores.

Con la forma de cobro implementada desde el mes pasado, Corpoelec modificó por completo la estructura tarifaria que está establecida en la Gaceta 37.415 con fecha del 3 de abril de 2002. Antes de ejecutar el cambio la corporación debía publicar la decisión en un documento oficial que sustituyera al anterior.

Sin diferencias
Tras los cambios implementados, todos los usuarios tendrán que pagar más por el servicio que evidencia deficiencias desde 2008, independientemente de la zona en la que vivan o sus condiciones, pues no se aplicaron diferencias de factores entre los suscriptores residenciales.

Entre los más afectados estarán los usuarios de Zulia, quienes en su mayoría requieren más de 600 kilovatios horas por mes, debido a las condiciones climáticas, por lo que tendrán que asumir el aumento de 60 por ciento. Ciudadanos de los Andes o Caracas demandan un promedio de 500 kilovatios hora por mes, por lo que sus incrementos estarán por el orden de 45 por ciento.

Jesse Chacón, ministro de Energía Eléctrica, había prometido que el nuevo esquema tarifario sería modificado a partir de enero de 2014, pero la facturación indica que adelantaron algunos ajustes. Si el jefe de la cartera procede a aplicar recargas el año que viene, los usuarios tendrán que asumir la segunda alza en sus recibos en menos de seis meses.

Chacón argumenta que el servicio eléctrico venezolano es el más barato del mundo, debido a la congelación de tarifas durante más de una década, por lo que Corpoelec enfrenta un déficit de ingresos que no le permite cubrir sus costos operativos. Con los cambios en la forma de cobro la empresa busca percibir los recursos que dejó de obtener en agosto con la eliminación de las multas.

0 comentarios: