Navegacion

lunes, 7 de octubre de 2013

MITOLOGÍA DEL PETRÓLEO VENEZOLANO (II/II)

Rafael Gallegos                                                             

La creencia en que el negocio petrolero  es un  enclave, constituye otro mito. Tal concepción nace en los  comienzos de la explotación petrolera, cuando los “musiues” vivían aislados en campos cercados, en medio de comodidades que contrastaban con las carencias tras la reja.
Hoy, la realidad es diferente. Seguir pensando de esa manera, perjudica el desarrollo nacional. Es imperativo  integrar la economía petrolera al país. Sacar de nuestras mentes eso del negocio extraño, aislado de la comunidad y generador de pocos empleos. Las burbujas de prosperidad en medio de pobreza,  no son sustentables en el s XXI.
La mentalidad de enclave deviene en el esquema que hoy transitamos: petrolera que produce dólares y gobierno que malgasta los impuestos petroleros. Resultado, más pobreza y el país deshilachado que vivimos.
Otro mito: debemos superar la economía petrolera. Algo así como que un heredero de los Rothschild decidiera vivir sin su herencia, o que un boxeador decidiera pelear con las manos atadas. Si tenemos petróleo, lo estratégico  es transformar esta ventaja comparativa en ventaja competitiva. Tal como hacen todos los países exitosos. En lugar de “superar” el petróleo, utilizarlo para construir una economía moderna.
Los tiempos exigen hacer de la industria petrolera una onda expansiva de prosperidad, que se manifieste en participación intensiva de las comunidades en las operaciones y en los servicios petroleros, en la economía conexa, en las corrientes de refinación, en la petroquímica  y en la industrialización que se deriva de ésta. Hacer del petróleo un pivote de la calidad de vida. Es la única manera.  Y créalo, más impactante que la propia renta.
Uno de los graves errores de las sociedades petroleras es pensar que la prosperidad llueve. En esa línea, los venezolanos nos hemos creado otro peligroso mito: la democracia venezolana es producto del petróleo. Falso. La democracia no nos “llovió”. Ya Juan Germán Roscio y aquellos civiles que conceptualizaron la patria - que no fueron los militares; pero eso es otro tema - hablaban de elecciones, de democracia y de igualdad. Y en el siglo XX, los próceres civiles, algún día serán reconocidos como tales, Betancourt, Villalba, Caldera y una larga lista, tuvieron la visión democrática y lucharon por materializarla con estudios y organización, en medio de  persecuciones, cárceles, torturas, muertes.
De los más de veinte países que se pueden clasificar de “petroleros”, casi ninguno vive en democracia. O sea, el petróleo no genera democracias. Más bien, pareciera  lo contrario. En Venezuela, como en el resto de América Latina, la democracia ha sido  el producto de luchas, guáramo y evolución.
El petróleo, se debe gerenciar (cero mitos) para que genere prosperidad, que a su vez soporte democracias sustentables, evitando destructivas desviaciones como ésta que padecemos.
El negocio petrolero durará toda la vida… otro mito. Seguramente el petróleo sí lo hará. Pero el negocio no. Como dijo Yamani, cuando acabe el negocio petrolero, todavía quedará mucho petróleo en los yacimientos, al igual que cuando acabó la edad de piedra, todavía quedaban muchas piedras.
El petróleo dejará de ser combustible. ¿Cuándo?, no lo sabemos. Pero júrelo, sucederá. Entonces, ¿tenderemos que comernos el petróleo? Tal vez deberíamos prepararnos desde ya, más bien para que se lo coman… los demás. ¿Qué tal convertir para el 2040 a la Faja el granero del mundo? Sí, comida de petróleo. Total, es materia orgánica. Y como dijo Simón Rodríguez, o inventamos o erramos.
Y el mito que se está devolviendo, gracias a la estrategia de destrucción de esta “revolución”, es el que reza que PDVSA siempre será próspera. ¿Siente cómo el  mito le brisea la cara? Resulta que PDVSA no era indestructible. Y esta “revolución” le encontró su kriptonita roja (KR): un monumental cero en  gerencia… raspados. 
A punta de KR han doblegado a la empresa desde el segundo lugar en el mundo hasta los vergonzosos lichers corporativos. Explosiones, producción en barrena, triplicación de empleados, deuda en increíble alza. En lugar de sembrar el petróleo lo derraman por los suelos de la patria que, i que gracias a ellos, todavía tenemos. De petrolera con contenido social, pasamos a empresa social con flácido contenido petrolero. Ya no producen dólares suficientes, se la pasan “martillando” al Banco Central.  ¿Serán capaces de pasar a Guinnes  como la primera empresa petrolera quebrada en la historia del mundo? Hagan sus apuestas.

ABRACADABRA…MATOS, METAS, MITOS
Tenemos que romper mitos, repensarnos para obtener resultados diferentes. Tanto mito, desvía las metas. ¿Haremos mutis? Esperemos que no. Se solicita dirigencia… con moto. Abstenerse los matos.

0 comentarios: