Navegacion

martes, 15 de enero de 2013

Escenarios de Transicion




JUAN BARRETO / AFP /

Un período ambiguo está a punto de comenzar en Venezuela. Sólo un día antes que el presidente Hugo Chávez iba a ser juramentado, la Suprema Corte dictaminó que debido a que el líder enfermo es un titular, una toma de posesión no es más que una formalidad. El fallo de la Corte Suprema significa que el cuarto mandato consecutivo de Chávez efectivamente ha comenzado y Nicolás Maduro continuará ya que tanto el vicepresidente y el presidente seguirán en funciones.

Sin la presión interna o externa para forzar una transición, el círculo interno de Chávez ahora puede tomar su tiempo antes de llamar a nuevas elecciones. El fallo Partido Socialista Unido de Venezuela, conocida por sus siglas en español, PSUV, puede utilizar este tiempo frente a los graves problemas económicos y de consolidar aún más el apoyo detrás de un sucesor, o un equipo de sucesores, antes de arriesgarse a una transición democrática. Pero el retraso es también un signo de debilidad, lo que indica que la unidad del partido en el poder podría ser tenue. Cuanto más larga sea la espera para comenzar la transición, la economía  precaria de Venezuela, la situación política y social complicada, dará origen a la inestabilidad en Venezuela con un gran impacto en toda la región y en los mercados energéticos mundiales. Al mismo tiempo, una transición al azar en el que los problemas económicos del país y los problemas internos del partido gobernante no se tratan podrían ser aún más problemática.

Análisis
El período previo a la juramentación fue quizás la última oportunidad de la oposición para forzar una transición en sus propios términos, pero con un mínimo de apoyo nacional e internacional, no estaba en condiciones de hacerlo. Debido a que hay tanto en juego en Venezuela, todos los actores regionales, entre ellos Estados Unidos, Colombia y Brasil, han ignorado las acusaciones de la oposición venezolana de que el partido en el gobierno violó la Constitución, prefiriendo continuidad a una crisis potencial.

Sin un patrocinador externo, la oposición de Venezuela es débil y la autoridad recae en el  círculo íntimo de Chávez. Sin embargo, la decisión del PSUV de retrasar la transición sugiere que podría ser más débil y más dividido de lo esperado. El partido podría necesitar más tiempo para resolver varias cuestiones pendientes, especialmente el equilibrio de poder entre los políticos debilitados por la remoción de Chávez de la escena política.
Venezuela enfrenta una crisis económica a menos que serias reformas se promulguen. El bolívar está sobrevaluado y el déficit fiscal del país está empeorando. Ambas cuestiones son polémicas y, si no se maneja con cuidado, podrían afectar potencialmente los venezolanos y agitar el descontento social. Ante el temor de una devaluación, el valor del dólar de EE.UU. se ha multiplicado por cuatro en contra del bolívar en el mercado negro ya que la salud de Chávez se deterioró en diciembre. Se estima que el gobierno necesita $ 1,5 mil millones mensuales para mantener el bolívar en su tipo de cambio actual. Sin un ajuste, el acceso a las divisas extranjeras continúan cayendo, y sin acceso a dólares, Venezuela no será capaz de pagar su factura de importación. Si eso sucede, las importaciones de alimentos, que se han disparado en los últimos dos años, sería cada vez más escasos. Ya han surgido informes que indica que se está haciendo difícil para importar alimentos debido a la disponibilidad dólar bajo. Dada la tasa de declive económico, si el período de transición dura más de varios meses, la élite gobernante se vera obligada a devaluar antes de las elecciones.

Los líderes de Venezuela tiene dos opciones: O bien puede devaluar el bolívar o desviar fondos públicos  de un gasto social y de apoyo hacia el valor de la moneda por lo que las divisas serianmás fáciles de obtener. Los tomadores de decisiones también podría suavizar el retroceso y aplazar la fecha de abordar las políticas económicas distorsionantes de los préstamos del exterior. China, que goza de una relación económica muy ventajosa con Venezuela, se ha ofrecido a intervenir y proporcionar una línea de $ 8 mil millones de crédito para ayudar a evitar una crisis económica. Dado que el gasto social es poco probable que se reduzca si una elección es inminente, el círculo interno puede devaluar la moneda y tomar prestado del extranjero, sino seguir gastando, lo que aliviaría temporalmente pero no resuelve los problemas económicos del país.

Las devaluaciones han sucedido en el pasado y, aunque arriesgado, se pueden manejar. Mientras que el gobierno hubiera preferido a devaluar después, no antes de las elecciones, puede tener otra opción. El peor escenario para el partido en el poder sería una crisis económica durante una elección. Como resultado, se puede preferir promulgar reformas económicas moderadas, poco a poco antes de iniciar cualquier transición.

Otro factor que podría explicar por qué la elite gobernante podría tratar de retrasar la transición es la falta de unidad entre los militares, el partido, el sector energético y entre las autoridades económicas. A grandes rasgos, Diosdado Cabello representa el ejército, Nicolás Maduro representa al partido, el ministro de Economía y Finanzas, Jorge Giordani representa la economía y Rafael Ramírez representa al sector de la energía. La oposición es débil, y el PSUV podría aprovechar el impulso generado por las recientes elecciones presidenciales y de gobernadores y la simpatía generada por la enfermedad de Chávez. Sin embargo, sin la plena unidad y apoyo, incluso una oposición débil tendría una mejor oportunidad contra un PSUV dividida. Como resultado, es en el interés superior del círculo interior de retrasar la transición hasta que la cohesión sea  férrea.

La dificultad será que cuanto mayor sea la espera, más difícil se volverá a celebrar las diversas facciones en conjunto, asumiendo que la situación económica sigue empeorando. Aunque Chávez ha elegido a dedo Maduro, el vicepresidente tendrá que tomar una acción decisiva para apuntalar su posición o de lo contrario su gobierno será débil. Cada facción de los círculos interiores se mueve en función de los otros, y trabaja para proteger sus propios intereses en el entorno post-Chávez. Estas maniobras políticas pueden crear un período de transición inestable.

Los próximos meses serán definidos por la competencia y la negociación entre los diversos grupos dentro del PSUV. Si  hay confianza pueden llamar a elecciones. Maduro probablemente va a ganar y asumir el control incontestado sobre el país durante los próximos seis años. Maduro tendría un mandato oficial y que trataría de mantener las cosas a flote como su predecesor. Sin embargo, si el círculo íntimo de Chávez no logra unificar detrás de un líder único, todas las decisiones necesarias para mantener la economía del país funcional - manipulación de la moneda, la disminución del gasto social y de mantenimiento de la energética estatal Petróleos de Venezuela firma estable - se hará más difícil. Chávez está dejando atrás las instituciones débiles ya que él confió en su persona para hacer las cosas. Por lo tanto, no es de extrañar que una transición suave unificada será  difícil de lograr.

0 comentarios: