Navegacion

viernes, 11 de octubre de 2013

España y su independencia de Venezuela

THAYS PEÑALVER

Desde hacía 10 años tenía el sueño de hacer con mis hijos el mismo viaje que hice con mi padre siendo niña, en carretera por España. Mi padre vivió de cerca la transición española y el viaje transcurrió entre cuentos y anécdotas de los venezolanos ayudando a sus amigos a conquistar su democracia. Fue en el avión de Carlos Andrés en el que llegó escondido Felipe González a los pocos meses de la muerte de Franco y cuando el rey de España recibió a CAP en el aeropuerto, éste le comentó que había traído un contrabando haciendo que el Rey riera al descubrir que aquel contrabando no era otro que el futuro presidente de España.

Aquel viaje transcurrió entre esas anécdotas y episodios en los que mi padre también recordó sus luchas cual Quijote, contra quienes vendían la estupidez de exportar menos petróleo y más caro o el "acuerdo cuadrangular" en el cual Rusia suplía a España, Suecia y Alemania de combustible, para que Venezuela se ahorrara "el costoso flete". Mi padre les gritaba que gastaran menos en whisky y compraran más barcos, porque no solo cedíamos mercado a la competencia sino que dejábamos de ser geopolíticamente importantes, asunto que recordaba cada vez que llenaba el "coche alquilado" con gasolina soviética y no venezolana.

La verdad es que el magnifico viaje transcurrió con más tertulias que lecciones y yo disfruté de los molinos de viento y los olivos en perfecta formación a los que nunca olvidé y con los que me reencontré al hacer el mismo viaje con mis hijos. Si bien hoy España es una sólida democracia, Venezuela tiene muy pocos amigos que la ayuden a reconquistar la suya, porque la gasolina sigue siendo "soviética" ya que se quedaron con nuestro mercado y también con nuestros amigos, haciéndonos geopolíticamente tan importantes, como el África Central.

Y así transcurrió mi viaje por las carreteras españolas, esta vez con más lecciones que tertulias, porque era tan apasionante como desconsolador, al conducir por las fantásticas "autovías" prácticamente desiertas. Y así las lecciones se volvieron a oír cada vez que ponía gasolina "soviética" (los 50 mbd que vendemos a España, se revenden a EEUU).

El paisaje de molinos fue reemplazado con millares de torres que serían el terror del Quijote. Colosos de viento que representan nada menos que el 21% de la energía eléctrica española, porque vendemos tan cara la gasolina, que hicimos viable la instalación de la carísima potencia eléctrica en aerogeneradores. Tan cara que hicimos posible que la costosísima energía solar aporte más electricidad que el gas.  Tan cara que apenas 10 kilos de huesos de aceitunas -los desechos de mis olivos- sustituyeron 5 litros de nuestro petróleo. Y así en vez de debilitar a nuestros competidores, los fortalecimos. En vez de ganar mercados, los perdimos y hoy hasta los rusos explican a los suyos que como Europa exige menos petróleo, triplicarán mediante oleoductos las exportaciones a China, para ser "sus mayores suplidores" (RT 22/02).

Somos tan astutos que luego de perder Europa, ahora perdemos 1,2 mbd en EEUU permitiendo que Colombia reemplazara en julio 588 mil de nuestros barriles, Brasil 200 mil y los "soviéticos" 500 mil más (EIEA). Y que los rusos en la Faja quieran volver a "cuadrangular" el petróleo venezolano, para que les salga más barato el flete y ganar un dinero que antes era nuestro y así dedicar su producción por entero a China. Tan astutos que "colocamos" 300 mil barriles en India, país que le revendió 126 mil a EEUU y que no necesitará nuestro petróleo en el 2030.

Hoy los mismos "expertos" que peleaban con mi padre, escudan su profunda mediocridad con China, mientras Pemex trata de reubicar 500 mbd más baratos en ese País (Reuters). Nigeria explica que hay que colocar urgentemente 800 mbd en China" (Reuters) y Angola que los 700 mbd que antes vendían en EEUU, ahora están tratando colocarlos allí (WSJ). Los sauditas explican que "deben jugar el rol de mayores proveedores de China para el 2020" porque ya no pueden colocar los 1,5 mbd en EEUU (Alarabiya). Iraq promete que será "el mayor suplidor de crudo en el 2020" e Irán llega hoy a acuerdos históricos con EEUU, mientras explica que "será el mayor proveedor de China" (Tehrantimes).

Para el 2016 mi astuta generación (la que gobierna por ejecutarlo y la oposición por ni siquiera importarle) perderá el mercado estadounidense, como la de mi padre perdió el europeo, mientras 29 países competirán con un excedente de 11 mbd por una China que solo necesitará 9 mbd y construye 16 plantas nucleares, 4 megaplantas hidroeléctricas, un programa para que el 30% de la energía sea renovable y otra para triplicar sus vehículos con el mismo consumo actual.

En vez de independizarnos del petróleo, logramos que todos se independizaran de nosotros, porque seguimos entusiasmados con el Whisky y solo nos importa si viene o no una Permuta, respaldada cada vez con menos petrodólares. Mi viaje terminó con la pregunta de un viejo político español ¿qué le pasó a Venezuela?

No supe por dónde comenzar a contestarle

0 comentarios: