Navegacion

martes, 13 de diciembre de 2011

¿ Polarizar o despolarizar?


                                                                                              Eddie A. Ramírez S.
El régimen militarista incentiva la polarización política para avanzar en su destrucción de la República, mientras la alternativa democrática  se inclina por la despolarización  para avanzar en la búsqueda de la paz y del progreso. En el largo plazo la polarización solo conduce a enfrentamientos con graves consecuencias para las partes, aunque a corto plazo una de ellas logre imponerse. 
El teniente coronel ha obtenido popularidad con su posición de dividir a los venezolanos entre “buenos y malos, ricos y pobres, patriotas y apátridas”. ¿Podrá mantener esa popularidad a pesar de su pésima gestión de gobierno? ¿Será suficiente ese discurso que exacerba el resentimiento para lograr su reelección? Estamos seguros que no.
Ante leyes arbitrarias y violaciones a la Constitución, los opositores reaccionamos con paros, marchas, denuncias y manifestaciones. Algunos consideran  que eso fue un error porque caímos en la estrategia de polarización del régimen. Otros pensamos que gracias a esa resistencia logramos disminuir la velocidad de avance  del totalitarismo Siglo XXI y  no nos convertimos en cómplices de los atropellos. Ante el desprestigio de la gestión gubernamental, ¿cuál debe ser la estrategia de la alternativa democrática?     
Estas notas surgen de la asistencia a un conversatorio organizado por la ONG Ágora con apoyo de la Embajada de Canadá en el que participaron líderes comunitarios de zonas populares de Petare, principalmente mujeres. En esa oportunidad la profesora Margarita López Maya explicó que las polarizaciones se sustentan en las desigualdades socio-culturales y económicas, que son aprovechadas por actores políticos para construir un discurso antagónico que capte la disconformidad de los ciudadanos. Reconociendo que en Venezuela existen desigualdades, cabe preguntarse si las mismas son tan profundas como para justificar la actual polarización política  o si ésta es más un producto de un militarismo que percibe como enemigos a quienes no comulguen con sus ideas. Ciertamente existe frustración en muchos por la falta de oportunidades para el ascenso social, pero si nuestra dirigencia logra infundir esperanzas, pensamos que la polarización desaparecerá cuando ya no esté el gran embaucador. La tarea está en convencer a la gente de buena fe de que el teniente coronel nos  lleva hacia el abismo y, paralelamente, continuar con las denuncias sobre los casi nulos resultados de la revolución y sobre las violaciones a la Constitución. En otras palabras,  despolarización y  comprensión con los chavistas bien intencionados y   polarización con los Bernal, con los grupos violentos, con los jueces y fiscales  sumisos  y con el principal culpable del odio y campeón de la mentira. Entendamos que casi todos los venezolanos tenemos las mismas aspiraciones de progreso y calidad de vida. Las diferencias están en cómo lograrlo.
Como en botica:   El entreguista Rafael Ramírez declaró que “gracias a Petrocaribe 18 países ahorraron 2.730 millones de dólares”. Evidentemente Venezuela perdió esa misma cantidad. Pdvsa tuvo que aceptar los requisitos de Petrobras y aportar efectivo proveniente de los chinos para participar en la refinería en Brasil; también claudicó ante China aceptando arbitraje internacional.

1 comentarios:

Garfundio Moratinos Rúa dijo...

Ya que hasta ahora la vía "ELECTORERA" (actividad comicial propia de las AUTOCRACIAS)luego de 13 largos años no ha producido los resultados efectivos para el colectivo nacional, como sería la defenestración del régimen castrocomunista, que se beneficiado con dicha actividad, obteniendo en cada ocasión TIEMPO y RELEGITIMACIÓN de su actividad vandálica, considero que otra alternativa a esa fallida vía podría ser la de un REPLIEGUE ESTRATÉGICO NACIONAL.