Navegacion

viernes, 4 de octubre de 2013

Poleo,Lara y Aller, somos todos


Rafael Iribarren.-

.-* Tres ingenieros en el CICPC
Los pasados 25 y 26 habiendo sido citados, concurrieron a la Dirección contra El Terrorismo del CICPC, los Ingenieros electricistas, profesores universitarios, Victor Poleo, Miguel Lara y José Manuel Aller. A cada uno por separado, se le interrogó largamente, según, en relación al apagón que el martes 4 de septiembre afectó durante varias horas a 18 estados del país, incluyendo a Caracas. Tales citaciones habrían sido ordenadas por los fiscales designados por  la FGR para “investigar” dicho apagón; aunque sobre la tesis oficial, de que fue causado por un saboteo. De tal forma que dicha “investigación”, no es sobre el hecho en sí; sino para determinar culpables. Sin embargo, los tres ingenieros citados y “declarados”, desde hace años no tienen relación ninguna con el sistema eléctrico como tal, con sus instalaciones y sistemas operativos. Por lo que mal pueden tener que ver que el hipotético saboteo concreto; que se habría ejecutado en una línea de alta tensión entre Guárico y Aragua; cuando, según la tesis oficial, no cualquier improvisado, sino algún operador, experto, provocó que cayera sobre ella una malla metálica de protección, para producir la interrupción y caída del sistema.  

.-* Fetraelec: no hay saboteo; sino corrupción desprofesionalización desinversión
La tesis oficial del “saboteo”, para explicar el caos y las fallas concretas cada vez de más alcance y frecuencia en el sistema; ha sido una constante en el discurso oficial de las gerencias chavistas del sector eléctrico de los últimos diez años. Todos los ministros del área y presidentes de empresas eléctricas; antes de CADAFE y luego de CORPOELEC; mas recientemente del MEE; cada vez, explicaron los apagones, mayormente y casi siempre, como causados intencionalmente. Siempre, obviamente por el riesgo que implicaría y la experticia requerida para eventualmente ejecutarlo; acusando a mismos empleados y trabajadores de las mismas empresas, de ser sus causantes. Cada burócrata chavista, que ha sido puesto a dirigir el SEN, civil, militar, profesional de lo que sea; casi siempre un  absoluto ignorante en la materia; posicionado de su papel, en su momento, declaró que tenía “las pruebas” que “presentaría más próximamente”. Sin que nunca en los diez años de supuesto “saboteo”, hayan sido presentadas. Ni se haya llevado un juicio sistemático hasta acusarlo formal y sustanciadamente y sentenciarlo; específicamente por “sabotéo”; a ningún trabajador de ningún nivel de responsabilidad de ninguna empresa eléctrica. FETRAELEC constantemente ha rechazado la tesis y las acusaciones a los trabajadores; descalificándolas como tácticas para ocultar la corrupción, la desprofesionalización, la incompetencia, la ineficiencia, la desinversión, que metastasían el sistema; y que son las reales causas de la crisis eléctrica nacional. Retando en varias ocasiones a diferentes burócratas y directivos a presentar las pruebas de sus acusaciones; sin que nunca lo hayan hecho. 
 
.-*Tres ingenieros de Guri presos en el 2008
El 21 de octubre del 2008 al caerse el sistema en Guri, se produjo igual un apagón cuasi nacional,  que duró varias horas y que también afectó a toda Caracas y la Región Central. A solo minutos de restituirse el servicio, una o dos hora después; en cadena nacional; el mismo Chávez y con Rafael Ramírez, entonces ministro del área, haciéndole eco; sin disponer de ningún informe ni criterio técnico ni siquiera policial alguno; declararon que se trataba de saboteo; ordenando perseguir y hacer presos a sus causantes. En menos de tres horas, fueron sacados esposados de su centro de trabajo en Guri por efectivos militares, los tres ingenieros electricistas que estaban de guardia; los tres de reconocida competencia y experiencia con varios años de trabajo en EDELCA; acusados de causar intencionalmente la caída en la transmisión que se produjo allí y que causó el apagón. Fueron acusados formalmente por la FGR; estuvieron presos varias semanas; después pasaron a ser juzgados en libertad. Hoy, luego de no haber habido pruebas de culpabilidad ni sentencia; están en libertad y en su ejercicio profesional. Desde entonces hasta el último apagón del martes 4 de septiembre; en varias ocasiones la burocracia eléctrica chavista ha anunciado que se “capturó” a algún o algunos “saboteadores”; solo en casos trabajadores eléctricos. Pero, a los que concreta y formalmente se les acusa de robo de materiales; que siendo frecuente en las redes de distribución, no de transmisión; colateralmente puede implicar la caída local del servicio. Sin que el propósito sea “sabotear”; sino sustraer el material eléctrico que es muy cotizado en el mercado negro. Sin embargo, hasta hoy, ni en los casos de los apagones de magnitud; ni tampoco de los menores; las burocracias eléctricas chavistas han  presentado a ningún trabajadores eléctrico, probadamente culpable de saboteo.

.-*La crisis es nacional por la desprofesionalización y militarización generales
La misma abrupta destitución de Argenis Chávez de la presidencia de CORPOELEC, puso en clara evidencia la  crisis acumulada del sector eléctrico; pormenorizada con los informes y las auditorías de su gestión, particularmente de las contrataciones, hechos por Chacón al asumir; y contrastada en las estrategias de emergencia anunciadas por él; según, para llegar a un punto básico de equilibrio. Que, por cierto, en mucho y aparte de cuanto lleguen a implementarse; son la negación de lo que ha sido la gestión eléctrica chavista en la última década
Pero lo que sucede en el sector eléctrico es lo mismo que sucede en todos los sectores nacionales y a todo nivel. Es lo mismo que sucede en los puertos, en la salud, en las comunicaciones; en la vialidad; en las empresas básicas. En el sector penitenciario, en la cultura, en la salubridad pública. Se trata de un régimen, el chavista; para el que la prioridad no es responder a los problemas; manejarlos y solucionarlos; sino mantenerse en el Poder. La gestión pública, a cualquier nivel, es entregada a partir de la incondicionalidad del designado importando nada su capacidad y competencia reales para su ejercicio. La desprofesionalización es la constante del régimen chavista, a todos los niveles en y todas las áreas y sectores de la administración pública. Incluso en áreas, como es el caso, tan complejas y sofisticadas como la del sistema eléctrico; la desprofesionalización, la militarización y la partidización y el clientelismo sin precedentes han sido llevadas al extremo. En el sector eléctrico, Igual que en todos los demás sectores cierto Pero con la diferencia con relación a otros sectores de la vida nacional; de la sensibilidad con que la vida cotidiana de todos es afectada por cualquier evento que suceda en él. A ningún venezolano de a pié, lo afecta directa e inmediatamente que en Puerto Cabello, a la fecha, estén desde hace varias semanas, decenas de grandes cargueros con cerca de 450.000 toneladas de alimentos que el gobierno no logra descargar. La gente no percibe ni siente  directamente los efectos de esto. Pero que se caiga una línea de transmisión o distribución eléctrica; sí es sentido su efecto inmediatamente por la gente en el sector afectado.                             
.-*Ingenieros amenazados penalmente por cumplir su deber ético-profesional
La citación al CICPC de los ingenieros Poleo,Lara y Aller, no fue para inculparlos de saboteo; a diferencia de lo que sufrieron sus colegas de EDELCA hace cinco años. Sino para advertirles que podían estar incursos en la violación del artículo 108 de la Ley Orgánica del Sistema y Servicio Eléctricos.  De entrada podría considerarse menos grave o comprometida su situación, al no ser acusados del delito concreto de  saboteo. Pero en el fondo es inmensamente más grave, no solo ni tanto para ellos; sino para el país, para todos los venezolanos y particularmente para los profesionales; que se amenace y eventualmente se llegue a actuar penalmente contra profesionales que han opinado, en forma estrictamente técnico-profesional; no “políticamente” aunque el hacerlo inevitablemente tenga implicaciones política; sobre cuestiones del área de su competencia en la que tienen experticia. Y sobre las que siendo expertos, no es que tienen derecho  a opinar; sino que su deber ético-profesional, es hacerlo. Tienen la obligación de hacerlo.
Poleo, Lara, Aller; además del también experto ingeniero eléctrico José Aguilar, aún no citado  al CICPC en esta ocasión; pero en general en sintonía con ellos en su vigilancia abiertamente crítica de la crisis del sistema eléctrico nacional; son referencia concreta de lo que los profesionales venezolanos en general nos toca hacer. Y que lamentable; en realidad, trágicamente; solo asumen individualmente y pequeños grupos de algunos sectores profesionales. 

.-*Una crisis por decenios de ejercicio autoritario del Poder y ejercicio cortesano de la profesión.
El caos nacional actual; total, inercial; es el resultado histórico del deterioro general causado en los quince años de gestión chavista, sumado y continuado con el deterioro acumulado durante las últimas décadas de gestión puntofijista. En ambas gestiones, aunque en grados diferentes, desprofesionalizadas y autoritarias igual; la una civil y formalmente tecnocrática; la actual, militar y abiertamente voluntarista; se entrelazaron y entrelazan, el ejercicio autoritario del Poder, como determinante activo; con el ejercicio cortesano de la profesión, como determinante pasivo, anuente ejecutor y legitimante de la voluntad autoritaria. Las diferencias entre una y otra gestión; autoritaria ambas; realmente son adjetivas, cuantitativas; de grado, no sustanciales. La significación y alcance de la circunstancia en que se encuentran los ingenieros citados al CICPC; bajo riesgo de ser sometidos a acción penal, según, por supuesta o realmente  violar el referido artículo 108 de la LOSSE; responde a que esos cuatro colegas, en su sistemático y técnico-profesionalmente consistente cuestionamiento y denuncia de lo que viene sucediendo en el sector eléctrico; no solamente que no caen en el lamentable y grave generalizado ejercicio profesional cortesano. Sino que se enfrentan al autoritarismo, al Poder actual, causante de la profundización actual de su crisis.   SE trata de una situación inédita. No en el sentido de que en los 80as y 90as no hubiera crisis; y no fuera también denunciada por algunos profesionales. La había; y a pesar de que igual en los profesionales en general dominaba el cortesanismo; también se denunció en su  momento el desmantelamiento y la privatización del SEN; y la crisis del servicio, todavía no tan profunda como es hoy. La diferencia, lo inédito; enmarcado en la generalización y profundización del deterioro del servicio; está, primero, en que la sensibilidad de la gente a ese deterioro induce mas reacciones con implicaciones políticas; y segundo, que, entonces no se pretendió penalizar la denuncia profesional como ahora. 

.-*Poleo,Lara y Aller, somos todos
Poleo, Lara y Aller, somos todos. Porque al amenazarlos ellos con ser penalizados por asumir su responsabilidad ético-profesional frente al autoritarismo; éste nos amenaza a todos, a los dos y medio o tres millones de profesionales que habemos en Venezuela a quienes igual se nos amenaza penalmente con aplicarnos la LOSSE; si asumimos, como ellos, la responsabilidad de confrontarlo.
De la crisis nacional, general; no solo de la eléctrica saldremos cuando cese el ejercicio autoritario, oscuro del Poder; porque los sectores profesionales como dimensión sociopolítica nacional, pasemos del cortesanismo en que estamos al ejercicio profesional soberano; al ejercicio soberano de nuestra ciudadanía.
Caracas octubre de 2013

0 comentarios: