Navegacion

viernes, 11 de octubre de 2013

Recomiendan redimensionar metas en la Faja del Orinoco

Resaltan importancia de la producción temprana para financiar planes

imageRotate
 
ERNESTO J. TOVAR
El Plan Siembra Petrolera, que propone producir 6 millones de barriles de crudo para 2019, a través de una producción de 3 millones de barriles diarios solamente en la Faja del Orinoco, es considerado inviable por el ex gerente de Negocios Internacionales y de Negocios Sincor y Petrozuata, Luis Soler, pues actualmente no se cuentan con varias de las condiciones económicas y financieras que hubo durante los años 90, cuando se dio pie a los proyectos de los mejoradores de crudo de Jose.

Soler, quien participó en el Foro "Faja Petrolífera del Orinoco: Utopía o Realidad", organizado por el Instituto de Estudios Parlamentarios Fermín Toro, explicó que las metas actuales del Plan Siembra "resultan inviables" dados los obstáculos financieros, tecnológicos y comerciales.

A su juicio, una opción para cumplir con el desarrollo de los recursos de la Faja es "redimensionar a unos 800 mil barriles diarios" el aumento de producción para el año 2019. "Aún sería un megaproyecto mundial, que de terminarse a tiempo habría sido ejecutado de forma mas eficiente que la experiencia anterior", en alusión a los proyectos Ameriven, Sincor y Petrozuata de la Apertura petrolera en los año 90.

Soler resaltó como rasgo importante que la producción temprana limitada sirvió para apuntalar el flujo de caja de los proyectos y representó finalmente 13% de las inversiones planteadas.

"Petróleos de Venezuela debería concentrarse en los proyectos más adelantados y promisorios en cuanto a la solidez de sus socios, los que tienen más músculo financiero y tecnológico", mencionando que los negocios en los bloques Carabobo y Junín son los más cercano a esas condiciones pues "del bloque Ayacucho no se reportan avances", dijo Soler.

Sobre la viabilidad financiera, el exgerente de Pdvsa indica que "en principio la empresa tendría capacidad para abordar los proyectos, pero son decisiones más políticas que de otra cosa". Contar con mayor financiamiento de los socios, superior a la porción que les corresponde por las acciones que detentan, es una decisión de tipo política.

Pese a la lentitud de la ejecución, Luis Soler asegura que la Faja del Orinoco "sigue siendo competitiva frente a otros proyectos mundiales como los petróleos de esquistos, las arenas bituminosas de Canadá o el crudo Costa Afuera". Sin embargo advierte que "esta competitividad no debe descuidarse imponiendo cargas fiscales" y concluye que "la Faja requiere asegurar consensos y maximizar la participación nacional".

Por otra parte María Teresa Buroz, profesora de Ecología y Sociedad de la UCAB, advirtió que 60% de la población de los estados Monagas, Guárico y Anzoátegui -donde se asienta la Faja- no cuenta con estudios que les califiquen para trabajar en la industria petrolera, lo que crea un problema de generación de empleo.

0 comentarios: