Navegacion

martes, 27 de marzo de 2012

Antídoto contra Campoamor

         Eddie A. Ramírez S.

¿Miente la oposición? ¿Miente el gobierno? ¿Mienten ambos? ¿Acaso los venezolanos tenemos que vivir regidos por la Ley de Campoamor, según la cual “Nada es verdad, ni mentira, todo depende del color del cristal con que se mire”?  ¿El agua que surte a la región central está contaminada o es potable? ¿El derrame de petróleo sobre el Guarapiche ocurrió por ineptitud o fue un accidente inevitable? ¿El Registro Electoral está abultado o refleja la realidad ? ¿Cuántas viviendas se han construido? ¿Henrique Capriles provocó la agresión en  Cotiza o los simpatizantes oficialistas actuaron como gatillos alegres? ¿La escasez de alimentos y medicinas se debe a las medidas controladoras del gobierno o a especulación de los comerciantes? ¿Las refinerías de petróleo están deterioradas  u operan a plena capacidad?¿ Los caídos el 11 de abril del 2002   fueron asesinados por el gobierno o por la oposición? ¿Los Poderes del Estado son independientes o sumisos? ¿Hay presos políticos o políticos presos? Estas y muchas otras preguntas nos dividen a los venezolanos y mientras no tengamos las respuestas correctas seguirán las confrontaciones. 

En los sistemas democráticos  el esclarecimiento de los hechos se produce en los tribunales o en la Asamblea Nacional, pero en nuestro caso ello no es posible ya que los jueces son vasallos del Poder Ejecutivo y en la Asamblea se impone la bancada de focas sumisas. Ante esta situación, típica de un régimen totalitarista Siglo XXI, resulta pueril pensar que se pueden abrir otras vías para dilucidar la verdad. Sin embargo, sí podemos presionar para que se constituyan todas las Comisiones de la Verdad que sean necesarias. Seguramente serán impedidas de actuar por los acólitos oficialistas, pero ello tendría un alto costo político-electoral para quien sea el candidato del PSUV el 7 de octubre.   

Los integrantes de estas Comisiones deben ser profesionales reconocidos por su experticia en el área a tratar, pero también  ciudadanos de los Consejos Comunales y de las Asociaciones de Vecinos. Por ejemplo, el caso de las refinerías podría ser dilucidado por representantes de las universidades, del Colegio de Ingenieros, de los Consejos Comunales y habitantes de su área de influencia, de diputados y de un experto internacional. Nos permitimos sugerir al equipo de campaña de Henrique Capriles que lance este reto. Si logramos dar respuesta a los  principales  puntos de discusión, daríamos un importante paso hacia  el entendimiento entre los ciudadanos de a pie. Si el régimen se niega, será un reconocimiento de que su principal característica es la mentira. Hay que desterrar  a Campoamor. 
Como en botica: A la  Polar se le debe  muchos aportes a  la ciencia,  la cultura y el deporte.

 Vergonzosa la decisión de  la FVF. Nuestra solidaridad con la genial y valiente Rayma. Terrorista es el teniente coronel que predica que solo él garantiza la paz. La sargento Luisa Ortega obedece al término de la distancia

0 comentarios: